Yo no creo en las brujas, pero que las hay, las hay

Desde que era un retoño siempre escuché esta frase en boca de mi madre y mi abuela, en ese entonces creía que las brujas volaban en escobas y venían en las noches a recolectar niños para luego engullirlos o hacer sus pócimas maléficas. Luego de grande me di cuenta que esto no era cierto, las brujas realmente no vuelan en escobas ni secuestran niños para sacrificarlos y hacer maleficios, las brujas andan en muchos casos en carros lujosos y algunas hasta tienen nariz operada y curvas 90-60-90.

Toda la vida he creído que las brujas son un invento de algún ser humano que sufrió las consecuencias de una mujer despiadada que rompió su corazón o que le hizo la vida imposible. Las brujas de los cuentos de hadas siempre han hecho todo por impedir el amor entre las princesas y los príncipes, también han secuestrado niños que engordan hasta más no poder para así luego cocinarlos ¿pero son esas realmente las brujas verdaderas?

Por todo lo anterior vamos a ver a continuación una clasificación de algunos tipos de brujas que he podido reconocer, que aunque no vuelan en escobas, seguramente si le vuelan el genio a más de uno.

1. La bruja por excelencia de todos los tiempos, la suegra

La suegra ha sido desde el inicio de los tiempos encasillada como una de las brujas más temidas de todas, y aunque no todas las suegras son brujas, hay algunas que se ganan este apodo con creces. Para nadie es un secreto que las suegras en muchos casos no son una perita en dulce, y que lidiar con ellas a veces es más complicado que lidiar un toro. La única forma de liberarse de este tipo de bruja es manteniéndose soltero(a), ellas solo atacan cuando alguien se mete con alguno de sus hijos.

2. La bruja por obligación, la madrastra

Las madrastras han sido encasilladas en brujas por obligación gracias a las películas de Disney y las telenovelas mexicanas. Estos personajes rara vez tienen una connotación positiva en cualquier aparición que hacen en cine y televisión, y en algunos casos de la vida real que apoyan la idea que las madrastras no siempre tienen el candor de una madre para tratar a sus hijastros. La mala noticia es que no hay forma de librarse de la madrastra, lastimosamente tendrá que aguantarla hasta que se divorcie de su papá.

3. La bruja que no puede vivir en paz, la amiga envidiosa

Todas las mujeres han tenido una amiga envidiosa alguna vez, o bueno, al menos una compañera de clase o de trabajo que no vive en paz con el éxito ajeno. Las amigas envidiosas hacen muy bien el papel de brujas cuando comienzan desatar todos sus maleficios en forma de chismes que buscan acabar con la reputación de la persona a la que envidian. La única forma de liberarse de este tipo de bruja es alejándose lo que más pueda de ella, corra.

4. La bruja que no tiene escrúpulos, la quita maridos

La quita maridos es la bruja más temida de todo el ramillete de brujas. La quita maridos es esa que solo se siente atraída por los novios o esposos de sus amigas. Es una especie bien extraña de bruja porque no le atraen los hombres solteros, siempre está en busca de presas que ya han sido cazadas por otras mujeres. Tenga cuidado si se cruza con una quita maridos, la única forma de zafarse de ellas es divorciándose de su marido o terminando con su novio, porque solo así ya no se interesarán en hacerle daño a usted.

5. La bruja que nunca falta, la vecina chismosa

Todos hemos sufrido las consecuencias de tener una vecina chismosa, son ese tipo de brujas que nadie quiere tener en su cuadra ni en su barrio. Estas brujas viven pendientes de cada uno de los pasos que dan sus vecinos para andar difundiendo esta información dentro de la comunidad. Las vecinas chismosas abundan y sus lugares preferidos son detrás de una pared o una puerta escuchando lo que no deben, también se ubican en las ventanas siempre vigilantes de cada una de las movidas de su vecindario para correr a contarle a las demás de su especie. Lastimosamente no hay ninguna forma conocida de librarse de este tipo de brujas, ellas llegan a cualquier lugar en el que usted viva.

Moraleja Cangrejiana: tal vez las brujas no vuelen en escobas, pero sí vuelan para hacerle la vida imposible a los demás.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

Esperen el próximo domingo 4 de noviembre el Especial del primer año de Historias de un Cangrejo.

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:


Más artículos en: Historias de un Cangrejo

Anuncios

Cumplir o no cumplir años, esa es la cuestión

Hasta que llegó el inesperado día en el que pisé los 30, hoy debido a este desafortunado acontecimiento intenté inspirarme y remover las pocas neuronas que me quedan para sacar algo decente acerca de la evolución de los seres humanos con el pasar de los años, pero como no se me ocurrió nada inteligente, ahí les va. Comencemos con algo bien tradicional de este blog:

Ley Cangrejiana: Crecer y madurar no es nada fácil, a veces es mejor quedarse siendo joven y biche.

A veces me pregunto si la vida fuera mucho más fácil si nos pasara lo mismo que a Benjamin Button, para los que no se vieron la película, este es un hombre que nace siendo anciano y con el transcurrir de los años se va haciendo más joven hasta que al final de su vida termina siendo un bebé. Esta historia siempre me pareció algo sórdida pero para este caso vale la pena hacer un análisis.

Nacer siendo un anciano podría ser una circunstancia bien trágica, ya lo sufrió Benjamin al ser abandonado por parecer una uva pasa, pero pobre, él no tenía la culpa, además los papás tampoco sabían que al crecer se iba a convertir en Brad Pitt, si lo hubieran sabido tal vez no lo hubieran echado a la calle. Ay sí ya sé que me apendejé, pero es mi cumpleaños y escribo lo que quiero.

¿Qué pasaría si los seres humanos humanos sufriéramos el mismo proceso que nuestro querido Benjamin?

Esta pregunta me la he hecho una y otra vez, porque soy uno de esos a los que le pega duro la edad, que sufre por sentir que le van llegando los años, y sueño que el día que descubran el secreto de la eterna juventud no sea demasiado tarde y yo pueda disfrutar de aquella receta mágica que impedirá que lleguen los achaques propios que genera esa suma incesante de años.

Nacer siendo viejo como Button podría ser una gran desventaja, pues como dije anteriormente además de parecer una uva pasa también sufriría de un sinfín de enfermedades propias de la vejez, que padecer teniendo la mentalidad de un niño sería totalmente traumático para la adolescencia y la adultez.

Bueno, y ni qué decir de la adolescencia, una etapa donde las hormonas están a mil, una parte de la vida en donde uno quisiera andar como conejo dándole todo el día a la joda. No me imagino uno en plena adolescencia sufriendo por la artritis, y peor aún, la incontinencia. Imagínese uno con su pareja saliendo a comer helado (si es que no tiene el azúcar en la sangre elevado), y diciéndole (léase con voz de cuchito): “Mi amor, ya vengo que voy al baño a cambiarme el Tena”, nooooooo.

Otra de las etapas complicadas en la vida sería entre más o menos los 70 y 90 años, donde uno tendría digamos entre 20 y 0 años. Llegar a tener la apariencia de un adolescente pero con la sabiduría y experiencia de una persona mayor sería una cuestión algo diferente, pues ya no iría a cine, jugaría fútbol, ni se la pasaría de fiesta en fiesta, sino que disfrutaría más de sentarse con los amigos a echarse una partidita de parqués, dominó, o en el caso de las mujeres, una buena tarde de croché; no me imagino a un grupo de personas con apariencia adolescente en este tipo de planes, aunque admito que a mí a esta edad ya me gustan, seguramente estoy envejeciendo más rápido de lo que creía.

Y por último y al final de la vida uno terminaría siendo un niño, y posteriormente un bebé, pero de qué serviría ser niño cuando ya se ha perdido toda la inocencia.

Definitivamente el ciclo de la vida como está, está bien. Los años hay que aceptarlos como vienen, quejarse de volverse viejo no es la salida, la mejor opción es disfrutar cada uno de los años como sí fuera el último.

Moraleja Cangrejiana: en estos momentos no hay que quejarse por volverse viejo, es mejor aprovechar porque el mundo se acaba en 2 meses, son sólo dos meses para descualquierarse todo lo que no se descualquieró en los años que lleva de vida.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

Esperen la próxima semana especial de brujas y el 4 de noviembre la celebración del primer año de Historias de un Cangrejo.

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:


Más artículos en: Historias de un Cangrejo

7 frases que no debe decir cuando está saliendo con alguien

Encontrar el amor de la vida no es nada fácil, primero que todo es necesario comenzar por algo, y ese algo es saliendo. Salir con una persona puede durar días, meses y en el peor de los casos años, pero para poder superar esta etapa es necesario tomar en cuenta ciertos consejos antes de meter la pata diciendo lo que no se debe, porque una sola frase puede acabar con todo en un segundo. Por esto a continuación veremos 7 frases que pueden llegar a ser punto de quiebre cuando está en la etapa de conocer a una persona.

1. “Yo he salido con muchas personas”

¿Cómo? ¿Ha salido con muchas personas? O sea que esto termina siendo un juego de prueba y error, y por lo visto en este caso son muchos más los errores. Decirle a la persona con la que usted está saliendo que la lista antes de él(la) es extensa no demuestra para nada la exclusividad que tiene su vida sentimental. ¡Jamás! se le ocurra decirle esto a su prospecto de pareja, todo porque cuando uno está con alguien es porque le gusta sentirse con derechos exclusivos y reservados para el uso y beneficio propio, y no andar con alguien que ya ha tenido un extenso recorrido. La exclusividad vende, y entre más exclusivo sea usted, mejores posibilidades tendrá de cotizarse bien en el mercado.

2. “Así como aquella vez que tuve sífilis”

Bueno, esto sí es la tapa de las tapas, máxima de máximas, esta frase no deja ni la menor oportunidad para que aquella persona que la pronuncia tenga la más remota posibilidad de seguir con quien esta saliendo. Tenga mucho cuidado cuando hable de su pasado, sobre todo sí en ese pasado ha existido una venérea enredada por ahí. A nadie le gusta salir con un personaje que ha estado expuesto a este tipo de enfermedades, y mucho menos si lo anda ventilando por el mundo. Esta frase es tomada de un caso real que conocí en la universidad y la verdad me dejó tan perplejo que aún me sigue sorprendiendo.

3. “Aún vivo con mis papás” (si es mayor de 25)

La independencia de un ser humano siempre será bien valorada a la hora de conseguir pareja, por ello es mejor que si usted ya pasó los 25 años y sigue en su casa deje ese tema vetado hasta que cambie esa situación. A nadie le gusta estar saliendo con un personaje que después de viejo tiene que seguir pidiendo permiso para llegar tarde o debe estar reportándose cada dos horas con su mamita para no preocuparla. Los seres humanos libres, autónomos e independientes siempre tendrán mayores posibilidades a la hora de levantarse al amor de su vida.

4. “Lo que menos me importa es el sexo”

Si lo que menos le importa es el sexo, entonces ¿por qué mejor no se dedica a vestir santos?

Las relaciones de pareja tienen muchas arandelas, pero la principal arandela para goce de muchos y pena de otros es el sexo. Una relación sin sexo es como una montaña rusa sin subidas y bajadas, se pierde toda la diversión. Si usted en algún momento dice que el sexo es poco importante en su vida, seguramente usted también dejará de ser importante para la persona que tiene en frente. Está bien que hoy en día hemos entendido que las relaciones van más allá del aquelarre en la cama, pero sin sexo no hay nada, solo terminan siendo buenos amigos nada más.

5. “Aún estoy enamorado de mi ex”

Si usted sigue enamorado de su ex ni se le ocurra meterse en una nueva relación pero si ya se metió, jamás se le ocurra abrir la boca para decirle esto a su prospecto de pareja.

Esto se está volviendo muy recurrente, no sé si es el entorno en el que me muevo, pero cada día veo más personas que andan saliendo, ennoviadas o casadas pero siguen estando enamoradas de otros personajes. Lo peor es que además de cometer el grave error de intentar algo teniendo el corazón y la cabeza en otro lado, muchas veces cometen la bestialidad de decir algo como: “Aún estoy enamorado de mi ex, pero sé que tu eres la persona que quiero en mi vida”, sí está bien, tal vez no lo digan con estas palabras exactamente, pero lo dicen de una forma muy parecida, casi siempre camuflando lo que en realidad quieren decir.

6. “Odio a los niños, perros y/o cualquier ser vivo que no se cuide por sí solo”

Muchas personas no soportan a los niños y mucho menos a los animales, pero lo que en realidad sorprende es que estos personajes se soporten a sí mismos.

No hace mucho me topé con un caso de estos, donde me decía: “En mi apartamento están prohibidos los niños, los perros, los gatos y cualquier otro ser que pueda causar daños”, inmediatamente supe que había perdido todo tipo de interés por aquella persona. Un ser humano que no tiene la bondad, carisma y paciencia con un niño o una mascota, jamás tendrá la calidad de persona suficiente para tratar al resto de los seres humanos con dignidad.

7. “No estoy seguro de querer tener algo serio”

Si usted no está seguro de tener nada serio con alguien, entonces ¿para qué diablos está intentando salir con otra persona? Yo sé que muchos se sentirán identificados con esta frase, porque alguna vez nos hemos topado con alguien que dice no querer nada serio, pero cuando lo dicen pueden pasar dos cosas:

1. Simplemente uno deja a un lado esa persona por su falta de seriedad, o,

2. Ese personaje se convierte en un reto hasta lograr convencerlo de lo contrario.

En cualquiera de los casos, salir con una persona que no quiere nada serio es literalmente tirar el tiempo a la basura.

Moraleja Cangrejiana: si usted se está aventurando en esa peligrosa labor de conocer a alguien, tenga en cuenta antes que así como los peces, los humanos también morimos por la boca.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:


Más artículos en: Historias de un Cangrejo