Los domingos

Los domingos siempre han sido la oveja gris de la semana, unos los aman y otros más o menos no los pueden ver ni en pintura.

El domingo es un día que sirve para muchas cosas, como por ejemplo para descansar, para no bañarse, para estar todo el día entrepiernado con su costilla o en su defecto la víctima de turno. Puede ser un día perfecto para estar solo y quedarse viendo películas o leyendo todo el día, estos que me parecen de los mejores planes para un día en el que las obligaciones académicas y laborales se mandan al carajo.

Aunque los mejores domingos son aquellos en los que uno se la pasa todo el día encerrado en la habitación y dándole como conejo a la vaina, lo que puede ser muy beneficioso para la salud y sobre todo para el disfrute. Aunque siempre con responsabilidad para que no aparezcan las consecuencias nueves meses después.

Pero hay un momento maquiavélico en el domingo, es ese espacio entre las 4 y 7 pm, espacio de tiempo en el cual uno comienza a sufrir de un ataque de depresión debido a la rapidez con la que se aproxima el lunes y la tristeza de que se acaba el fin de semana. Saber que se aproxima la hora de volver a la rutina causa ataques de ansiedad que hacen que el final de los domingos termine siendo una mezcla entre angustia, desespero y resignación.

Lee también: “Un lunes poco común

Por todo esto lo mejor es relajarse y disfrutar el domingo, no solo porque impedir que llegue el lunes es imposible sino también porque pronto volverá el viernes y podremos volver a las andanzas del descualquiere y el perrengue.

Alejandro Pérez
@CangrejoPerez

Conoce aquí mi canal de YouTube. 🙂

5 comentarios en “Los domingos”

  1. Definitivamente el Domingo es el domingo y no se compara con ningun descanso entre semana! es un día de estar con los nuestros y olvidar las obligaciones por unas horas!!

Tus comentarios son el motor de este blog :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.