Cuando uno se olvida de amar

Es fácil olvidar cómo es esa cuestión de amar, mucho más cuando ha pasado un buen tiempo desde la última vez que sentimos esas mariposas en el estómago que nos hicieron gritar de felicidad. También es fácil olvidar lo que es amar cuando la costumbre se hace evidente en una relación, la llama también se apaga si no hay combustible que la mantenga viva, si no hay disposición de amar.

Para nadie es un secreto que el tiempo es el mayor enemigo de una relación, el tiempo y la falta de ganas de mantener la pasión. Con el pasar de los años las emociones van decayendo y cada vez es más difícil mantener en pie los cimientos sobre los que se construyó una relación que en principio parecía eterna pero que se fue apagando con el transcurrir de los meses o los años.

Hay miles de circunstancias que van haciendo que el amor se muera, una de ellas y si no la mayor es la falta de intención para reconquistar cada día a la pareja, porque nos volvemos facilistas, porque creemos tener seguro todo cuando realmente lo único seguro en esta vida es la propia muerte. Triste pero cierto.

Aquí hay que comenzar a entender que las personas no son objetos que nos pertenecen y con quienes podemos hacer lo que se venga en gana sin tener ninguna consecuencia. Los seres humanos a veces creemos que tenemos título de propiedad sobre otras personas y por ello actuamos con indiferencia cuando se trata de una relación que ya ha pasado el umbral de años o décadas.

Lo realmente triste es que a veces pareciera que ni siquiera importa la otra persona, porque el ego es mucho más grande que el amor y cuando el ego habla más que el corazón es cuando todo comienza a ir en picada hacia el olvido.

Nadie dijo nunca que sostener una relación sentimental era fácil, pero tampoco nadie obliga a mantener algo que en muchos casos no tiene pies ni cabeza, porque esos pies y esa cabeza nos encargamos de cortarlos, todo al tratar con displicencia la cuestión de hacer que cada uno de los días al lado de esa persona fueran únicos, porque andar un camino juntos pasa de ser el objetivo para ser simplemente una consecuencia.

Lo único real aquí es que nadie merece caer en una zona de confort tan tediosa como esa, un lugar en el que nadie es feliz por mantener las apariencias de algo que no existe o simplemente por creer que es más fácil sostener un letargo emocional que arriesgarse a vivir nuevas experiencias.

Tampoco hay que decir que la solución sea echar todo por la borda, siempre se podrán negociar nuevos rumbos y nuevas formas de crear una relación, aquí lo importante es pasar de las palabras a los hechos, porque las palabras se las lleva el viento, mientras, sigue pasando el tiempo que además se lleva los sentimientos y emociones que no se alimentaron más.

De nada sirve sostener una relación que se basa en la costumbre, este es el peor enemigo de la felicidad, porque la felicidad no se trata de hacer todos los días lo mismo, la felicidad se trata de crear cada día circunstancias que nos hagan sentir vivos, que hagan que las fibras se muevan de una u otra forma.

La felicidad no se trata de que cada momento sea perfecto, más bien se trata de que cada uno de los momentos merezca ser vivido.

Es así como pasa el tiempo y de cada quien depende si olvida cómo amar, porque olvidarlo es fácil pero recobrarlo es difícil, porque tal vez cuando quieras recobrar todo eso que alguna vez tuviste ya sea muy tarde, porque los sentimientos también se mueren y la vida también se va.

Moraleja Cangrejiana: nunca es tarde para recordar la forma de amar, nunca es tarde para vivir, nunca es tarde para ser feliz. Que no se te haga tarde para caer en cuenta de que hoy puede ser el último día de tu vida, aprovéchalo y ama como tal. El tiempo pasa, las personas buenas se van, las oportunidades se pierden y el corazón también se olvida de amar.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

¿Y tú alguna vez te has olvidado de amar? Comparte tu historia. 🙂

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Facebook: @CangrejoPerez

Snapchat: cangrejoperez

Tienda: TiendaCangrejoPerez.com

Anuncios

One thought on “Cuando uno se olvida de amar

  1. Cangrejo Pérez, todas son experiencias y aprender de ellas.}Cuando tienes una persona a su lado y que la amas, demuéstrelo a ella directamente, no lo escribas, Dícelo, demuéstralo. No andando con otras, porque el respeto si que es bien importante. Darle el valor que la persona es, Tener detalles, llamarla, compartir pequeñas cosas. Pero hay muchos que el orgullo se los come, así como el interés. Ya después para que llorar sobre la leche derramada. Cerrar la página, cuando tu no ves que las cosas mejoran, “NO HAY QUE MENDIGAR AMOR”. Se quiere , o No.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s