Cuando quieres escapar

Hay momentos de la vida en los que quisieras escapar, no sabes a dónde ir ni cómo hacerlo, simplemente quieres alejarte de todo y de todos.

Seguramente tienes miles de ideas rondando en tu cabeza acerca de lo que deberías o no hacer.

Quisieras que una sola de esas ideas fuera lo suficientemente buena como para seguir adelante con ella, pero no tienes ni siquiera fuerzas para decidir qué es lo mejor para ti.

Tal vez crees que tienes depresión pero no sabes cómo combatirla, no tienes idea de cómo salir de allí.

Las personas que te rodean dicen que debes seguir adelante, pero ninguno de ellos sabe lo que pasa por tu cabeza y por tu vida.

Sientes que todos tienen muy buenas intenciones, pero ninguno sabe lo que es realmente estar en tus zapatos.

Te dicen palabras muy bonitas, pero no encuentras qué hacer con ellas. Cada uno tiene un excelente consejo pero ese consejo termina siendo inservible y lo desechas al instante.

No dudas que hay personas que te aman y no quieren verte sufrir, tu familia, tus amigos, tu pareja, tus hijos, personas que quieren siempre lo mejor para ti.

Sin embargo, en estos momentos no puedes darles más que palabras de tranquilidad, una tranquilidad que se convirtió en una máscara para que los demás no noten la tormenta que llevas dentro y está a punto de destruirte.

Pasan los días y mientras más lo piensas menos lo resuelves, a veces tienes momentos de lucidez en los cuales todo parece tener una respuesta y al siguiente instante vuelves a caer al precipicio.

Sientes que estás completamente solo, aunque tengas decenas de personas a tu lado.

Hasta que llega ese momento en el que te das cuenta que no todo en la vida tiene una respuesta, que puedes intentar una y mil veces castigarte por no encontrar el camino que te haga feliz, y aún así ese autocastigo no servirá para absolutamente nada.

Porque solo se trata de esperar el lugar perfecto y el momento justo. Todo llega a su debido tiempo.

Pueden pasar días o meses antes de encontrar la salida o la respuesta que tanto buscas y lo único que queda mientras tanto es vivir, vivir hoy, porque la vida es lo único que tienes seguro ahora.

La vida es lo que deberías valorar en este instante, porque mientras tengas vida siempre podrás hacer algo para arreglar la situación.

Aprovechar lo que eres y lo que tienes, eso y nada más.

Deja de castigarte por lo que hiciste o dejaste de hacer, eso ya no tiene vuelta atrás, de eso solo quedan grandes lecciones.

Lecciones que deberías llevar siempre contigo para no volver a caer, porque en últimas, con esas enseñanzas aprendes a crecer como ser humano.

Grandes lecciones que te sirven para construir la persona que hoy eres y la persona que serás.

Mira también: “¿Qué te detiene para alcanzar la vida que sueñas?

Ten paciencia, pero sobre todo ten paciencia contigo mismo, el momento y lugar perfectos llegarán y estarás listo para recibir ese gran instante con toda la valentía y alegría del mundo.

Porque sabes que lo mereces, sabes que lo has luchado, sabes que todo lo que has hecho para llegar hasta aquí.

Comparte esta reflexión con todas esas personas que sabes que están pasando por una situación difícil y no saben cómo salir de allí.

Hasta un próximo post.

Alejandro Pérez
@CangrejoPerez

Conoce mi canal de YouTube, allí tengo video acerca de cómo superar una depresión y mucho más.

1 comentario en “Cuando quieres escapar

Tus comentarios son el motor de este blog :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.