Ser demasiado bueno no enamora

Es común escuchar que las personas buenas no enamoran, es como si los seres humanos siempre nos fijáramos en la gente que nos hace sufrir y preciso de esa gente nos enamoramos.

Puede ser una gran verdad o una mentira sucia que nos hemos querido tragar, todo para justificar de alguna forma lo que no hemos podido lograr en cuestiones del amor.

Hay que comenzar diciendo que no existe ninguna persona buena ni mala por naturaleza, todos tenemos en mayor o menor medida características que nos hacen buenos o malos dependiendo de las circunstancias.

A veces el tema del amor nos toma desprevenidos y simplemente nos dejamos llevar por cualquier camino que este nos arrastre. Ya sea el camino bueno, el malo, o ese camino medio tibio en el que uno no sabe si ni qué es.

Tenemos la plena capacidad para distinguir entre lo que suma y lo que resta en nuestras vidas, solo que a veces nos hacemos los de la vista gorda.

También ocurre que en algunos casos creemos que algo nos hace bien cuando realmente nos está arrastrando al sufrimiento, o tal vez nosotros mismos nos estamos arrastrando hacia allá.

El grave problema es que casi siempre queremos señalar a los demás de nuestros fracasos amorosos, es como si el otro personaje siempre fuera responsable de todo lo malo que nos ocurre.

Comenzamos a estigmatizar a nuestras parejas o ex, nos dejamos llevar por ello para decir que somos tan buenos que nos dejamos arrastrar por la maldad del otro personaje. Cuando seguramente desde un principio sabíamos con quién nos estábamos metiendo.

Y es que la inocencia es linda en los niños, pero en los adultos no tanto.

Cuando uno se mete en una relación sabe a lo que está expuesto, además de todo lo bueno que esta pueda traer, también hay otros temas no tan buenos como las mentiras, la infidelidad y mucho más.

Precisamente porque la esencia del ser humano no está definida, somos lo que creemos que podemos ser y en gran parte, también, lo que nos enseñaron a ser.

Nadie se convierte en honesto de la noche a la mañana, así como tampoco nadie se convierte en mentiroso de un momento a otro. Todo es un proceso de aprender, desaprender, creer, olvidar, crecer y volver a creer, si es que hay forma.

Es por esto que no necesariamente hay que ser malo para poder enamorar a otras personas. Eso sí, lo que uno jamás puede ser en cuestiones del amor es ser inocente.

Hay que dejar de creer en todas esas historias de amor perfectas que nos venden por ahí, porque amores perfectos no existen. Todas las parejas tienen sus problemas, unas más graves que otras, pero créeme, en una relación siempre habrá algo por mejorar.

Si crees que para no sufrir en una relación debes ser malo, tal vez estás muy equivocado, más bien bájate de esa nube.

Si vas a ser malo con tu pareja después no te sorprendas, porque cosas malas son las que vas a recibir, malos tratos, injusticia, dolor, infidelidad, etc.

Cuando uno se mete en una relación hay que dar lo mejor de sí, porque al fin y al cabo para eso es el amor, para sacar lo mejor de cada quien.

Lo único que deberías hacer la próxima vez es entender que las personas cometemos errores, hay que aprender a ver a los demás con compasión y no andar juzgando al primer tropiezo.

Tal vez eso es lo que está acabando con tantas parejas hoy en día, nos convertimos en esos personajes que buscan una felicidad utópica, de esas de cuentos de los cuentos de Disney, relaciones que distan mucho de la realidad.

Si te vas a meter en una relación ten en cuenta que los seres humanos somos imperfectos por naturaleza, todos cometemos errores, todos podemos ser príncipes o princesas azules, todos tenemos la capacidad de sacar lo mejor y lo peor de cada quien.

En cualquier momento una persona la puede cagar y eso no significa necesariamente que quiera hacerte daño.

Mi consejo es que en lugar de estar esperando una pareja perfecta más bien te dediques a encontrar la razón por la cual no han funcionado tus relaciones anteriores, si piensas que siempre ha sido culpa de la otra persona, entonces todavía tienes mucho por aprender y vivir.

Si eres consciente de que también has tenido la responsabilidad de que esos amores no hayan funcionado, te aseguro que estás muy cerca de encontrar el verdadero amor.

Porque el verdadero amor se encuentra cuando tienes la plena conciencia para comprender que eres responsable de cada uno de tus actos y de las consecuencias de cada una de tus relaciones.

👉🏼Conoce mi canal de YouTube, allí tengo videos de amor, despecho y mucho más. 😊

Pero, sobre todo, el verdadero amor lo vas a encontrar cuando te des cuenta que no puede existir amor más grande que el amor por ti mismo. En ese preciso momento vas a dejar de poner a las demás personas por encima de tu felicidad.

Y porque ustedes lo pidieron ahora vuelven las moralejas cangrejianas que hace rato extrañábamos en este blog.

Moraleja Cangrejiana: El amor no duele, lo que duele son las malas decisiones, lo que duele es ser tan inocente de pensar que llegará la persona perfecta, porque tu pareja ideal no existe, la vas a tener que crear con amor, compasión y, sobre todo, mucha paciencia.

¿Y tú crees que hay que ser un poco malo para enamorar a alguien? Déjame un comentario abajo de este post.

Lee también: “El amor no debería doler

Hasta un próximo post.

Alejandro Pérez
@CangrejoPerez

17 comentarios en “Ser demasiado bueno no enamora

  1. Por desgracia siempre he atraido mas pasando de todo que mostrando mis sentimientos…
    El ego es tan fuerte que las personas se enganchan a quien se lo pone dificil , …es mas..la frase ” mejor no te enamores de mi ” es una de las mejores frases si quieres que alguien te tenga en cuanta.

Tus comentarios son el motor de este blog :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.