Amigos con derechos

Comparte este post...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0Share on LinkedIn
Linkedin
Las relaciones humanas son complicadas por naturaleza, de esta misma forma lo es el concepto de amigos con derechos tan antiguo como difícil de definir. Pero como acá estamos para hacer lo que pocos se atreven, entonces vamos a ver a continuación de qué diablos se trata eso de los amigos con derechos y qué tan bueno o malo puede llegar a ser. 
 
El concepto de amigos con derechos ha hecho carrera durante años, décadas y seguramente hasta siglos, pero pocos se atreven a reconocer públicamente cuando se encuentran en este estado. Lo anterior tal vez debido a que no es nada fácil aceptar lo que se ve ante los ojos de los demás como una simple amistad puede llegar hasta la cama.
 
Bueno, pero entremos ya de fondo al tema, el principal problema que tienen los amigos con derechos es el no tener ningún compromiso de por medio, y al no existir este, claramente tampoco existen los cachos. Esta es una gran ventaja a la hora de tener una relación, pues al no existir cachos tampoco existen preocupaciones por fidelidad. 
 
Aunque tampoco todo es que sea tan fácil, que no exista una relación oficial no significa que no duela. ¿Qué quiero decir con lo anterior? Lo que quiero decir es que si una persona anda teniendo amoríos así sean solo de cama, pues no es tan fácil andar por la vida sin importar si el otro personaje se anda o no besando o acostando con otros seres humanos.
 
A veces me sorprende ver cómo muchas personas dicen tener relaciones abiertas, sin complicaciones, sin necesidad de fidelidad, pero la verdad no creo que eso sea tan real, o por lo menos no lo es para alguna de las dos partes. He visto llorar a más de una y más de uno porque ese personaje con el que se estaban acostando “sin compromiso”, ahora tenía otra persona con la cual estaba teniendo amoríos. Lo único que atino a decirles a estas personas es: “¿Y acaso usted no que no sentía nada por él(la)?” ¡Patrañas! Es muy difícil que una persona se deje llevar solo por el placer sin enredar sentimientos en el proceso.
 
De esta forma los amigos con derechos se presentan como una forma fácil de llevar una relación abierta sin necesidad de involucrarse en un compromiso serio, es la posibilidad de obtener los beneficios que le daría tener una relación de pareja sin necesidad de enredarse la vida. 
 
PERO ¿Qué pasa cuando una persona que se encuentra en un enredo de estos llamados “amigos con derechos” comienza a tomarse más en serio las cosas? Pues obvio: ¡LA CAGA!
 
Estar en una relación de este tipo y creer que se tienen más derechos de los que existen más allá de la cama es el peor error que se puede cometer, jamás una persona que se encuentre en esta situación tiene ni debe porqué exigir compromiso, fidelidad, tiempo y/o detalles que estén por fuera de las cuatro paredes de la habitación. 
 
Por otro lado, retener y amordazar los sentimientos es casi imposible para los seres humanos, entonces los amigos con derechos se van convirtiendo en los “casi novios con derechos” a celar, molestar, exigir, y demás situaciones propias de un noviazgo. Pero como este no es el propósito de este tipo de relaciones, entonces aparecen dos roles: el que se enamora (que regularmente es el que pierde) y el que no le importa (que nunca se enamoró ni quiere compromiso).
Lee también: “Cuando uno se empelicula
 
Moraleja Cangrejiana: llevar una relación de amigos con derechos es como jugar con candela, usted nunca sabrá hasta dónde llegar sin salir herido.

 Alejandro Pérez

Conoce aquí mi canal de YouTube. 🙂

Comparte este post...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0Share on LinkedIn
Linkedin

Tus comentarios son el motor de este blog :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.