Un lunes poco común

Los lunes definitivamente son la oveja negra de la semana porque pocos lo quieren y somos muchos más los que despotricamos de este pobre día que no tiene la culpa de aparecer preciso después de la diversión y el descualquiere de los fines de semana.

Hoy como todos los lunes me desperté con esa jartera de levantarme de la cama, así como cuando uno pospone una y otra vez la alarma con ganas de quedarse todo el día debajo de las cobijas durmiendo, viendo películas y tragando como cerdo. Pero como la obligación llama, llegó la fatídica hora en la cual era imperativo levantarme para dar un salto a la ducha en donde como todos lo lunes me quedé entre dormido bajo el agua hirviendo.

En mi cabeza solo rondaban las pocas ganas que tenía de arreglarme y salir para la oficina a ver las mismas cuatro paredes que me encerraban la semana anterior. Pero hoy era un lunes diferente y tengo que aceptar que en el fondo lo presentía.

De esta forma hoy fui comprobando que toda regla tiene su excepción, para mí fue un lunes que se salió del común de todos los demás porque mi productividad se disparó, mi suerte tocó a la puerta y di grandes pasos para seguir forjando sueños que están a puertas de cumplirse (espero).

Lo primero que hice fue dejar completamente listas las vacaciones que comenzarán dentro de 15 días y viajaré a un lugar desde donde les escribiré algunas de las historias que vendrán con contenido gráfico y sobre todo porque serán desde una de mis ciudades favoritas en el mundo, yo de ustedes no me pierdo esas historias ni por el putas.

Por otro lado, dejé listas algunas de las culebras (obligaciones) que hay que saldar a fin de año, que seguros, que regalos, todas esas vainas en las cuales uno se gasta la prima desde antes que se la consignen. Pero bueno, todo sea por la tranquilidad y la alegría de la familia.

Pero todo no termina allí, otro de los pasos grandes que di fue cerrar un acuerdo para ser creador de contenidos para una reconocida marca, lo cual es un gran avance dentro de mi labor.

Por último vendría una de las actividades que menos quería llevar a cabo: “La sustentación del Trabajo de Grado”, ¡Oh por Dios! Yo no quería saber nada de eso pero me tocaba arreglarme como si fuera para la fiesta de 15 de la prima y fuera de todo repasar toda la bendita retahíla que habíamos trabajado durante 1 año, siendo al final la suerte tal que no tuvimos que sustentar nada debido al excelente trabajo que habíamos hecho. Para que vean que uno no solo es chiste va, chiste viene. Uno también tiene su cerebrito, que funciona poco, pero cuando le da la gana hasta funciona bien.

Moraleja Cangrejiana: no todos los lunes son malos, algunos son peores. Aunque cuando uno le mete ganas a la vaina hasta termina agradeciendo a la vida porque un lunes terminó siendo el mejor día de la semana.

Escribiendo desde lo mas profundo del mar,

@CangrejoPerez

Anuncios

3 thoughts on “Un lunes poco común

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s