Cómo alcanzar la vida que sueñas – La gran enseñanza de un pescador

Un banquero americano estaba en el muelle de un pueblito caribeño cuando llegó un pescador en su bote. 

Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño. El americano elogió al pescador por la calidad de los peces y le preguntó ¿cuánto tiempo le había tomado pescarlos?

El pescador respondió que solo un par de horas.

El americano luego le preguntó ¿porqué no permanecía más tiempo en el mar para sacar más pescado? 

(En este video puede escuchar la historia completa)

El pescador dijo que él tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades de su familia. 

El americano luego preguntó pero, ¿qué hace usted con el resto de tiempo? 

El pescador respondió: “duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora María, voy todas las noches al pueblo donde tomo vino y toco guitarra con mis amigos. Tengo una vida “placentera y ocupada”. 

El americano replicó, “Tengo un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca, con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes y eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros. 

En lugar de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente. 

Deberías salir de este pequeño pueblo e irte a La Capital, donde manejarías tu empresa en expansión”. 

El pescador preguntó, ¿Pero, cuánto tiempo tarda todo eso? 

A lo cual respondió el americano, “entre 15 y 20 años”. 

Bueno “¿Y luego qué?” 

El americano sonrió y dijo que esa era la mejor parte. 
“Cuando llegue la hora deberías vender las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones. 
“Millones … y ¿luego qué?” 

Dijo el americano: “Luego te puedes retirar. Te mueves a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo donde tomarás vino y tocarás guitarra con tus amigos”. 

El pescador respondió: “¿Acaso eso no es lo que tengo ya?”

El pescador respondió que solo un par de horas.

El americano luego le preguntó ¿porqué no permanecía más tiempo en el mar para sacar más pescado? 

El pescador dijo que él tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades de su familia. 

El americano luego preguntó pero, ¿qué hace usted con el resto de tiempo? 

El pescador respondió: “duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora María, voy todas las noches al pueblo donde tomo vino y toco guitarra con mis amigos. Tengo una vida “placentera y ocupada”. 

El americano replicó, “Tengo un MBA de Harvard y podría ayudarte.

Deberías gastar más tiempo en la pesca, con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes y eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros. 

En lugar de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente. 

Deberías salir de este pequeño pueblo e irte a La Capital, donde manejarías tu empresa en expansión”. 

El pescador preguntó, ¿Pero, cuánto tiempo tarda todo eso? 

A lo cual respondió el americano, “entre 15 y 20 años”. 

Bueno “¿Y luego qué?” 

El americano sonrió y dijo que esa era la mejor parte. 
“Cuando llegue la hora deberías vender las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones. 

“Millones … y ¿luego qué?” 

Dijo el americano: “Luego te puedes retirar. Te mueves a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo donde tomarás vino y tocarás guitarra con tus amigos”. 

El pescador respondió: “¿Acaso eso no es lo que tengo ya?”

Escuché esta historia hace un tiempo y quedé sorprendido porque me llegó al alma, me vi completamente identificado ya que en muchas ocasiones he sido desagradecido con lo que tengo por estar anhelando lo que supuestamente tendré en el futuro. Muchos nos la pasamos en eso, anhelando cosas, momentos y personas.

Los seres humanos casi siempre estamos soñando con tener más dinero, más tiempo, más casas, más autos, más de todo. Eso por el simple hecho de creer que lo importante está en lo que podemos tener y no en lo que somos y tenemos hoy.

Nos la pasamos anhelando un futuro lleno de riqueza y no aprovechamos lo grandioso que tenemos hoy, siempre esperando por un mañana que en últimas no sabes si llegará.

¿Hasta donde estás pensando tanto en lo que puedes acumular que te olvidas de lo que tienes hoy?

Conoce mi canal de YouTube, tengo videos sobre crecimiento personal, amor y despecho.

Comienza por reflexionar acerca de todas las personas buenas que tienes a tu lado, todos aquellos que están constantemente apoyándote para seguir adelante, aquellos que te reciben en casa con una sonrisa y a veces tú simplemente les das la espalda por pegarte del celular o la televisión.

Después de ello haz un listado de todo aquello por lo que estás dispuesto a agradecer hoy, desde los alimentos que tienes en la mesa, la ropa que puedes usar para ir a tu trabajo, hasta el café que puedes tomar para seguir con el día adelante.

Luego, pon este listado y déjalo en un lugar visible, un lugar en el que lo puedas ver todos los días y te recuerde cada una de las personas y situaciones por las que deberías agradecer.

Agradece, nunca pares de agradecer por todo lo que tienes, puede ser que hoy no tengas todo lo que sueñas, pero estás vivo, mientras respires y tengas los pies sobre este planeta todo tiene solución y podrás seguir trabajando por lo que sueñas.

Siempre podrás ver el vaso medio lleno o medio vacío, siempre podrás ahogarte en ese vaso de agua o salir a flote para apreciar lo que tienes hoy.

¿Qué tal si esa vida que sueñas ya la estás viviendo?

El anhelo de una vida llena de riqueza no es malo, lo que sí es malo es que de tanto anhelar esa vida termines por olvidar quién eres y lo que tienes hoy.

Lee también:

El amor no debería doler

11 claves para alcanzar la vida que sueñas

El dinero no da felicidad

Tus comentarios son el motor de este blog :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.