7 propósitos para el 2013 que todos hacen pero pocos cumplirán

Ya casi se acaba el año y como siempre comenzamos a hacer una serie de propósitos para el próximo, ya que en el 2012 no hicimos nada entonces llenémonos de metas incumplibles para el 2013. No importa que esas metas terminen en la basura, en este momento lo único que importa es hacernos esa vaga ilusión que todo cambiará gracias a la fuerza de voluntad que no tenemos. Es por esto que he decidido hacer un listado de los siete principales propósitos que hacemos pero que rara vez cumplimos.

 

1. Hacer dieta, hacer ejercicio

Este es el propósito más común, sobre todo después de la época decembrina en la que todos tragamos como si se fuera a acabar el mundo, el problema es que el mundo no se acabó, y ahora estamos con todos esos kilos de más y sin saber qué hacer con ellos. Lo más fácil es hacer un propósito para el próximo año, el cual “nos obligue” a tomar medidas al comenzar enero, el problema es que esas medidas nunca se toman y más bien se siguen sacando excusas para posponer una y otra vez la dieta y el ejercicio, tal vez más de lo que se pospone la alarma del celular en las mañanas.

 

2. Encontrar el amor de la vida

Eso de encontrar el amor de la vida es una labor casi imposible, así que no puede ser un propósito, porque los propósitos son cumplibles y este es poco probable de alcanzar. El 2012 fue un año lleno de matrimonios y rupturas amorosas, aunque fueron más rupturas que matrimonios, pero seguramente eso fue por la profecía Maya. No se acabó el mundo, pero se acabaron cientos, miles y tal vez millones de relaciones que parecían muy estables, pero al final de cuentas terminaron en saco roto. Bueno, pero hay que tener fe que el 2013 será un año totalmente diferente, no mentiras, termina en 13, no es buen augurio, no nos hagamos ilusiones.

 

3. Ser más arriesgado

Uno no se hace más arriesgado de un día para otro, la gente nace o no arriesgada, tal vez algunos desarrollan esa habilidad con el tiempo, pero no es una cosa que uno se levante un día y diga: “Hola mundo, hoy amanecí más arriesgado que ayer, pero menos que mañana”, ¡bah! patrañas. Más bien debería ser un propósito algo así como: “De ahora en adelante voy a hacer lo que me de la gana sin importar lo que piensen los demás”, ese sí sería un propósito mucho más sensato.

 

4. Ahorrar

Uno se pasa la vida pensando en que el día de mañana sí ahorrará, pero mientras tanto sigue gastando hasta el último centavo que le queda. Esto es una cuestión que si uno no crece con la mentalidad de ahorro, claramente jamás podrá lograrlo. Si su propósito es ahorrar entonces oblíguese, que le descuenten de nómina o que su mujer le maneje la plata, ah no, mentiras, la idea es ahorrar.

 

5. Viajar al exterior

Si quiere viajar al Exterior entonces primero esmérese por conocer el país donde vive, si ni siquiera conoce Cartagena, cómo diablos pretende irse a otro país, en donde seguramente todo le saldrá más caro. Recuerde que los propósitos tienen que ser realistas, primero hay que ser sincero con uno mismo y luego poner a rodar los planes.

 

6. Dejar el trago y el cigarro

El trago y el cigarro son dos males que aquejan y alegran gran parte de la población no solo de este país sino también del mundo. Estos dos vicios son tan perjudiciales como difíciles de dejar, por esto mucho seres humanos en esta época nos hacemos el firme propósito de dejarlos a un lado para comenzar una vida más sana. El problema con este propósito es que lo hacemos en la época del año en la que más toma y fuma la gente, lo cual es un poco (muy) contradictorio.

 

7. Aprender un nuevo idioma

Miles de personas quieren aprender un nuevo idioma cuando ni siquiera hablan bien el Español. Si lo que quiere es aprender otro idioma entonces antes preocúpese por aprender a escribir y hablar bien su idioma natal. Muchos pretenden ser políglotas cuando ni siquiera saben diferenciar entre “haber”y “a ver”. Este propósito quedaría mucho más sensato si dijera: “En el 2013 voy a mejorar la ortografía y aprenderé ha hablar decentemente”.

Moraleja Cangrejiana: Todos los fines de año nos llenamos de propósitos para no cumplirlos, más bien llenémonos de comida y trago para celebrar.

 

¡Feliz Año, desde lo más profundo del mar!

 

Cangrejo Pérez

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:


 
Más artículos en: Historias de un Cangrejo

Anuncios

20 cosas que hacer antes que se acabe el Mundo

Antes de leer tenga claro: Este artículo es una parodia y no pretende causar ningún tipo de alarma ni pánico entre la población en cuanto al tema del fin del Mundo, lo cual por demás no ocurrirá. Lo que aquí se dice es para la diversión del público y en ningún momento se pretende que las personas que lo lean sigan las indicaciones que se darán, si usted decide tomarse muy en serio este artículo es bajo su propio riesgo.

Como es bien sabido por todos el próximo 21 de diciembre se acaba el Mundo, lo preocupante no es que se acabe, lo preocupante es todo lo que dejamos de hacer en esta vida por estar buscando una estabilidad económica, emocional, laboral o de cualquier otra índole por estar esperando el día, mes o año siguiente para hacer los planes o sueños realidad. Como en este momento ya no hay un próximo año ni mes, entonces les dejo un conteo de las 20 cosas que deberían hacer en estos pocos días que nos quedan por vivir.

1. Trague como vaca, coma todo lo que se le atraviese, postres, carnes, en fin, cualquiera que sea su comida favorita, ingiera en exceso, no se limite porque igual no tendrá que ir al gimnasio, hacer dieta o hacerse la lipo.

2. Llame a su ex y le dice hasta de qué se va a morir, aunque es claro que se va a morir a causa del fin del Mundo, pero no se quede con nada guardado, búsquelo(a) y le canta la tabla para que sepa que con usted no debió jugar.

3. Gaste toda la plata que tenga, no se mida, igual después del 21 a no ser que usted sea un zombie, no tendrá nada qué comprar ni donde hacerlo. Igual si es un zombie lo único que le importará es comer cerebros, y esos serán gratis, aunque bien escasos.

4. ¡Renuncie! No se aguante más a su jefe, vaya y le pone la carta de renuncia en la jeta y le dice lo mucho que lo(a) detesta por joderle tanto la vida.

5. ¡Emborráchese! Si nunca se ha emborrachado, hágalo, y si lo suyo son las borracheras entonces aproveche para perderse en el alcohol, igual si le da guayabo qué importa, empata con la siguiente hasta que llegue el 21 de diciembre y listo.

6. Decláresele a su amor imposible, para qué seguir esperando el momento indicado para declararse si igual no hay más tiempo. Vaya y le dice a esa persona que le trae loco que le encanta, de pronto hasta le para bolas y terminan teniendo un idilio por los escasos ocho días que les quedan juntos.

7. Tenga sexo desenfrenado y sin control, no es justo que vaya a morir en verano, o por lo menos con falta de actividad sexual, no. Si tiene pareja entonces enciérrense a hacer y deshacer como conejos, y si no la tiene entonces busque con quién descualquierarse hasta más no poder.

8. Váyase de viaje, cómo diablos no va a conocer ciudades como París, New York, Londres, Río de Janeiro o cualquier otra ciudad que sea su sueño antes de morir. Si no le alcanza la plata, entonces al menos váyase para una playa nudista del Tayrona y que el fin del mundo lo coja en bola en una playa paradisiaca.

9. Dígale la verdad en la cara a todos aquellos que merecen escucharla, no se quede con nada, si llega el fin del Mundo es mejor irse sin nudos en la garganta ni espinas en el corazón.

10. Vuele, de cualquier forma vuele, no hay situación más placentera que volar. Hágalo en avión, en parapente, o de cualquier forma, menos tirándose por un balcón o una ventana, no queremos que el fin del mundo le llegue antes de lo esperado.

11. Haga el ridículo, sí, haga el ridículo en cualquier lugar y a cualquier hora, no hay nada más placentero que burlarse de uno mismo y hacer lo que a uno le da la gana en el momento menos pensado.

12. Vuelva a ser niño, disfrute de todos los momentos que le quedan, juegue, ría, ensúciese, llore, mejor dicho, haga todo lo que su razón le ha impedido hacer por tantos años.

13. Grite al mundo lo que siempre ha querido decir, si tiene una pena que lo agobia, cuéntela; si se muere de amor por su ex, dígaselo; si no ha salido del clóset, hágalo; en fin, no se guarde nada, váyase tranquilo para la próxima vida.

14. Compre eso que siempre ha querido tener, un carro, una moto, ropa, zapatos, un videojuego, un televisor, en fin, ese juguete que siempre ha anhelado y que nunca ha comprado por falta de plata, no es hora para ponerse con mesuras. Dese gusto, por lo menos en sus últimos días.

15. Cásese, sí, qué más da. Si ya se va a acabar el Mundo entonces meta las patas antes para que sepa qué significa eso, tiene toda una eternidad para arrepentirse de lo que hizo, o para disfrutarlo al lado de su media naranja (esperemos que haya un más allá).

16. Haga una fiesta de nunca olvidar, invite a su familia y amigos, compre trago por barriles, que la fiesta sea digna de recordar por toda la eternidad, despídase de las personas que quiere por lo grande, no sea chichipato.

17. Rompa todas y cada una de las reglas que se le atraviesen, para qué seguir cumpliéndolas si igual mañana no va a haber quién las haga respetar.

18. Deshágase de la ropa, para qué seguir usando prendas que cubren lo que por naturaleza debería estar al aire. 

19. Cerrar todas las redes sociales y tener una vida social en la vida real.

20. La más importante de todas las cosas, leer todas las Historias de un Cangrejo, para que aprendan lo que jamás quisieron aprender y ya nunca podrán aplicar.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:


Más artículos en: Historias de un Cangrejo

Tener o no tener sexo en la primera cita, esa es la cuestión

En este blog se pasa del despecho al amor, del amor al despecho, del despecho al sexo y del mismo modo en sentido contrario. Como las relaciones entre los seres humanos jamás tienen ni tendrán un orden lógico, hoy vamos a analizar la cuestión de si se debe o no tener sexo en la primera cita. Este es un tema que ha rondado en la cabeza de mujeres y hombres por los siglos de los siglos sin llegar a una conclusión exacta acerca de lo que se debe o no hacer, pero ahora yo les traigo un complejo y completo análisis desde el fondo del mar que espero les sirva para tomar una decisión cuando estén en esta confusa situación.
 
Comencemos definiendo una ley cangrejiana que ayudará a comenzar a darle forma a esta vaina.
 
Ley Cangrejiana: “En la cama se arreglan todos los problemas, o se terminan de joder, así de fácil”.
 
Sí, como lo leen, la cama es como una mesa de negociación, allí se arreglan o se terminan por empeorar todos los problemas; de esta forma tener sexo puede causar que explote el amor, o que no se quieran volver a ver ni en pintura.
 
Si es o no bueno tener sexo en la primera cita ha sido uno de los enigmas que nadie jamás ha podido ni podrá descifrar, pues ningún ser humano ha encontrado ni siquiera la fórmula del amor mágico ni a primera vista como para que ahora nos vengan a decir qué es bueno y qué no en cuestiones de las relaciones de pareja. Pero yo sí vengo a decirles algo contundente: todo depende. 
 
¡Jajaja! Yo sé que me quieren matar porque creían que les iba a dar la fórmula mágica para actuar en estos casos, pero no, más bien les voy a dar unos lineamientos que he podido recopilar de la sabiduría popular que los humanos jamás tienen en cuenta, pero que este crustáceo ha podido poner en práctica.
 
1. ¿Le gusta la persona o está buscando no quedarse solo(a)?
 
Antes de comenzar con cualquier tipo de análisis acerca de si se deben o no acostar primero recapacite, está saliendo con la persona porque le gusta o simplemente está en una búsqueda desesperada de encontrar pareja. Si su caso es que le gusta la persona entonces podemos seguir adelante, si el caso es que simplemente está teniendo una primera cita por simplemente por encontrar pareja, entonces mejor deje así, tener sexo solo sería un dolor de cabeza más.
 
2. ¿Usted le gusta a la otra persona?
 
Hay muchas formas de saber si realmente usted le gusta a la otra persona, desde la forma en cómo lo mira, hasta la atención que le pone al hablar. Si la persona gusta de usted, entonces estará interesada en saber más de usted y no solo en hablar de sí misma. Otras formas de conocer el  grado de interés de la otra persona es lanzarle uno que otro piropo y ver si se sonroja o simplemente se torna en la actitud de “sonrisita pendeja + gracias + blanqueada de ojos”, créame es una de las armas más letales, después de eso usted ya no tiene nada qué hacer allí. Asegúrese antes que le gusta a la otra persona, si la respuesta es sí entonces podemos continuar al siguiente paso.
 
3. ¿Hay química?
 
La química entre dos personas es ese algo que no se puede descifrar ni ver, pero que todos en algún momento podremos reconocer si existe o no. Asegúrese que haya química, fíjese desde la conversación, hasta los gestos y el olor de la persona. 
 
a. Sobretodo fíjese en la conversación, si esta fluye de una forma constante y no se dan cuenta del tiempo que pasa, entonces es un buen indicio.
 
b. Hágale caso a su nariz, en serio, no necesariamente la otra persona tiene que oler a rosas o a jazmín, puede ni siquiera llevar perfume y con su simple olor natural (ojalá que no sea a sobaquina, aunque hay casos bien extraños), usted puede quedar prendado de un simple aroma. 
 
4. ¿Se arriesga o no?
 
Llegó la hora de tomar la decisión, si todos los pasos anteriores tuvieron una respuesta positiva entonces es muy probable que tener sexo en la primera cita sea una buena opción; si hay química, se gustan y se entienden, seguramente la cama sea el lugar en donde cierren con broche de oro esa primera cita, aunque el único problema que podría ocurrir es que su cita resulte siendo mal catre.
 
Si su cita es mal catre o simplemente no se entienden en la cama entonces todo acaba allí, la primera cita termina siendo la última y no hay vuelta atrás. Por todo lo anterior creo que lo mejor es dejar el sexo para una cita posterior, es mejor guardarse los instintos y esperar a que haya un poco más de sentimiento de por medio para dar el salto a la cama. De esta forma cuando se acuesten ya tendrán algo más por lo cual sostener esa relación, y así podrán pasar por alto esos detalles que seguramente en la primera cita ni siquiera hubieran soportado.
 
Moraleja Cangrejiana: es mejor acostarse con el amor de su vida a su debido tiempo para que no termine siendo el amor de una noche. 
 
Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez