El odio nos está matando

Con la reciente masacre en Orlando se evidencia que este planeta aún está cargado de odio, es increíble ver cómo los seres humanos seguimos pensando que la muerte, la exclusión, la violencia y el rechazo son las armas para atacar a todo aquel que sea diferente, la tristeza inmensa de un mundo en el que a veces pareciera no haber salida ante tanta intolerancia.

lovewins cangrejoperez

lovewins cangrejoperez

Desde el principio de los tiempos los seres humanos andamos matándonos por múltiples circunstancias, en una época con solo señalar a una persona de brujería ya era echada al fuego. El mismo fuego que hoy se enciende en contra de una forma diferente de amar, porque a muchos aún no les cabe en la cabeza que dos hombres o dos mujeres puedan ser pareja, aunque allí exista un amor que no pretende dañar a nadie.

Es así como ocurren desgracias como esta masacre, simplemente muestras del odio que una parte de la humanidad sigue guardando hacia lo diferente, ya sea por causas religiosas, machismo o cualquier otra, no existe justificación alguna para acabar con la vida de nadie.

Pero ese odio que se hace público en momentos como este por la magnitud de la masacre es solo una muestra de lo que pasa al interior de muchos países y hogares en los cuales niños, adolescentes y adultos están siendo maltratados física o psicológicamente por el simple hecho de tener una preferencia sexual diferente. No nos podemos hacer de vista gorda ante lo que pasa a diario a nuestro alrededor, en donde personas que amamos y hasta nosotros mismos estamos viviendo en carne propia el flagelo de la intolerancia.

Y es que nadie dijo que era fácil cambiar la mentalidad de una sociedad machista en la que los roles del hombre y la mujer siempre han estado radicalmente definidos por unos paradigmas propios de épocas muy lejanas, paradigmas que son difíciles de combatir pero que cuando se derrumban terminan haciendo que una sociedad dé grandes pasos hacia la civilidad.

Aquí ya no se trata de hombres y mujeres, se trata de seres que buscan la felicidad y que también buscan alcanzar sus sueños de una u otra forma, y esa es realmente la base para encontrar en la tolerancia una herramienta para acabar con los odios y la represión, porque no es justo que los seres humanos por tener una condición sexual o religiosa diferente tengamos que seguir escondiéndonos tras un manto de apariencias que nadie merece llevar puesto.

Es así como encontré una frase muy sabia en una de las tantas imágenes que recorren las redes sociales “Be careful who you hate, it could be someone you love” que traduce algo como “Ten cuidado con la persona a la que odias, podría ser alguien que amas”. Nada más cierto cuando hay familias con grandes componentes homofóbicos y teniendo personas gay dentro de su círculo, es como querer hacerse el de la vista gorda ante una realidad inminente. Ya no se trata de señalar, se trata de reconocer que la comunidad gay hace y ha hecho parte de la humanidad desde el principio de los tiempos, un espacio que no ha sido reconocido por siglos pero que ahora llega un punto de quiebre en el cual ser gay deja de ser una cuestión de vergüenza para convertirse en un tema de orgullo.

No entender que el deber de la sociedad va más allá de preocuparse por con quién se acuesta o no el vecino, el hijo o el amigo, entender que cada quien es libre de hacer con su vida lo que se le antoje sin necesidad de estar pensando en juzgamientos ajenos.

Porque lo que piensen los demás acerca de los actos propios tiene poca relevancia cuando se trata de buscar la felicidad, y si la felicidad de una persona es compartir el corazón, la cama y la vida con alguien del mismo género entonces allí no cabe la opinión de nadie más.

Que el orgullo de ser un ser humano feliz no se vea opacado por la violencia, el maltrato ni las ofensas ajenas. Respeta, ama y vive sin límites.

Escribiendo desde lo más profundo del corazón,

@CangrajoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Facebook: @CangrejoPerez

Snapchat: cangrejoperez

Tienda: TiendaCangrejoPerez.com

Anuncios

Cuando uno se olvida de amar

Es fácil olvidar cómo es esa cuestión de amar, mucho más cuando ha pasado un buen tiempo desde la última vez que sentimos esas mariposas en el estómago que nos hicieron gritar de felicidad. También es fácil olvidar lo que es amar cuando la costumbre se hace evidente en una relación, la llama también se apaga si no hay combustible que la mantenga viva, si no hay disposición de amar.

Para nadie es un secreto que el tiempo es el mayor enemigo de una relación, el tiempo y la falta de ganas de mantener la pasión. Con el pasar de los años las emociones van decayendo y cada vez es más difícil mantener en pie los cimientos sobre los que se construyó una relación que en principio parecía eterna pero que se fue apagando con el transcurrir de los meses o los años.

Hay miles de circunstancias que van haciendo que el amor se muera, una de ellas y si no la mayor es la falta de intención para reconquistar cada día a la pareja, porque nos volvemos facilistas, porque creemos tener seguro todo cuando realmente lo único seguro en esta vida es la propia muerte. Triste pero cierto.

Aquí hay que comenzar a entender que las personas no son objetos que nos pertenecen y con quienes podemos hacer lo que se venga en gana sin tener ninguna consecuencia. Los seres humanos a veces creemos que tenemos título de propiedad sobre otras personas y por ello actuamos con indiferencia cuando se trata de una relación que ya ha pasado el umbral de años o décadas.

Lo realmente triste es que a veces pareciera que ni siquiera importa la otra persona, porque el ego es mucho más grande que el amor y cuando el ego habla más que el corazón es cuando todo comienza a ir en picada hacia el olvido.

Nadie dijo nunca que sostener una relación sentimental era fácil, pero tampoco nadie obliga a mantener algo que en muchos casos no tiene pies ni cabeza, porque esos pies y esa cabeza nos encargamos de cortarlos, todo al tratar con displicencia la cuestión de hacer que cada uno de los días al lado de esa persona fueran únicos, porque andar un camino juntos pasa de ser el objetivo para ser simplemente una consecuencia.

Lo único real aquí es que nadie merece caer en una zona de confort tan tediosa como esa, un lugar en el que nadie es feliz por mantener las apariencias de algo que no existe o simplemente por creer que es más fácil sostener un letargo emocional que arriesgarse a vivir nuevas experiencias.

Tampoco hay que decir que la solución sea echar todo por la borda, siempre se podrán negociar nuevos rumbos y nuevas formas de crear una relación, aquí lo importante es pasar de las palabras a los hechos, porque las palabras se las lleva el viento, mientras, sigue pasando el tiempo que además se lleva los sentimientos y emociones que no se alimentaron más.

De nada sirve sostener una relación que se basa en la costumbre, este es el peor enemigo de la felicidad, porque la felicidad no se trata de hacer todos los días lo mismo, la felicidad se trata de crear cada día circunstancias que nos hagan sentir vivos, que hagan que las fibras se muevan de una u otra forma.

La felicidad no se trata de que cada momento sea perfecto, más bien se trata de que cada uno de los momentos merezca ser vivido.

Es así como pasa el tiempo y de cada quien depende si olvida cómo amar, porque olvidarlo es fácil pero recobrarlo es difícil, porque tal vez cuando quieras recobrar todo eso que alguna vez tuviste ya sea muy tarde, porque los sentimientos también se mueren y la vida también se va.

Moraleja Cangrejiana: nunca es tarde para recordar la forma de amar, nunca es tarde para vivir, nunca es tarde para ser feliz. Que no se te haga tarde para caer en cuenta de que hoy puede ser el último día de tu vida, aprovéchalo y ama como tal. El tiempo pasa, las personas buenas se van, las oportunidades se pierden y el corazón también se olvida de amar.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

¿Y tú alguna vez te has olvidado de amar? Comparte tu historia. 🙂

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Facebook: @CangrejoPerez

Snapchat: cangrejoperez

Tienda: TiendaCangrejoPerez.com