El olvido también es una respuesta

Las parejas y amigos vienen y van, todo es tan rápido que no te das cuenta en qué momento estás metido en enredos emocionales que ni siquiera entiendes. 

Es por esto que a veces es necesario deshacerte de algunos de esos enredos, enredos que seguramente tienen nombre y apellido.

Nadie dijo que era fácil terminar una relación, sin embargo, hoy en día sacar una persona de tu vida es casi tan fácil como bloquearla en Facebook.

Pero existen personas que no son tan fáciles de sacar, porque están ahí amarradas al corazón y el alma como si no se quisieran ir jamás.

Aunque tal vez hace mucho ni siquiera están presentes en tu vida.

Qué difícil es sacar a esas personas que en algún momento nos han quitado el aliento con una sonrisa, una caricia, un beso o simplemente estando ahí.

Porque a veces la felicidad se viste de persona y la tristeza también lo hace.

Lo increíble es que a veces una persona puede ser pareja y amigo a la vez, también puede estar y no estar al mismo tiempo.

Ni qué decir de aquellas ocasiones en las que puedes tener a la persona que amas al lado, sin embargo, sabes que no está ahí hace mucho. 

Una combinación de felicidad y tristeza que no le deseas a nadie.

Es así como llega el momento en el que el olvido se convierte en la única herramienta para liberarte de todo ese peso.

Rencores y amores que ya no tienen razón de ser.

Porque tú también te cansas de sufrir, te cansas de esperar algo que nunca llegará, o peor aún, alguien que nunca estará.

Llega ese momento en el que sabes que no tienes otra opción que olvidar, pero ni la cabeza ni el corazón te permiten dar ese paso milagroso.

El masoquismo de apegarnos a las personas termina ganando.

La necesidad de olvidar

Pero no todo en la vida es tan malo como parece ni tan bueno como lo venden.

Así que tarde o temprano aparece esa necesidad de olvidar y liberarte de tanto enredo, enredos que solo sirven para estancarte en un presente que vacío y personas que no aportan nada.

Personajes que ni siquiera están allí para decirles lo que sientes por ellas.

Porque hay relaciones que están muertas en vida, algunas solo sobreviven de las migajas de amores del pasado.

Es fácil mentirte a ti mismo y pensar que todo sigue existiendo cuando realmente lo único que existe es un apego.

Hasta que llega ese momento fantástico en el que se ilumina tu mente, puedes ver una luz al final del túnel.

Por fin encuentras en el olvido la mejor salida para sanar tu vida.

Lo sé, no es tan fácil

Pero no es una salida fácil, porque nadie olvida de un día para otro como si nunca hubiese pasado nada.

Este es un proceso que también incluye perdón, porque el olvido sin perdón solo termina siendo una carga más, tarde o temprano el recuerdo reaparecerá.

Perdonar es mucho más difícil cuando el corazón está dolido, cuando hay cicatrices que se convierten de nuevo en grandes heridas.

Es como si esa heridas nunca dejaran de doler y nunca pararan de sangrar.

Cicatrices que no cierran del todo terminan siendo parte de cada uno de tus días, acaban con tu tranquilidad.

Lee también: “Cómo perdonar una infidelidad

El olvido termina siendo una respuesta, pero más que una respuesta para la otra persona, termina siendo una respuesta para ti mismo.

Quien olvida y perdona termina siendo el que gana, no gana una guerra ni un premio, simplemente gana tranquilidad.

Porque seguir pensando en quien ya no está termina siendo un castigo que nadie merece.

Moraleja Cangrejiana

Por todo esto el olvido también es una respuesta, seguramente la mejor respuesta.

Aunque nunca olvidamos por completo, tener la sensación de que esa persona ya no está en tus pensamientos te da tranquilidad. 

Te sirve para seguir adelante, sabiendo que ya nada te ata a esa persona, saber que puedes seguir siendo tú sin necesidad de estar con alguien más.

Alejandro Pérez
@CangrejoPerez

Lee también: “El olvido también es una respuesta

Sígueme en redes sociales:

Instagram
Twitter
Facebook

Conoce aquí y suscríbete a mi canal de YouTube

7 comentarios en “El olvido también es una respuesta”

  1. El mayor dolor es tener un cuerpo junto a mí y que sea un empaque vacío.
    Aprendí que aún amando no puedo ni deseo insistir por una migaja de cariño… lo dejé y aún no lo olvido, simplemente guardo los momentos bellos compartidos.

  2. Sí ciertamente Cangrejo, EL OLVIDO ES UNA RESPUESTA. Y ES LA MEJOR RESPUESTA, QUIZA AL PRINCIPIO DUELE, PERO LA INDIFERENCIA MATA, DEFINITIVAMENTE . CON DOLOR O SIN DOLOR, COMO LA ANASTESIA, PERO NO HAY MAL QUE DURE CIEN AÑOS , NI CUERPO QUE LO RESISTA.”todo va y pasa, como el mercado en la plaza.ADIOS CANGREJO PEREZ Y GRACIAS.

    Date: Wed, 6 Apr 2016 00:36:49 +0000 To: velasquez_915@hotmail.com

  3. Hola Cangrejo!
    Siempre te he dicho que me encantan tus artículos. Con muchos de ellos me he identificado y en verdad agradezco que compartas tus sentimientos…
    Tu artículo coincidió con algo muy curioso en mi vida: hoy, después de casi tres años de no ver ni una sola foto de mi ex novio, borrando mensajes en Facebook vi uno de él y vi su foto de perfil: era de su matrimonio.
    Pensé que me dolería verlo pues, me tomó bastante olvidarlo y superarlo y más, porque lo veía muy seguido con su nueva pareja, en la calle, muy felices los dos. Y apenas vi su foto, me di cuenta que él no es más que una historia del pasado, de un pasado que muy lejos se quedó. Yo lo perdoné, lo borré de todo lado, lloré por él varios meses, fui a terapia… y me curé. Y ahora estoy sola pero sin el peso del temor de verlo de nuevo. Me siento liviana, en paz.
    A aquellas personas que aún sufren por un despecho, lo único que les digo es que no se pongan plazos para olvidar. Cada quien hace su proceso de duelo, de perdón y olvido a su manera. Pero la paz llega, eso lo puedo asegurar.
    Te mando un abrazo!

    Annie

Tus comentarios son el motor de este blog :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.