¿Estar con alguien por no estar solo?

PicsArt_1421865639474Hay que aceptar que cada día es más difícil conseguir pareja, tal vez por las condiciones en las que nos está tocando vivir, pero de ahí a tener que aguantarse a una persona que no lo llena o no lo respeta por la única razón de no quedarse solo, eso sí que no tiene razón de ser.

Cada día me sorprendo más con la cantidad de gente soltera que hay, es como si encontrar pareja fuera cada día más y más complicado, probablemente debido a que hoy en día hay más de dónde escoger, y cuando las opciones se multiplican la decisión es más difícil de tomar. Otra de las circunstancias por las que muchos andan solos es porque no les interesa tener una relación ya que prefieren dedicarse al crecimiento profesional, muchos otros están solos porque son de malas en el amor, y otros están solos porque simplemente así lo quisieron y así se van a quedar.

¿Pero es que quién dijo que estar solo o soltero es malo? Malo es estar en una relación vacía, una relación que no lo llena, que no lo hace feliz o que simplemente es un bodrio de relación. Vamos a desglosar este enredo.

Primero que todo hay que aclarar que también hay muchas personas que andan con la soga al cuello, o sea en una relación, lo que pasa es que algunos son felices con la soga y otros soportan esa soga aunque los esté matando lentamente.

Es el caso de aquellos que andan en una relación por la única razón de no quedarse solos, porque es como si la vida no tuviera razón de ser si no están con alguien al lado que les joda la vida. Pero de nada sirve tener al lado una persona que no lo hace feliz, es aquí donde hay muchos que se aguantan situaciones terribles de su pareja, como cachos, maltrato físico y psicológico, en fin, la lista puede ser larga cuando hablamos de las formas en las que un ser humano puede violentar a su pareja.

Algunas otras personas soportan parejas que no se preocupan ni un poco por su bienestar, sus proyectos, que lo dejan a la deriva cuando tiene problemas, que no le ayudan en los quehaceres del hogar, mejor dicho, un mueble tiene más relevancia para ellos. Es como si algunas personas con tal de no estar solas permitieran vivir como fantasmas en la vida de su pareja, porque eso terminan siendo, fantasmas que nadie ve y que nadie oye.

Y aquí podríamos seguir sacando una lista de la cantidad de situaciones que soportan ciertas personas con tal de tener una pareja, cuando realmente no son felices con ella. Nadie dice que sea fácil desprenderse de una persona de un momento a otro ¿pero no sería mejor soltarse pronto de una persona que antes que llevarnos al cielo lo que hace es adentrarnos en el infierno?

Todo es cuestión de quererse un poco y amarrarse los pantalones, tener la berraquera suficiente para darse cuenta que lo único que importa es su tranquilidad, la cual no va a lograr si sigue al lado de ese personaje. Dedique un poco de tiempo a revisar los pros y contras de su relación y piense si tal vez usted se mantiene en ella aún sabiendo que no es feliz, si el resultado termina siendo negativo entonces ya sabe cuál es el camino a seguir.

Recuerde que esta vida es solo una y que los años se van más rápido de lo que uno cree, no desperdicie sus mejores épocas al lado de alguien con quien usted sabe que está perdiendo el tiempo, más bien dedíquese a buscar ese algo que lo llene mientras llega la persona indicada, o quién sabe, hasta de pronto le termina cogiendo el gusto a la soltería.

Moraleja Cangrejiana: es mejor estar solo que andar con estorbos.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

Anuncios

La terrible pesadilla del fin de las vacaciones

imagePor estos días en los que todos estamos retornando a las labores propias de nuestras vidas como trabajar y estudiar es fácil encontrarse con algunas de las situaciones más comunes y menos agradables pero que igual nos toca afrontar. Por esto aquí están las situaciones más jartas que hay que lidiar cuando se acaban las vacaciones:

1. Volver a madrugar

Uno de los placeres más grandes que tienen las vacaciones es que uno se levanta a la hora que le venga en gana sin que nadie ni nada lo esté presionando para madrugar, pero cuando las vacaciones terminan comienza de nuevo este suplicio. Levantarse cuando ni siquiera ha salido el Sol, meterse a la ducha casi dormido o quedar dormido mientras se ducha, desayunar cuando ni siquiera los pájaros se han levantado, son solo algunas de las cosas que hacen que madrugar sea una de las razones por las cuales las vacaciones jamás deberían acabar.

2. El sobrepeso

Una de las consecuencias más devastadoras de las vacaciones es el sobrepeso, la glotonería de todo ese tiempo ocioso comienza a notarse en las llantas pero no del carro sino las que le rodean la cintura. Mirarse al espejo después de vacaciones y notar que esos buñuelos y toda la fritanga lograron su cometido, porque si uno es lo que come entonces pareciera que todos comimos lechona en vacaciones, porque al final parecemos una.

3. Retomar labores

Retomar de nuevo las labores de trabajo o estudio es una vaina muy complicada, porque uno quisiera cambiar el escritorio o el pupitre por esa deliciosa cama o silla de playa que lo acompañó durante las últimas semanas. El computador sabe a cacho cuando se trata de hojas de Excel y no de andar en Facebook chismoseando lo que hacen nuestros amigos.

4. Alejarse de la familia

Es común que en vacaciones vayamos a compartir con la gente que queremos y qué mejor que compartir con la familia y qué felicidad cuando se trata de volver al Hotel Mamá, porque allí le hacen absolutamente todo sin dejarlo mover un dedo. Pero lo realmente triste de que se acaben las vacaciones es dejar a esos familiares que tanto alegran nuestros días y saber que tenemos que volver a nuestras vidas tal vez solitarias, tal vez de pareja o tal vez con los chinos terremotos de por medio que en vez de llevarnos el desayuno a la cama lo que hacen es llevarnos al hospital de un infarto con su jodencia.

5. Depresión post-vacaciones

Existen 300 millones de circunstancias que generan depresión, pero una de las peores es la culminación de las vacaciones, porque uno siente que se está desmoronando lentamente, las ganas de moverse son nulas, el estudio no entra ni de punta ni de lado, como que uno quisiera dedicarse a tragar helado y no parar de llorar.

6. Volver a la cotidianidad

Por último, una de las cosas jartas de volver de vacaciones es retornar a la cotidianidad. En vacaciones uno todos los días hace cosas diferentes, aunque sea que un día duerma para un lado y al siguiente día para el otro, pero cada día es diferente al anterior, mientras que cuando estas se terminan todo se vuelve rutinario de nuevo. Levantarse a las 6, tomar el transporte para el trabajo a las 7, almorzar de 12 a 2, salir de la oficina a las 5, llegar a casa a las 6 (si no hay trancones), cenar a las 8, ver la novela de las 9, acostarse a las 10, y así mismito todos y cada uno de los días laborales desde ese instante y hasta las próximas vacaciones.

Moraleja Cangrejiana: es por todo esto que las vacaciones son una gran bendición, pero cuando se acaban parece una maldición chocarrera porque pareciera que todo lo bueno termina, pero no es así, comienza un nuevo año para trabajar y darle duro al estudio y así poder disfrutar al máximo las siguientes vacaciones porque estas no existirían si no existieran las obligaciones como el trabajo y el estudio y se disfrutan más cuando uno sabe que se ha roto el lomo todo el año para tener sus 15 días de pericia, pereza y descualquiere. Así que feliz fin de vacaciones.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez