No se deje amar(rar)

Entender cómo opera el cerebro de los seres humanos es una tarea muy compleja, pero es peor aún entender cómo opera esa vaina llamada corazón. – Cangrejo Pérez, Septiembre de 2012.

Es increíble ver cómo los seres humanos tenemos que estar siempre buscando amor para ser felices, creemos que solo de esa forma encontraremos ese complemento que nos hará mejores personas y ciudadanos de bien, cuando estando solos deberíamos ser lo suficiente fuertes como para ser felices sin necesidad de depender de terceros.

Pero como acá todo ese discurso valdrá tres pesos, porque igual el 100% de quienes lean este artículo seguirán en búsqueda de ese amor que llenará todos los vacíos que ni siquiera tienen, entonces mejor procedamos al tema que nos atañe en esta oportunidad, comencemos una ley cangrejiana.

Ley Cangrejiana: El amor es esa soga al cuello que todo el mundo se quiere echar pero que muy pocos resisten.

Nada mejor que comparar el amor con una soga, porque en últimas eso es lo que termina siendo, no en todos los casos, pero sí en muchos. Las personas desde el principio de los tiempos han pensado que enamorarse es amarrar la otra persona a sus designios y/o del mismo modo en sentido contrario, grave error.

Cuando uno se enamora es con el fin de buscar la felicidad y hacer la vida más fácil, no para terminarla de complicar amarrándose a las decisiones que otro  personaje venga a imponer, y es allí donde todo falla.

Es triste ver como los seres humanos nacemos libres, para posteriormente terminar subyugados ante la voluntad de otra persona; sí, subyugados, porque muchos pierden su capacidad mental para decidir y razonar,  de este modo dejan que la otra persona sea quien toma las decisiones, las riendas y la soga.

A poco ustedes no han visto a esos matrimonios que la mujer le escoge desde la camisa hasta los calzoncillos al Señor de la Casa, pues este es un ejemplo claro de lo que quiero expresar en este artículo, la codependencia que termina acabando con la singularidad de un ser humano para convertirse en una extremidad más de su pareja. En los noviazgos también se ve mucho esta situación, cuando uno de los dos termina por ceder todo su espacio para dedicarse a compartir su tiempo solamente con los amigos y familia de su pareja ¡qué mamera! Uno también debe ocuparse de sus seres queridos, no los abandone por un(a) aparecido(a) que tarde o temprano se irá sin siquiera pedir perdón por todo el tiempo que le hizo perder a su lado. 

Moraleja Cangrejiana: Los seres humanos nacemos libres, autónomos e independientes, todo sería más fácil nos convenciéramos que tener una relación no es entregar la voluntad propia al antojo de otra persona. No se deje amarrar.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:


Más artículos en: Historias de un Cangrejo

Anuncios

Es mejor no ser un superhéroe

De  pequeño siempre quise tener algún poder, el que fuera, pero tener un poder que me hiciera diferente a los demás, ese algo que me permitiera dejar de ser un humano corriente para convertirme en un superhéroe de esos que salvan el planeta. Cuando fui creciendo me di cuenta que no había sido honrado con ninguna característica sobrehumana que me hiciera extraordinario, pero después de pensar pensarlo mucho, creo que todo es mucho mejor así, ser un superhéroe sólo habría hecho la vida mucho más difícil.

Superman fue mi primera opción, un hombre de acero, que podía volar y además con la mirada podía derretir lo que se le atravesara, con una fuerza que a veces parecía no tener límites y además tenía la pinta para levantarse lo que le diera la gana. Superman se acercaba mucho a lo que quería ser, pero tenía tres problemas: 1. Lo debilitaba la Kryptonita, grave problema, porque puede ser tan de malas que la novia se compraba unos aretes de bella Kryptonita y el man quedaba sirviendo para tres cosas (para nada, para nada y para nada); 2. Este man pasó gran parte de su vida sin saber de dónde venía; 3. Su mejor amigo se convirtió en su archienemigo; no, mejor deje así, es demasiado drama para una sola vida, es mejor no ser Superman.

También fui uno de esos que no se perdía un solo capítulo de los Caballeros del Zodiaco, yo sé que muchos van a decir que los superhéroes sólo son los gringos de Marvel y DC Comics, pero para mí los Caballeros entre otros también lo eran. Con cada una de sus batallas me quería parecer más a ellos, especialmente al Fénix por sus características algo lúgubres y su modo de ser importaculista, sin leyes ni normas que lo amarraran. Lo malo es que el Fénix siempre tenía que ir a salvar a su hermanito que por demás era bien inaportante, Andrómeda con sus cadenas lo único que hacía era meterse en problemas y hacer estorbo, todos tenían que ir a salvarlo porque él solo no podía. De este modo decidí que ser el Fénix era una gran responsabilidad que me podía llevar a la muerte una y otra vez, descartado ser el Fénix.

Fue así modo decidí seguir mi búsqueda del superhéroe que quería llegar a ser, el siguiente en la lista fue Spiderman, un ser humano común que al ser picado por una araña desarrolló poderes que lo hacían andar colgado de una telaraña de lado a lado (como si con Tarzán colgando de una liana en taparrabos no hubiera sido suficiente), con agilidad y reflejos para evadir cualquier tipo de peligro, pero el único peligro que no lograba evadir era su vida, muy modesta por demás, y sufriendo siempre por su amada que también lograba meterse en problemas inauditos que llevaban al pobre Spiderman casi hasta la tumba. Este man era un buen tipo, pero le faltaba plata y el corazón lo debilitaba demasiado, así que Spiderman también había quedado eliminado de la lista, prefería una vida más acomodada y menos sufrida en el amor.

Por último y ya más grandecito llegó el Profesor Super O, un superhéroe nacional que después de caerle encima dos toneladas de camarón se llenó de vigor para combatir la ignorancia idiomática, un humano un poco más del común y menos salido de la realidad. El Profesor Super O siempre ha sido uno de mis grandes héroes, que ha luchado por mantener las buenas costumbres del idioma y sobre todo combatir la ignorancia. Pero decidí no ser este superhéroe por algunas razones: 1. El afro ya pasó de moda; 2. Tener como ayudante a una mujer que se llame la Cevichica debe causar muchas burlas entre los colegas superhéroes; 3. Tener medios de transporte como: El Submarisco,  El Bocachicoete, La Pescadocleta, La Cazualística de Mariscos, El Mariscacharro, El Aguakart, El Langostinóptero, y además un reloj llamado El Reloj Mojarra, no son para nada características de un superhéroe muy glamoroso que digamos. Descartado el Profesor Super O.

Moraleja Cangrejiana: Después de dar vueltas por estos y algunos personajes más, decidí que es mejor no ser un superhéroe, suficientes problemas tengo ya con ser un humano común y corriente como para tener que dedicarme además a salvar a la humanidad, o en su defecto a corregir las atrocidades idiomáticas de siete mil millones de seres humanos más. Mejor deje así.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:


Más artículos en: Historias de un Cangrejo

Si quiere que le caigan, cuádrese

Siempre me he preguntado por qué diablos cuando uno se cuadra le comienzan a caer más, pero vaya esté soltero, no lo voltean a mirar ni por error. Por lo anterior, en esta oportunidad analizaré las circunstancias que llevan a los seres humanos a ser más atractivos para los demás cuando se cuadran, o mejor dicho, se echan la soga al cuello.

Reflexión Cangrejiana: Las personas se la pasan buscando ese espécimen llamado ‘amor de la vida’, pero cuando creen encontrarlo, es allí cuando todo se comienza a complicar. 

Cuando usted por fin cree encontrar una media naranja es precisamente allí cuando por cuestiones del destino su sex appeal se multiplica de forma tal que comienza a ser más atractivo para el resto de seres humanos (del género opuesto, del mismo género, y/o del mismo modo en sentido contrario). Inexplicablemente cuando usted se atreve a echarse la soga al cuello es cuando comienzan a caerle como moscas, es como un postre detrás de una vitrina, como el Baloto con 100 mil millones de acumulado, como Angelina Jolie o Brad Pitt, saben que usted existe, se babean, se saborean y sobre todo lo desean tener, pero desgraciadamente, a usted ya lo amarraron.

Sí, desgraciadamente, porque es una lástima que mientras que usted anduvo soltero por el mundo nadie lo volteaba ni a insultar, un cero a la izquierda tenía más presencia en este planeta, nadie notaba que usted andaba solo y disponible para descualquierarse en todo momento y lugar, no, nadie se percataba de su necesidad de afecto y/o apareamiento.

Cuando usted estaba soltero esperaba horas y horas a que llegara una llamada, un mensaje de Whatsapp, o al menos una cadena de Blackberry Messenger para responder con un “¿Qué hay para hacer hoy?”, por más fuera de lugar que pareciera la pregunta, muchas veces usted respondía así sin importar si lo que le habían enviado era un Salmo de esos reflexivos que al final decía “Envíaselo a 20 personas en menos de diez minutos y verás cómo un milagro llegará a tu vida”; lo peor es que usted sí enviaba la cadena, pero no esperando ganarse la lotería o algo así, sino con la esperanza que alguien se apiadara y lo invitara al menos a un parche de hacerle visita a la abuela.

La vida de los solteros es dura, pero es más dura la vida de una persona que se echa la soga al cuello y le comienzan a caer en manada. Tener que aguantar la presión de recibir un sinnúmero de propuestas decentes y peor aún, las indecentes, y estar maniatado para poder tomar acciones al respecto. En este caso la arepa se voltea, porque el que ya tiene la soga al cuello, o sea el postre detrás de la vitrina, ese Baloto con acumulado de 100 millones, esa Angelina o ese Brad, es el que sufre viendo los toros desde la barrera, viendo como pasa delante suyo esa cantidad de carne fresca, y otras veces no tan fresca pero digerible, sin poder hacer nada al respecto.

Recuerdo muy bien un dicho de mi abuela: “Mijo, es que lo prohibido es lo más deseado”, seguramente esto es un dicho que ha de llevar siglos y siglos rondando, pues de allí se debió derivar uno de los mandamientos, el cual reza: “No desearás la mujer del prójimo”, lo cual tiene un efecto inverso en la mente humana, porque lo primero que hacen es echarle el ojo preciso a los que ya andan ennoviados, casados, rejuntados o domesticados.

Siempre he pensado que lo difícil enamora, pero ahora que lo pienso bien, no necesariamente es que enamore, más bien atrae, y seguramente es por esto que las personas que ya llevan un compromiso encima son más atractivas para los demás. 

Moraleja Cangrejiana: si usted anda soltero y no lo voltean ni a ver, entonces al menos páguele a alguien para que se haga pasar por su pareja, así de pronto levanta alguito; pero si al contrario, ya anda cuadrado y lo están rondando, mejor hágase de la vista gorda y échele alcanfor al colchón, no vaya a ser que la tentación sea más fuerte que usted.
Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:


Más artículos en: Historias de un Cangrejo

Menos amor, más amistad

Esta es una de las fechas más importantes del año, el Día de Amor y Amistad, que más bien se debería llamar “Día de la Gastadera de Plata sin razón”. Es increíble ver cómo se inventan cada vez nuevos días para celebrar situaciones y circunstancias que simplemente se deberían celebrar sin necesidad de tener un día especial para ello. El Día de Amor y Amistad está institucionalizado en nuestro país para que todos salgamos a comprar regalos para nuestras parejas y amigos como si el resto del año no sirviera para hacer lo mismo. 

Comencemos por un tema que me perturba, si el amor y la amistad no tienen precio, entonces ¿por qué hay que demostrar con regalos lo que uno siente por otro ser humano? No estoy de acuerdo con eso que es necesario dar algo material para poder ganarse o ratificar el sentimiento hacia una persona. Si alguien le pone precio a sus sentimientos, seguramente también le pondrá precio a sus valores, y eso está muy lejos de ser una característica virtuosa en una persona.

Es increíble ver cómo muchos buscan el regalo más suntuoso para dejar a su pareja boquiabierta ¿para ganar qué? ¿Acaso un regalo más caro hará que la otra persona se enamore más de usted? … No me respondan, en muchos casos sí será así, pero en ningún caso será amor de verdad. Nadie nunca podrá comprar amor, tal vez puede comprar cosas que se parezcan mucho a ello, pero amor de verdad, no señores, eso no se comprará jamás.

Pero en un día como este, en donde el comercio y la sociedad prácticamente obligan a demostrar el amor con un presente es casi inevitable hacerlo. 

Veamos ahora el tema de la amistad. A los amigos uno les da un abrazo y quedan contentos, les hace un chiste y ellos sienten que realmente los quieren, a veces hasta con un patadón o una broma ellos quedan felices. La amistad se demuestra con cosas que no tienen ningún valor material, con cosas que por más fuera de tono y contexto siempre harán que su amigo, si es amigo de verdad, se sienta querido.

Muchas personas hoy en día creen que el amor debe ser correspondido de una forma material, pero lo material no es lo que llena el espíritu. El espíritu se llena a punta de esas cosas que no se ven pero que están llenas todo.

Moraleja Cangrejiana: Por todo lo anterior es mejor tener más amistad y menos amor, porque si el amor se debe demostrar con cuestiones materiales entonces no es amor. Si usted está enamorado o se piensa enamorar hágalo de alguien que antes que su pareja sea su amigo, porque solo los amigos sabrán entender sus muestras de afecto sin necesidad que vengan empacadas con un gran moño y una gran tarjeta.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Facebook: @CangrejoPerez