El aniversario de los mensajes de texto

Hace 25 años por estas épocas se envió el primer mensaje de texto, y tantos años después estamos viviendo las consecuencias de este pequeño acto para el hombre, pero un gran descubrimiento para la humanidad.

En los 90s nadie se imaginaría que un par de décadas después íbamos a estar todo el día pegados de una aplicación de mensajería esperando a que no nos dejaran con el doble chulo azul. Mucho menos iban a pensar que los mensajes de texto llegarían a desplazar las llamadas telefónicas para convertirse en una de las principales formas de comunicación en el planeta.

Es verdad que hoy por hoy los SMS no se utilizan tanto como hace unos años, pero fueron ellos los que dieron paso a aplicaciones como Whatsapp que es considerada hoy en día una de las mayores redes sociales en el mundo (aunque yo todavía no termino de entender lo de red social de esta app), sin embargo, sí es una de las más grandes aplicaciones de mensajería.

Hoy en día es de lo más normal del mundo tener cantidades de notificaciones en el smartphone de mensajes que nos envían familiares y amigos mientras que muy rara vez entran llamadas de los mismos para preguntar al menos cómo estamos.

Soy de esos que piensa que las llamadas telefónicas son mucho más eficientes a la hora de intercambiar mensajes ya que en un chat requieres de unos 10 minutos para escribir lo que en una llamada dirías en menos de 60 segundos. ¿Es o no es así?

Lee también: “Vale o no la pena comprar el iPhone X”

Pero como lo seres humanos somos bien extraños a la hora de comportarnos preferimos optar por la opción lenta, aunque a veces más divertida de escribir y al mismo tiempo enviar emoticones que expresan cuanta cantidad de mensajes puedan existir.

Uno de los aspectos que más se ha visto afectado con la aparición de los mensajes de texto es la ortografía, ya que muchas personas por ahorrar tiempo y espacio contraen las palabras o utilizan letras como la “k” para expresar la palabra “que”, esto ha venido acabando con perjudicando la forma en la que se expresan las nuevas generaciones, en las que a muchos poco les interesan las buenas formas a la hora de escribir.

Y ni qué decir de los malentendidos que se presentan a diario con los mensajes de texto, en muchas ocasiones un simple mensaje se lee como la peor ofensa, simplemente porque la persona al otro lado no le puso los signos de puntuación donde deberían ir, o peor aún, porque la persona que está leyendo no sabe cómo interpretar los signos.

Se han acabado muchas relaciones y se han dado muchas peleas a causa de la mala interpretación de los mensajes, se los digo yo, que lo he vivido en carne propia.

¿Y tú que prefieres a la hora de comunicarte, una llamada o los mensajes de texto?

Alejandro Pérez

Tus comentarios son el motor de este blog :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.