A las mujeres no nos gustan los bobos – por Soltérica

A partir de hoy en Historias de un Cangrejo invitaré a varias personas a que escriban en este blog. La primera invitada es Soltérica quien es la bloguera más leída de Alomujeres.com y a la vez es una de mis favoritas, debido a que tiene una forma muy divertida y particular de describir las situaciones que día a día pasan en la vida de una mujer. En esta ocasión Soltérica hizo un cover del artículo “A las mujeres no les gustan los hombres buenos, prefieren rehabilitar gamines” que es uno de los más leídos de este blog. Por todo lo anterior los dejo a continuación con el artículo de Soltérica.

Quería hacer una especial de cover de la entrada que hablaba de por qué las mujeres prefieren rehabilitar gamines que salir con tipos buenos, pero la verdad es que después de leerla varias veces y de intentar darle una vuelta para explicar qué nos gusta a las mujeres, llegué a la conclusión que eso es imposible. Si yo supiera qué quieren todas las mujeres del mundo no estaría acá sentada frente a mi computador mientras España se paraliza porque juega el Barça contra el Real Madrid. Estaría gastándome los millones ganados por haber escrito un libro con la formula mágica a los problemas amorosos del mundo.

A mi me da risa que los tipos se quejen que las mujeres siempre ignoramos al que es bueno. Debería indignarme, pero la verdad es que me da risa. Me parece una excusa barata para echarle la culpa a la naturaleza femenina de un levante fallido. Salvo que quien lo diga tenga 16 años. Ahí sí tengo que reconocerles que las mujeres tenemos el radar pifiado. Una mezcla de hormonas locas y películas gringas, sumadas a la insensatez que define la adolescencia, hace que a las mujeres a esa edad nos encanten los tipos que no saben que existimos, o que sabiéndolo prefieren tratarnos como a un saco de boxeo.

Pero eventualmente maduramos. O no necesariamente, pero nos aburrimos de comer mierda. Y entonces reajustamos el radar. Y dejan de gustarnos los tipos malos, porque nos damos cuenta que no tienen nada de romántico, ni de meritorio, ni de divertido. Empezamos a usar nuestro instinto maternal y nuestra naturaleza redentora para rescatar perritos o gaticos o pajaritos y no para criar novios, que para eso ya tendremos hijos. 

10 años después se encuentra uno con el tipo malo que le robó el corazón en la adolescencia y lo ve idéntico, lo cual equivale a decir patético. Porque el que en 10 años no ha evolucionado es un perdedor. Entonces nos reímos de nosotras mismas, por haber estado tragadas de semejante esperpento, pero sobre todo, nos reímos de él, por bobo.

Y es que entiendan señores, a las mujeres no nos gustan los bobos. Qué significa ser bobo, ya es otro tema y como todo, es relativo. Y aunque es obvio que la definición puede variar según la persona, la época de la vida, la presión atmosférica o el ciclo lunar, también es cierto que hay cosas que no le gustan a nadie.

A ninguna mujer le gustan los tipos sin carácter, por más bien educados que sean. Un tipo que nos lleva, nos trae, nos recoge, nos abre la puerta del carro, es trabajador, es juicioso, pero es soso… es soso. No hay ningún acto de caballerosidad en el mundo que nos haga pensar diferente.

A ninguna mujer le gustan los tipos bobos. Un tipo que es churro, inteligente, divertido pero está demasiado preocupado por lo que piensan sus amigos o su mamá o su exnovia…es bobo. Y no hay nada que hacer.

Ahora, si uno encuentra un tipo que tiene personalidad y es churro y no está enamorado de su reflejo en el espejo, y además resulta que le abre la puerta del carro y es responsable, pues estupendo. Pero ya todas hemos vivido lo suficiente para saber que tanta felicidad no existe y que el niño Dios son los papás (ups, ¿le dañé la sorpresa a alguien?). Así que nos la pasamos en ruedas de negocios con nosotras mismas viendo si sacrificamos inteligencia por sentido del humor, o romanticismo por estabilidad emocional, o buen sexo por buena conversación. 

Pero les aseguro, nunca sacrificamos a un tipo que es bueno simplemente porque lo es. Todo lo contrario, obviamos muchas cosas que no nos gustan porque queremos un tipo bueno y estamos convencidas de merecerlo. Pero como dije antes, después de la adolescencia se supera ese complejo de mártir, y aguantar babosos es muy, pero muy aburridor.

¿Ustedes son tipos buenos y una vieja que los dejó les dijo que era por eso? Les paso un dato: estaba siendo educada. Seguramente no quiso decirles que tienen mal aliento, que son mal polvo, que son sosos, aburridos, bobos o brutos. Les dijo que son buenos porque sabía que no le iban a contestar nada y era la forma más rápida de terminar la conversación.

Si de verdad están convencidos que son muy buenos, yo sugiero amablemente que se dediquen a trabajar sus otras cualidades, que lean, que aprendan a divertirse, a relajarse, que practiquen la caballerosidad, que vayan al gimnasio, que sean buenos con sus familias, que trabajen, que se pongan metas y las cumplan, y por amor al sagrado Corazón, dejen de darse palmaditas en la espalda los unos a los otros compadeciéndose de sí mismos por ser tan buenos. ¡Bobos!

En Twitter: @Solterica

Más artículos de Soltérica en: http://www.alomujeres.com/blogs/vdlrvmm


Cangrejo Pérez en redes sociales y algunos articulitos más.

En Twitter – @CangrejoPerez



Artículos del Cangrejo:

Anuncios

9 thoughts on “A las mujeres no nos gustan los bobos – por Soltérica

  1. La argumentación de la autora de esta entrada parte de una falacia: que las decisiones que toman las mujeres no adolescentes (la autora parece creer que dejar la adolescencia implica necesariamente convertirse en un se completamente racional) sobre si quieren estar o no con alguien son racionales, tienen una causa y una explicación lógica. La realidad muestra que eso no siempre es así. Otra cosa diferente es lo que hacen muchas mujeres -incluyendo a “Soltérica” con este texto-, que es racionalizar las decisiones que han tomado, buscando argumentos para lo que ellas mismas no entienden, para conductas que son solo instintivas, irracionales. Los casos que cita la autora (de mujeres que dejan a sus parejas por ser “bobos”, “sosos”, etc.) se pueden resumir en esto: se cansaron de sus parejas porque creían que pueden encontrar algo “mejor”. Es decir, lo “bobo” o “soso” del hombre muchas veces es algo que está en la mente de su pareja, no necesariamente es algo que él sea en sí mismo, sino una forma de justificar el aburrimiento de la otra, que simplemente se cansó de él como puede cansarse de su anterior modelo de IPhone. Conozco algunos casos de personas (hombres y mujeres) que han dejado a su pareja simplemente porque se aburrieron -y sin embargo encontraban muy buenas razones para decir que su pareja era una “mamera”-; y muchas veces después de un tiempo estaban arrepentidos de haber actuado de esa forma caprichosa. De todos modos el escrito de “soltérica” es interesante porque es un ejemplo de cómo al ir desapareciendo ciertas construcciones sociales que daban sentido a las relaciones de pareja, lo único que queda es el capricho, el placer por el placer mismo sin ninguna implicación o sentido de trascendencia (esto no es ni bueno ni malo, sólo es un reflejo de la sociedad actual), por más que se le quieran encontrar argumentos a esta forma de vivir la vida.
    En fin, este artículo muestra como tantos otros que lo que se escribe sobre las “relaciones”, “el amor”, etc. en su mayoría son tonterías escritas por personas que ni siquiera entienden sus propias emociones.

    Me gusta

  2. resumamos esto, la verdad no importa si usted es bobo, sonso, bruto,o aburridor,mal catre, jarto o hasta sucio (cuento barato de las mujeres que se hacen las descentes y dignas como la autora del blog). ya que para esta mujer y todas las demas mujeres del mundo (menos su mama y mi mama) si usted es dueño de unas buenas cuentas bancarias y una billetera llena plata y tarjetas, usted para ellas automaticamente termina siendo el mejor partido del mundo.

    Me gusta

  3. Cada quien acomoda las cosas a su gusto, porque ser bobo puede tener muchas interpretaciones como eso de no tener caracter, y no tener caracter significa someterse a los caprichos de una mujer y no tener el caracter de dejarla porque creemos que no vamos a encontrar algo mejor. Pero demosle algunos puntos a la autora ya que ella habla algo parecido pero a lo acomoda a su beneficio.

    Me gusta

  4. Prefiero no tratarlas mal asi me tilden de bobo. Aunque pienso que la boba es la que se va lejos de un hombre bueno. Al final, ellas son las que pierden, porque el bobo algún día encuentra la que se merecía como mujer. La mujer que ve al hombre como un bobo generalmente es una mujer inestable, que no sabe lo que quiere y que le gusta estar calentandole el oido a uno y a otro. Al final, encuentran su media naranja, un hombre que las grita, que les pega, que las maltrata, y que justifica su actuar porque tiene plata. Por eso se aguantan al que no es bobo, porque tiene dinero para darles. Al final se quedan como solterica, escribiendo en un blog. Quien entiende a las mujeres……..?…..nadie.

    Me gusta

  5. Creo que muchos “hombres buenos” se sintieron aludidos de acuerdo a los comentarios…jajajaja. Personalmente, me reí y efectivamente alguna vez me he visto en esa situación…será bañarme.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s