LA CRITICADERA MATA

Ya iba siendo hora de poner algunos puntos sobre las íes y qué mejor momento que este, en el que estoy reinventando mi vida. Entiendo que cada quien es libre de hacer y decir lo que le venga en gana, pero algunos se pasan, ya sea porque lo que dicen lo hacen con maldad o lo que hacen lo hacen por agredir a otros. A todos esos que solo pretenden hacer daño con sus críticas y forma de ser les dedico este artículo.

Comencemos con un tema reciente acerca del caso de los ataques terroristas en París, particularmente estuve muy dolido por lo que pasó en una ciudad tan bella, pero más allá de ello, estoy consternado por la forma tan salvaje en la que ocurrieron los hechos y todos los inocentes que murieron, no es justo con ellos ni con nadie.

El caso es que todos aquellos que nos conmovimos con el tema y comenzamos a unirnos al apoyo y acompañamiento aunque sea desde la distancia hicimos algo por mostrar nuestra tristeza y apoyo a las víctimas, ya sea en casa o redes sociales, como sea estamos en todo el derecho de hacer lo que se nos venga en nuestros espacios, con tal de que no estemos haciendo daño ni maltratando a otros seres humanos.

El caso es que un grupo de mamertos comenzó a expresar que quienes estábamos apoyando a las víctimas de los ataques en París éramos más o menos unos indolentes hipócritas porque nunca hacíamos lo mismo con lo que pasaba en nuestro país ni en otros como Siria, fue así como viles cobardes comenzaron a criticar y disparar cualquier cantidad de insultos por aquellos que hicimos público nuestro apoyo.

Y es que en eso se ha convertido nuestro país con las redes sociales, no sé qué tanto ocurrirá este mismo fenómeno en otros lados, pero en Colombia está llegando a la degradación total. Gente que se burla de los demás por su apariencia o simplemente porque no comparten sus mismos gustos o formas de pensar, personas miopes para quienes solo vale su propia verdad y creen que sus vidas son menos miserables al criticar a los demás.

Nos convertimos en una sociedad a la que no le importan las demás personas, una sociedad egoísta que le encanta señalar la paja en el ojo ajeno y se olvida de mirar las grandes tormentas que cada uno lleva en su interior. ¿Será que las personas se creen menos imbéciles cuando insultan a otros por sus preferencias sexuales, color de piel o formas de pensar? Seguramente se creen grandes, pero lo único que terminan siendo son grandes idiotas.

Y es que ya me mamé de ver tantos personajes que se esconden tras un perfil falso en Twitter, Facebook o Instagram para apuñalar a punta de violencia con sus mensajes a los demás, que se sienten gigantes por andar señalando a cada quien por lo que hace y deja de hacer en lugar de darse cuenta que son una partida de parásitos que ni siquiera viven tranquilos por estar pendientes y sufriendo por los demás.

Aquí no se trata de apoyar las víctimas de uno u otro país, de indignarse con el conflicto que hay en Francia, Colombia o Siria, aquí lo que realmente importa es que cada quien es libre de sentirse conmovido con lo que su corazón le dicta y no con lo que le impone un grupo de personas que nada tiene que ver en su vida, que ni siquiera le dan de comer como para andarles debiendo favores.

Si usted es de los que anda criticando en sus redes sociales o la vida diaria a los demás por qué mejor no hace un alto en el camino y comienza a mirar para dentro, tal vez encuentre que toda esa rabia e impotencia contenida que suelta en los mensajes que escribe a personas, que seguramente ni conoce, simplemente son señales de que la tormenta que lleva en el interior es tan asquerosa y vasta que seguramente por ello es que quiere dañar a los demás en lugar de sanarse a sí mismo.

Si usted es víctima de estos agresores que solo buscan llamar la atención y sentirse un poco menos imbéciles de lo que ya son entonces lo invito a que siga apoyando sus causas de corazón, porque nada hace más grande al ser humano que moverse en pro de la gente y las causas que lo necesitan. A veces creemos que un simple post en una red social o una frase de aliento no hacen la diferencia, pero no se imaginan el poder que tienen de cambiar la vida de los demás.

Por último, a todos aquellos que quieren llamar la atención y seguramente me atacarán por lo que escribo en este artículo les deseo que en algún momento de sus vidas se den cuenta del daño que se están haciendo a sí mismos, llenándose de veneno y rencor por una persona que ni conocen, haciendo con los demás lo que seguramente alguien ha hecho con ustedes al no tener piedad.

Ojalá algún día todos caigamos en cuenta de que vinimos a este planeta para ayudar a los demás y no para dañar, matar ni burlarse de la gente, ese día acabarán las guerras sin sentido y los odios sin razón.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Facebook: @CangrejoPerez

Anuncios

2 thoughts on “LA CRITICADERA MATA

  1. sabes mi estimado cangrejo igual y no leas este comentario pero igual te lo voy a escribir quiero decirte que provocas una sonrisa en mi rostro la cual dura toda la semana, a su vez usted me provocas unos orgasmos mentales literalmente hablando jajaja lo cual a su vez me provoca conocerlo quiero confesar públicamente que es usted el hombre más sexy del planeta y que soy su más ferviente admiradora y también confieso estar enamorada de usted. Sin más por el momento me despido de usted señor cangrejo Pérez.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s