Días que no pasa nada

textgramHay días que pasan y uno no se da cuenta de lo que pasa, son días medio tristes, medio alegres, medio cálidos y medio fríos, mejor dicho, son días como tan llenos de nada y tan faltos de todo que uno no sabe realmente porqué son así.

Hay días en los que uno desde que se levanta es un zombie, es un ente que respira, come y camina pero que es totalmente inaportante, aporta más la silla del escritorio o hasta el jefe, pero uno no aporta nada en lo absoluto, son esos días que pasan y no pasa nada.

Hay días que tienen un toque medio nostálgico pero que después se pierde entre la inmensidad de problemas que acarrea el estar en este planeta, pero aún así son días que hay que vivir, aunque sean días llenos de una cantidad de cosas que no pasan y personas que no están.

Son días medio amañados, son esos días que se ensañan con uno como si fuera un hueso de esos que les compran a los perros para que los destruyan lentamente y sin compasión. Son días que se terminan yendo con más pena que gloria, son días que se llevan un poco de uno, o a veces se llevan mucho.

Hay días que pasan y no pasa nada, simplemente eso, nada.

Escribiendo desde lo más profundo del mar, 

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Youtube: La Princesa y El Cangrejo

Anuncios

Vivir con los papás tiene fecha de vencimiento

papasMuchas personas creen que eso de vivir con los papás no tiene fecha de caducidad, creen que se pueden quedar toda la vida en la casa de ellos sin necesidad de tomar sus corotos y emprender vuelo. Gran problema, porque aunque los papás son lo máximo esto puede acarrear problemas no solo a nivel social sino también afectivo, sobre todo lo último. Aquí veremos porqué.

No nos digamos mentiras, eso de vivir en el Hotel Mamá es uno de esos placeres que uno quisiera que durara para siempre, la falta de responsabilidades gracias al tema de vivir con los papás es una de esas cosas a las que es muy difícil desprenderse. Ni qué decir de lo mal acostumbrado que se vuelve uno al tener siempre la mejor comida del mundo (la de la mamá) que le alcahuetea hasta el más ridículo de sus antojos.

Levantarse todos los días y tener el desayuno listo y servido es una de esas cosas que uno nunca quisiera dejar, pero en últimas lo tiene que hacer, léalo bien: “LO TIENE QUE HACER”.

Nadie puede durar toda la vida debajo de las enaguas de la mamá, eso sería como ser niño o adolescente por siempre, pero lo más ridículo es que usted ya no será ni lo uno ni lo otro, más bien parecerá una persona con una deficiencia emocional tan grande que no es capaz de desprenderse de los suyos para ser independiente.

Tarde o temprano a uno le toca decir adiós, nada en esta vida es para siempre, y mucho menos las personas. Es mejor dar ese paso hacia la libertad más temprano que tarde, hacia ese estado de desprotección al que uno no se quiere exponer pero que le enseñará a ser grande. Cuando me refiero a grande no solo me refiero a ser adulto, también me refiero a crecer como persona.

Hablemos ahora de los inconvenientes que trae estar ya pasado de años y seguir aún en el Hotel Mamá:

  1. Disminuye en alto grado su posibilidad de conseguir pareja

En este punto ya serán muchos los indignados que estarán refunfuñando y alegando que no es cierto, pero les tengo una muy mala noticia: ¡Sí es cierto! No sigan sacando excusas para no irse de la casa, miren que están perdiendo grandes oportunidades de que alguien se fije en ustedes. Créanme, llegar a una cita con una persona que tenga 30 años y le cuente a uno que aún vive con sus papás es lo más anti-sexy, anti-encantador y anti-todo que le puedan decir.

Una persona que ya tiene un título universitario y trabaja no tiene porqué seguir en la casa de sus padres (con algunas excepciones de fuerza mayor), pero realmente la mayoría solo se quedan en la casa por no arriesgarse a tener responsabilidades.

Este problema es mucho peor en hombres que en mujeres, sí, desgraciadamente es así, puede sonar machista y todo, pero es mucho peor para una mujer escuchar que el hombre con el que está saliendo aún vive con sus papás que si un hombre se da cuenta que ella está en esas. Por naturaleza las mujeres buscan hombres que les genere cierta estabilidad y protección, son concepciones básicas que vienen desde la naturaleza, en donde las hembras siempre prefieren machos fuertes e independientes a los débiles e inseguros.

  1. Cada quien tiene que aprender a responsabilizarse de su vida

Lo fácil es quedarse en la casa de los papás, tener cero responsabilidades, llevar una vida plana en la que usted solo se preocupa por comer y dormir. Qué mamera una vida así, nadie crece como persona en un ambiente tranquilo en el que nunca se enfrenta a problemas realmente graves, porque aunque no lo crea desde pagar las facturas de los servicios públicos hasta hacer mercado son experiencias que poco a poco lo van forjando a uno como persona.

Muchos temen enfrentarse al mundo porque seguramente creen que no tienen la capacidad de llevar su vida por sí solos, peor aún cuando son tan cobardes de pretender pasar toda la vida sin responsabilidad alguna. Todos vinimos a este mundo a crecer, nadie crece en ambiente de tranquilidad y sosiego, hay que enfrentarse a los problemas y a la vida misma para poder hacerlo.

  1. Es mejor que no le coja la tarde

Sí señores, así como los pichones tarde o temprano tienen que dejar el nido, los seres humanos tarde o temprano tenemos que salir de la casa de los papás. Es mejor dar este paso rápido, no sea usted que a los 40 años ande sin saber cómo diablos pagar la factura del agua o cómo se hace un trasteo.

Es cierto que cada persona es un universo diferente, que todos tenemos una forma de ser que nos hace únicos, pero lo único que uno no puede permitir es que se le pase la vida sin hacer nada. Y créame que esa zona de confort que representa la casa de los papás no es de mucha ayuda para hacer grandes cosas, hay que enfrentarse a la vida, darse contra el mundo una que otra vez, aprender de los errores sin la necesidad que todo el tiempo sus papitos le estén tapando sus embarradas.

Moraleja Cangrejiana: eso de vivir con los papás cuando uno ya se ha graduado de la universidad y está trabajando es una de esas cosas que no tienen explicación, lo que sí tiene explicación es cuando a uno se le vaya la vida y las personas y nunca hizo nada, por nunca salir del nido, porque nunca quiso volar.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Youtube: La Princesa y El Cangrejo

5 razones por las que comenzar a salir con alguien es una mamera

instaquote-16-07-2014-22-45-58En este mundo estamos y no vinimos para ser unos ermitaños a quienes no les importa esa vaina del amor y la procreación y toda esa cantidad de barbaridades que incluyen las relaciones. Para establecer una relación con cualquier otro ser humano hay que comenzar por algo, desgraciadamente hay que comenzar desde cero y ese es el gran problema.

Comenzar a salir con alguien es una labor tan jarta como estresante, aunque para muchas personas será algo totalmente apasionante y encantador, para muchos otros es una completa tortura.  Y ni hablemos si usted acaba de salir de una relación en la que ya estaba acostumbrado a otro ser humano, a sus gustos, sus disgustos, sus palabras y hasta sus olores, eso sí que es comenzar desde cero, o más bien sería como un retroceder.

Sí, es que cuando uno ya lleva mucho tiempo con una persona y termina para volver a comenzar con otra es como echar todo el tiempo a la basura, muchos dirán que se ganó experiencia, pero no nos digamos mentiras, lo que se perdió fue tiempo, juventud y plata.

Pero retomemos el tema, comenzar a salir con una persona es un tema bien jarto, veamos porqué.

  1. Esperar una llamada o un mensaje es lo peor

Quién no ha estado esperando una llamada por horas o días, quién no ha estado pegado del Whatsapp viendo la última hora de conectado de la otra persona y maldiciendo porque la ve en línea y no le está escribiendo a usted, como que le entran una ganas de estrellar el celular contra la pared o meterse por la pantalla y ver a quién diablos es que le está escribiendo, porque obvio no es a usted: “Eso seguro es que le está coqueteando a otro”, piensa uno.

  1. Acostumbrarse a sus defectos

Todos, todos tenemos defectos que son cansones para el resto de la humanidad, pero unos más que otros, ni qué decir cuando está apenas saliendo con alguien y comienza a descubrirlos, que masca chicle con la boca abierta, que no sabe tomar los cubiertos, que eructa sin parar, que su ex, que no me para bolas cuando le hablo, que vive pegado del celular, en fin, una cantidad de cosas a las cuales es muy difícil acostumbrarse.  Los defectos son un gran muro que hay entre el ser ‘conocidos’ y ser ‘pareja’, si uno logra saltar ese muro ya tiene mucho terreno ganado.

  1. Puede ser que no sea la persona indicada

Puede ser que no sea la persona indicada, que a uno no le termine de gustar del todo, que tenga sus dudas acerca de si realmente es la adecuada o no. Puede ser que usted al final no quiera seguir saliendo con esa persona, o peor aún, que esa persona no quiera seguir saliendo con usted. Entonces se pierde una cantidad de tiempo, energía, plata y demás cosas que sacrificó por estar saliendo con esa persona. Tampoco nos digamos mentiras, hacer clic con alguien es muy complicado, las probabilidades de fracaso son altas en cualquier situación.

  1. Acoplarse a un nuevo ritmo de vida es complicado

Tal vez la vida que usted lleva es muy agitada o tal vez muy pasiva, tal vez a usted le gusta ir a 10 por hora mientras que la otra persona va a 100. Uno nunca lleva el mismo ritmo de los demás, difícilmente se encontrará con alguien que lleve su mismo estilo de vida y mucho más difícil que le guste hacer lo que a usted también le gusta. Lo más complicado es comenzar a acoplar esos tiempos y esas actividades porque cada uno quiere tomar por su lado, o hay alguno que cede mucho o el otro que exige mucho. Nunca es fácil ponerse de acuerdo en este tipo de temas.

  1. Conocer a la familia y amigos es el harakiri

Eso de que lo presenten a uno en sociedad es tan jarto como estresante, tener que poner cara de ponqué a todo el mundo para caerle bien, que porque es el mejor amigo, la mejor amiga, la mamá, la prima del tío cuarto, mejor dicho, hay que sonreírle hasta al gato. Nadie es monedita de oro para caerle bien al resto de la humanidad, pero cuando uno está comenzando a salir con otra persona es mejor caerle bien a sus allegados, no vaya a ser que uno se gane una mala publicidad de gratis por ahí.

Moraleja Cangrejiana: comenzar a salir con alguien no es tan jarto como parece, todo es cuestión de actitud, ojalá uno pudiera comenzar con algún camino recorrido, pero desgraciadamente casi nunca es así. De este modo lo mejor que puede hacer usted es relajarse y pasar por este suplicio, o en caso contrario, vaya alistando los hábitos para dedicarse a vestir santos.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Youtube: La Princesa y El Cangrejo

Hay días así…

instaquote-_tempHay días en los que uno se despierta con una melancolía de esas raras, de esas que uno no sabe ni cómo ni porqué aparecieron, son días en los que uno anda como un zombie, no tiene explicación para nada pero está seguro que hay algo que lo tiene dando vueltas, pero lo realmente malo es no saber qué es lo que está pasando ni cómo solucionarlo.

En principio todo tiene una explicación, todo tiene una razón de ser, pero eso no es tan cierto, hay cosas que no tienen ni tendrán explicación alguna porque no hay palabras para describirlas. Los seres humanos somos tan complejos que es más común de lo que se cree que existan momentos en los cuales ni nosotros mismos nos entendemos, y peor aún, muchas veces ni nosotros mismos nos soportamos.

Es así como hay ciertos días en los que uno amanece como pensativo por algo, pero el problema es que uno no sabe cuál es ese algo, no hay un problema en particular que lo aqueje y tampoco hay alguien que lo esté atormentando. Es tener mucho que pensar, mucho que divagar, sobre todo eso, porque uno tiene que divagar mucho para darle una explicación a ese sentimiento de nostalgia, ese sinsabor que se tiene en la cabeza.

Mientras tanto uno cree que debe ir al psicólogo porque no es normal que ande así medio apesadumbrado sin ninguna explicación, pero esa explicación a veces está más cerca o lejos de lo que puede imaginar.

Muchas veces esta melancolía viene del pasado, de todas esas cosas que hicimos y dejamos de hacer, de todos esos recuerdos que uno cree que ya desaparecieron pero que la verdad solo viven ahí escondidos y latentes.

Los recuerdos son esas miradas atrás que nos llenan de felicidad o tristeza, son esos momentos que están guardados por algo, porque alguien o alguna circunstancia que en algún momento valió la pena los puso allí.

Pero no nos digamos mentiras, hay recuerdos que apuñalan, son esos momentos que vuelven solo para atormentar, porque aunque uno ya crea sanadas muchas heridas la verdad es que aún siguen sangrando aunque ni siquiera nos demos cuenta.

Hay muchas facturas que uno va dejando pendientes con el tiempo, y no me refiero a las facturas de la luz o el agua, me refiero más bien a esas facturas que tienen que ver con la vida, con lo que somos, con lo que queremos ser.

Y es que un día uno se levanta realmente sin saber qué es lo que le está pasando, porque al parecer no pasa nada, pero cuando se da un tiempo para mirar atrás se da cuenta que pasó todo, sí, ya pasó.

Y es que uno deja pasar el tiempo y las personas, uno deja pasar grandes oportunidades, deja de estudiar, deja de viajar y deja de hacer tantas cosas por excusas pendejas que realmente no tienen absolutamente ningún valor, pero que siempre les damos más relevancia por el temor que llevamos dentro, por ese temor a hacer lo que realmente a uno le da la gana.

Hay días así, días en los que uno mira hacia atrás y comienza a apuñalarse una y otra vez por todo lo que hizo y sobre todo por lo que dejó de hacer, pero de nada sirven estas puñaladas, bueno, tal vez sí sirven de mucho, sirven para darse cuenta que en el futuro uno no se puede volver a apuñalar.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Youtube: La Princesa y El Cangrejo

La tecnología y la infidelidad

tecnologia-300x300Estar metido en una relación de pareja es muy bonito y todo, pero tarde o temprano llega el momento de decir adiós, son pocas las parejas que realmente van para toda la vida. Hoy en día es mucho más difícil mantener una relación, sobre todo con la facilidad que hay para montar cachos y también la facilidad para que lo descubran. Es por esto que he decidido escribir acerca de este tema que cada día está dejando más y más perjudicados.

Comencemos por un caso típico, no nos digamos mentiras, cuántas veces su pareja ha dejado descuidado el celular por ahí y a usted no le han dado ganas de entrar a ver qué es tanto lo que escribe y sobre todo con quién diablos es que se escribe. Si se siente identificado con esta situación no se preocupe, hay millones de personas pasando por la misma situación cada día.

La tecnología ha sido un gran avance para el ser humano, pero ha sido también una desgracia para sus relaciones y su intimidad. Cada día se ven muchas más parejas que terminan por una infidelidad que comenzó a causa de un contacto a través de una Aplicación de citas, un chat o más común aún, una red social.

Con la facilidad que entrega hoy en día Internet para establecer contactos no es nada raro que personas desde adolescentes hasta la tercera edad puedan llegar a contactar un desconocido con un par de clics.

El problema radica en que se ha abierto tanto el abanico de posibilidades para conseguir pareja o sexo con el avance de las comunicaciones, que no es nada raro que hoy en día existan miles de personas que están padeciendo o han padecido este horror de darse cuenta que su pareja se está escribiendo, coqueteando o enviando fotos íntimas con otro personaje.

En pleno 2014 no es como en los 90’s u 80’s o más atrás, épocas en las cuales hacer un contacto con una persona desconocida era mucho más difícil, hoy en día con un par de datos usted puede conseguir a una persona con los rasgos físicos que busca y hasta con los mismos hobbies. Ahora hasta existe una página en la cual personas que quieren ser infieles publican su perfil con tal de buscar otra gente que se le apunte a ser el mozo o la moza ¡esto ya es la tapa!

El problema radica en que los seres humanos nos estamos volviendo tan dependientes de los aparatos electrónicos: celular, computador, tablet, etc., que ya no vemos una mejor forma de conocer nuevas personas y en cambio, sí se encuentran estos medios como una buena oportunidad para tener relaciones alternas a la que pueda tener “muy estable” con su pareja.

La facilidad que existe en guardar información en un pequeño aparato, al cual usted con solo ponerle la clave ya lo hace inaccesible a cualquier persona (a no ser que su pareja le pille la contraseña), hace que tener una relación a escondidas, así sea meramente virtual, sea muy fácil para cualquier persona.

Otro gran problema es que las personas hoy en día creen que la infidelidad solo se da de una forma física, o sea que solo se es infiel cuando se acuesta con alguien diferente a su pareja, lo cual no puede estar más lejano a la realidad. La fidelidad es una cuestión de sentimientos, honestidad, pensamientos, etc. Muchas cosas que tal vez hoy en día pareciera que se le están olvidando a la gente.

Tener una relación cibernética con otra persona, a la cual usted le habla con cariño, le envía fotos íntimas, y además se ve de vez en cuando cuenta como infidelidad. Aunque para muchos esto se haya convertido en paisaje y crean que tener este tipo de ‘aventuras virtuales’ es solo un simple juego.

Otro problema grave (para los que hacen esto) con este tipo de infidelidades es la facilidad con la cual se puede hacer caer al infiel, a diario se ven casos personas que encuentran conversaciones de su pareja con un desconocido hablando de temas con los que ni con ellos mismos hablan. Peor aún cuando las evidencias muestran que ha pasado de una relación virtual a una acostada real.

Esto no es para comenzar a hacerse videos de su pareja, no es para tanto, pero uno tampoco puede hacerse el de la vista gorda. No se trata de ser la persona más celosa del mundo, pero tampoco la más confiada, a uno no le pueden ver la cara de pendejo tampoco.

Para cerrar quisiera hacer un llamado a todas esas personas que andan con esas aventuras virtuales, piensen muy bien si lo que están haciendo realmente es lo que quieren hacer, porque si es así, entonces lo mejor es que termine las cosas con su pareja de la vida real ¡no sea cara dura¡

Moraleja Cangrejiana: al parecer cada día es más real eso de que los únicos a los que se les puede pedir fidelidad es a los equipos de sonido, y a veces ni hasta esos.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Youtube: La Princesa y El Cangrejo