¿Por qué algunas relaciones se acaban por bobadas?

Muchas relaciones se acaban por problemas que no tienen mayor importancia, cada día se ve mucho más este fenómeno de malentendidos que terminan siendo una bomba atómica en las relaciones. Y es allí donde no es fácil encontrar cómo mantener una relación.

Pero ¿Qué hay detrás de todo esto y por qué cada día son más las personas que deciden terminar una relación a veces sin siquiera tener justa causa?

Llevar una relación sana puede ser tan fácil o difícil como ambas partes quieran, algunos se hacen la vida muy complicada por la falta de comunicación y otros viven tranquilamente porque comparten constantemente sus puntos de vista. Bueno, aunque hay algunos que comparten sus puntos de vista siempre a los gritos y eso tampoco es nada sano.

Los problemas de pareja se dan por múltiples, la mayoría de ellas es por la falta de comunicación, a las personas no les gusta decir qué es lo que no está funcionando en las relaciones y se guardan todo eso como si fuera pecado hablar de ello.

También se guardan las cosas con el miedo a que en algún momento la otra persona se sienta mal por lo que está diciendo y teme que se vaya a poner triste por ello. Algunos otros no dicen lo que no está funcionando porque no quieren poner en riesgo la relación, creen que si abran la boca ya todo se fue al carajo.

Y en muchas ocasiones esta pesadilla termina convirtiéndose en realidad, pero el tema realmente no es lo que se haya dicho en ese momento, el tema que realmente importa es todo lo que pasó antes de ello.

Las personas creen que llevar una relación sana se puede lograr de un momento a otro y no hay nada más falso que eso, para tener una relación estable es necesario trabajar en ella con tiempo, ojalá desde el principio, porque una relación que ha sido golpeada por mentiras o infidelidades no resueltas termina siendo una bomba de tiempo.

Es por ello que ninguna relación, léame bien, ninguna relación se acaba por una pelea pequeña, las relaciones se acaban por detonantes que sacan a la luz una cantidad de asuntos sin resolver del pasado.

Pero tampoco digamos mentiras, todos en algún momento guardamos algo malo que ha pasado, simplemente para no causar estragos o para usarlo como arma en una discusión futura, una cruel verdad.

Lee también: “El dilema de renunciar o no al trabajo

El tema es que las relaciones son una cuestión de crecer y también de vivir los peores momentos juntos, cuando una relación vive una aparente calma constante es porque algo raro hay de fondo.

Que existan discusiones en una pareja es normal, que haya momentos en los que no se quieran ver es normal, que cada uno tenga su posición y la defienda es normal. Lo que no es normal es que siempre todo esté perfecto e inmaculado porque es allí cuando comienza a preocupar la situación.

Dime si cuando vez una pareja que está subiendo fotos constantemente a sus redes sociales pregonando la felicidad del amor te parece que es una completa farsa. Porque es normal subir de vez en cuando fotos y estados de amor con la pareja, pero que esto sea una constante es porque algo rancio hay detrás.

El tema es que a veces entre los mismos integrantes de la relación se comen el cuento de que todo está perfecto cuando en realidad nada está bien. Es por eso que cuando se presenta una pequeña discusión todo se va al carajo, porque se dan cuenta de que han vivido una mentira durante todo ese tiempo.

Una relación nunca se acaba porque sí, sin razones de peso aparentes. Una relación se acaba porque hay una razón de peso para querer dejar a la otra persona, esa razón de peso puede tener nombre y apellido, también puede ser que el amor ya se acabó o puede ser que alguno de los dos se dio cuenta que es mejor estar solo que mal acompañado.

En últimas, si tu relación terminó por un problema que a tu parecer no era tan grave es porque seguramente no conoces la historia completa, es porque no sabes lo que la otra persona pensaba y llevaba dentro, es porque simplemente en la próxima relación deberías poner más atención a lo que no funciona y dejar de pretender que no está ocurriendo nada.

Moraleja Cangrejiana: El silencio es el peor enemigo de las relaciones, ya sean de pareja, amigos, familia, trabajo o cualquier otro tipo que pueda existir.

Alejandro Pérez

@CangrejoPerez

Conoce aquí mi canal de YouTube. 😉

Tus comentarios son el motor de este blog :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.