¿Por qué las personas se desaparecen a los días de estar saliendo?

instaquote-22-10-2014-07-59-38Hoy en día se da mucho el caso de que las relaciones no duran ni una semana y en algunas circunstancias una de las dos personas se desaparece sin dejar explicación alguna, hay muchas hipótesis acerca del porqué de esta situación, las personas se preguntan porqué ese personaje se desapareció sin decir nada, pues me puse a hacer un trabajo de observación y análisis para investigar acerca de esta extraña situación, a continuación lo que encontré.

Son muchas las personas solteras que hoy en día andan en busca de pareja, o así no anden en busca igual de vez en cuando les aparecen sus ‘dates’ con quienes jugar a conocerse. No nos digamos mentiras, el mercado hoy en día está complicado para todo el mundo, hombres y mujeres por parejo y del mismo modo en sentido contrario.

El mercado está tan difícil que es muy común ver a personas que se enfrascan en estar saliendo una y otra vez a citas para ver si por fin dan con su media naranja, grave problema, porque estar en esa montaña rusa de cita en cita es más peligroso de lo que se cree.

Comencemos por lo básico, las personas comienzan a salir porque se gustan o porque tienen esperanza de gustarse en algún momento. Es así como llegan a una primera cita que en caso de no ser un desastre conlleva a que la relación se comience a consolidar con los días, a no ser que la cita sea un éxito pero termine en la cama, porque en ese caso las probabilidades de continuar son escasas.

Porque la gente no se muestra tal cual es en la primera cita

Suponiendo que las cosas van bien y siguen saliendo al menos unos días más, esto no es prueba de que las cosas vayan a funcionar, y todo porque en la primera cita la mayoría de la gente se muestra tal y como NO ES. Sí, así como lo leen, y seguro muchos se sentirán identificados, en la primera cita se sacan las mejores armas aunque no sean reales para impresionar a la otra persona.

Con los días vienen otras citas en las cuales se va reforzando o desdibujando esa imagen que se tiene de la otra persona y es allí cuando en muchos casos comienza a fallar la vaina. Ese tema de mostrar una cantidad de virtudes que no se tienen, o aparentar tener cosas que tampoco existen es un grave error en el que muchos caen.

Obviamente todo cae por su peso, con el pasar de las citas la otra persona se va dando cuenta que tantas virtudes no son ciertas y obviamente termina desilusionándose por completo, o sea, se termina desapareciendo.

Ley Cangrejiana: Si a uno lo van a querer que lo quieran con sus garras y sus defectos como vienen de fábrica.

Porque alguno de los personajes es muy intenso

Otra de las razones por las que es muy fácil que una persona salga corriendo cuando comienza a salir con alguien es por la intensidad. Tampoco nos digamos mentiras que hay gente que piensa que por estar saliendo con alguien más o menos ya lo trata de ‘miamor’, otros creen que ya tienen el derecho de pedir explicaciones y peor aún los que creen que ya les deben marcar tarjeta.

Todos los síntomas anteriores son causantes de una terminación temprana, porque a nadie le gusta sentirse presionado, y mucho menos sin siquiera tener un compromiso de por medio.

Porque no se entienden en la cama

La tercera y última razón que encuentro por lo cual una relación puede durar menos de lo que canta un gallo es por la parte sexual. Entenderse en la cama con otra persona es una cuestión de suerte, y que este aspecto no llene a alguna de las dos partes puede ser una bomba de tiempo, que obviamente estalla muy rápido.

Nada raro es que la cama sea tan importante, porque es allí donde las parejas se compenetran y digamos que se entregan por completo. Desde un mal olor hasta una mala posición, desde un fetiche hasta unos calzones rotos, el tema de la cama es crucial y cualquiera de estos aspectos puede hacer que la otra persona salga corriendo.

Moraleja Cangrejiana: hoy en día las relaciones duran menos que antes porque tenemos la posibilidad de escoger y escoger bien, porque ni más faltaba que uno se tenga que aguantar una persona que no lo llena, que no lo hace feliz o que simplemente no le gusta.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

Anuncios

8 formas de acabar con una relación sin querer hacerlo

PicsArt_1412123116062Entiendo que el título de este post es tan contradictorio como sin sentido, pero así somos los seres humanos, un cúmulo de pensamientos y formas de actuar que en algunos casos van en contra de lo que queremos y lo que pensamos. Aunque no lo crean es muy normal que muchas personas acaben con sus relaciones cuando realmente no lo quieren hacer, hay muchas circunstancias pero por ahora solo nombraré ocho de las cuales seguramente muchos hemos pasado por ellas.

  1. Por andar de culiprontos

Para nadie es una sorpresa que el culiprontismo es como una peste que se propaga sin razón alguna, muchos andan buscando lo que no se les ha perdido solo por darle rienda a sus bajos instintos. Esas personas que dejan atrás relaciones estables con quienes realmente importan solo porque no pueden dejar el culi-pronteo, gran equivocación a la hora de tomar decisiones en las que una revolcada cuenta más que una posible relación con la persona supuestamente ama o con quien podría construir algo verdaderamente valioso.

  1. Por un malentendido en un chat

Puedo decir con total certeza que hemos sido muchos los que hemos pasado por algún tipo de problema al no hacernos entender bien o no usar las expresiones correctas a la hora de chatear. En muchos casos el autocorrector tampoco es que sea un gran aliado y para lo único que sirve es para crear caos y generar dramas en donde no los hay. En este tipo de situaciones una persona es la que escribe X o Y cosa que quiere expresar pero la otra persona entiende cualquier otro tipo de cosa ASQUEROSAMENTE HORRIBLE que no tiene nada que ver con el contexto de la conversación, de este modo se arma la tercera guerra mundial por Whatsapp. Todo termina en una discusión con ningún fundamento y ambos terminan disgustados por una situación que jamás debió existir. En algunos casos de hecho las relaciones terminan ahí mismo, hasta con bloqueada incluida.

  1. Por miedo a perder

Esta es una de las situaciones más penosas para los seres humanos, algunas veces no estamos listos para una nueva relación cuando en las anteriores hemos sufrido y nos han dado tan duro que no quisiéramos volver a pasar por este tipo de desgracias. El miedo a perder es normal, pero dejar atrás a una persona que probablemente vale la pena solo por esto es una gran equivocación. En todos los casos hay riesgo de que las cosas no funcionen, así que hay que decidir entre la probabilidad de perder o la certeza de quedarse vistiendo santos. 

  1. Por el miedo al qué dirán

Los seres humanos luchamos incansablemente por tener una imagen ante la sociedad, ya sea para bien o para mal todos tenemos ciertas taras sociales que nos impiden en algunos casos ser como realmente quisiéramos, gran equivocación. Nadie tiene la suficiente autoridad como para juzgar el actuar de los demás, así como tampoco juzgar con quién andamos o con quién nos acostamos. Lastimosamente muchos sacrifican sus relaciones y su parecer solo por darle gusto a una cantidad de personas que ni siquiera se interesan por su bienestar, porque más bien se preocupan es por señalar. Echar por la borda una relación solo por el “qué dirán” es tal vez una de las formas más estúpidas de acabar con algo que probablemente le daría mucho más de lo que le dan esa partida de chismosos que lo único que hacen es criticar.

  1. Porque no es como yo esperaba

Idealizar a la persona indicada como pareja es una forma de reducir dramáticamente sus posibilidades de encontrar pareja. Muchas personas andan buscando imposibles, príncipes azules (que luego se convierten en sapos) o princesas (que luego sacan las uñas), por eso es mejor no hacerse ningún tipo de ideal, es mejor esperar que le va poniendo a uno la vida en el camino. Pero como muchos no aceptan este tipo de pensamiento entonces van desechando a cualquier persona que no cumpla con sus estándares, que porque es muy alto, que muy chiquito, que no es rubia, que no tiene plata, en fin, una cantidad de requisitos que a la hora del té no sirven para nada. En últimas muchos desechan parejas realmente valiosas literalmente por cualquier pendejada.

  1. Porque el pasado no perdona

El dramatismo de este punto no es de gratis, es que todo el mundo tiene su pasado pero a la vez todos tenemos la oportunidad de cambiar. Muchas personas hacen una labor de investigación exhaustiva del pasado de sus parejas, encontrándose con situaciones que no quisieran encontrarse. El problema aquí es que nadie puede hacer pagar a su pareja por errores que haya cometido antes de estar juntos, pero lastimosamente existen este tipo de personajes que hacen que el pasado acabe con su presente y hasta con su futuro.

  1. Porque mi bipolaridad no me deja tener una relación estable

Y en este punto están todas esas personas que como dicen una cosa dicen otra, así mismito como el Chavo ¿tengo o no tengo razón? Porque no pueden tener un carácter estable, pasan del amor al odio y del odio al amor con la misma facilidad que se pueden cambiar los calzones. Este tipo de personas manda al carajo cualquier relación en el momento menos esperado y luego cuando intentan recobrar a esa persona probablemente ya es muy tarde.

  1. Por miedo al compromiso

La cobardía de algunas personas les impide tener una relación estable debido a que creen que es más fácil estar solo a estar teniendo que rendirle cuentas a otro. Esta filosofía de vida es válida para los solteros empedernidos, pero pierde validez cuando se convierte en excusa para acabar cualquier tipo de relación por el temor a tener que estar dando explicaciones de lo que se hace y lo que se deja de hacer. Pero como en este mundo estamos, no faltan los cobardes que echan relaciones a perder solo por intentar hacer su vida “un poco más fácil”.

Moraleja Cangrejiana: echar por la borda una relación de un momento a otro es una cuestión fácil, lo difícil viene cuando usted se da cuenta que la embarró y probablemente sea muy tarde para remediarlo.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Youtube: La Princesa y El Cangrejo