El buen sexo como la buena ortografía, enamoran

El amor es eso que pasa mientras la capacidad racional disminuye, es claro, pero evitar enamorarse es una labor que muy pocos pueden o están dispuestos a llevar a cabo. Dentro del proceso de enamoramiento existen ciertas circunstancias y/o habilidades que hacen que ese proceso se acelere o se atrase de una forma considerable, es el caso del sexo y la ortografía. En esta oportunidad veremos la forma cómo estas dos situaciones y/o características pueden llegar a tener un gran efecto dentro de las relaciones, sobre todo las de pareja. Los dejo con estas nuevas teorías que salen de lo que he podido observar desde lo más profundo del mar.

Ser buen catre y tener buena ortografía al mismo tiempo pueden llegar a ser dos características que hagan que una persona pase de ser una simple cita para convertirse en el amor de su vida. ¿Que estoy loco? Sí, ya lo sé, pero si se ponen a pensar a fondo, se darán cuenta que alguna vez se habrán enamorado de alguien porque tiene alguna de estas características o ambas.

Comencemos por la parte fácil, el buen sexo enamora, sí, enamora, o en el peor de los casos encoña. Nada mejor que tener una persona al lado con la cual existe la química suficiente como para poder hacer de la cama una completa obra de arte. Pero conseguir en alguien buen sexo no es tan fácil como parece, los buenos catres no proliferan. 

Pero por otro lado, un buen catre puede asegurar buen sexo, pero tal vez no asegure amor. Para que el buen sexo se convierta en enamoramiento debe existir química, pero la química es algo que rara vez se da entre dos seres humanos; bueno, después de todo este enredo mejor definamos una ley cangrejiana de esas que hace varios artículos tenemos olvidadas.

Ley Cangrejiana: En muchos casos el buen sexo puede enamorar o en el peor de los casos puede encoñar, pero todas las veces se debe disfrutar.

Muchos seres humanos se pasan toda su vida buscando una y otra vez alguien con quién comprenderse en el aspecto sexual, pero también hay otros que se pasan la vida buscando alguien con quién comprenderse en el aspecto textual. Es así como la ortografía entra a ser una parte fundamental en la carta de presentación de cualquier persona ante la sociedad y también ante su posible futura pareja. 

No nos digamos bobadas, un personaje con mala ortografía deja mucho que desear. Si a usted le envían el siguiente mensaje ¿qué pensaría?

“¡Olap! kería desirte ke te he pensado muxo grasias por aparecer en mi vida y ser la lus de mis ojos. cada dia abrá una rasón + para ser felis y esa eres tu. te amo.” att. El último error de tu vida. (Este es un mensaje real del cual no puedo hacer público el nombre del autor debido a que me puedo meter en líos, por ello cambié el apodo del remitente).

Sí, ‘El último error de tu vida’ porque de seguro jamás volverá a meterse con alguien que sea capaz de escribir como un mandril.

A continuación lo que yo haría si recibo este mensaje:

1. Cambio de ciudad.

2. Cambio mi número telefónico.

3. Bloqueo ese contacto en mi nuevo teléfono (por si las moscas).

4. Jamás vuelvo al lugar en donde conocí a esa persona.

5. Me uno a una ONG que luche por la alfabetización de la humanidad.

6. Doy gracias a mis padres y profesores por la educación que me dieron.

7. Me invento un test de inteligencia para aplicárselo a las siguientes personas que lleguen a mi vida.

Dejando a un lado mi exacerbada reacción ante semejante esperpento de mensaje, la ortografía deja ver en gran parte el nivel de educación de una persona, pero hay muchos a los que eso poco o nada les importa, pero créanme, la mayoría de personas se fijan en este aspecto, y puede ser un filtro definitivo para dejar fuera de juego a algún prospecto de pareja.

La ortografía es algo así como esa habilidad que se puede ver y evaluar más allá del físico. Puede que usted tenga una cara bonita o un buen cuerpo, pero de eso solo se enamoran los ojos; la persona se enamora de lo que realmente es, y si usted es un cúmulo de errores ortográficos, entonces ¿adivine? Usted solo será un error más en la vida de ese otro personaje.

Aquellos que se dejan llevar por lo fácil a la hora de escribir o a la hora de tener sexo también llevan las de perder. Hacer las cosas con apuros lo único que deja es cansancio, a nadie le gusta tener sexo con la rapidez que un gallo pisa a la gallina, así como a nadie le gusta recibir un mensaje que por ser escrito a la carrera llega lleno de errores y horrores ortográficos. Si a usted realmente le interesa la otra persona tómese su tiempo para hacerle ver las estrellas en la cama, y también tómese su tiempo para escribirle de una forma decente.

Moraleja Cangrejiana: las abreviaturas no son buenas en la ortografía y tampoco en el sexo; cuando usted abrevia una palabra hace que la frase pierda importancia, y cuando abrevia un polvo hace que su pareja le pierda importancia a usted. Las mejores historias se escriben en la cama, tómese su tiempo para escribirlas bien.
Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

En Twitter – @CangrejoPerez




Artículos del Cangrejo:

Anuncios

A las mujeres no nos gustan los bobos – por Soltérica

A partir de hoy en Historias de un Cangrejo invitaré a varias personas a que escriban en este blog. La primera invitada es Soltérica quien es la bloguera más leída de Alomujeres.com y a la vez es una de mis favoritas, debido a que tiene una forma muy divertida y particular de describir las situaciones que día a día pasan en la vida de una mujer. En esta ocasión Soltérica hizo un cover del artículo “A las mujeres no les gustan los hombres buenos, prefieren rehabilitar gamines” que es uno de los más leídos de este blog. Por todo lo anterior los dejo a continuación con el artículo de Soltérica.

Quería hacer una especial de cover de la entrada que hablaba de por qué las mujeres prefieren rehabilitar gamines que salir con tipos buenos, pero la verdad es que después de leerla varias veces y de intentar darle una vuelta para explicar qué nos gusta a las mujeres, llegué a la conclusión que eso es imposible. Si yo supiera qué quieren todas las mujeres del mundo no estaría acá sentada frente a mi computador mientras España se paraliza porque juega el Barça contra el Real Madrid. Estaría gastándome los millones ganados por haber escrito un libro con la formula mágica a los problemas amorosos del mundo.

A mi me da risa que los tipos se quejen que las mujeres siempre ignoramos al que es bueno. Debería indignarme, pero la verdad es que me da risa. Me parece una excusa barata para echarle la culpa a la naturaleza femenina de un levante fallido. Salvo que quien lo diga tenga 16 años. Ahí sí tengo que reconocerles que las mujeres tenemos el radar pifiado. Una mezcla de hormonas locas y películas gringas, sumadas a la insensatez que define la adolescencia, hace que a las mujeres a esa edad nos encanten los tipos que no saben que existimos, o que sabiéndolo prefieren tratarnos como a un saco de boxeo.

Pero eventualmente maduramos. O no necesariamente, pero nos aburrimos de comer mierda. Y entonces reajustamos el radar. Y dejan de gustarnos los tipos malos, porque nos damos cuenta que no tienen nada de romántico, ni de meritorio, ni de divertido. Empezamos a usar nuestro instinto maternal y nuestra naturaleza redentora para rescatar perritos o gaticos o pajaritos y no para criar novios, que para eso ya tendremos hijos. 

10 años después se encuentra uno con el tipo malo que le robó el corazón en la adolescencia y lo ve idéntico, lo cual equivale a decir patético. Porque el que en 10 años no ha evolucionado es un perdedor. Entonces nos reímos de nosotras mismas, por haber estado tragadas de semejante esperpento, pero sobre todo, nos reímos de él, por bobo.

Y es que entiendan señores, a las mujeres no nos gustan los bobos. Qué significa ser bobo, ya es otro tema y como todo, es relativo. Y aunque es obvio que la definición puede variar según la persona, la época de la vida, la presión atmosférica o el ciclo lunar, también es cierto que hay cosas que no le gustan a nadie.

A ninguna mujer le gustan los tipos sin carácter, por más bien educados que sean. Un tipo que nos lleva, nos trae, nos recoge, nos abre la puerta del carro, es trabajador, es juicioso, pero es soso… es soso. No hay ningún acto de caballerosidad en el mundo que nos haga pensar diferente.

A ninguna mujer le gustan los tipos bobos. Un tipo que es churro, inteligente, divertido pero está demasiado preocupado por lo que piensan sus amigos o su mamá o su exnovia…es bobo. Y no hay nada que hacer.

Ahora, si uno encuentra un tipo que tiene personalidad y es churro y no está enamorado de su reflejo en el espejo, y además resulta que le abre la puerta del carro y es responsable, pues estupendo. Pero ya todas hemos vivido lo suficiente para saber que tanta felicidad no existe y que el niño Dios son los papás (ups, ¿le dañé la sorpresa a alguien?). Así que nos la pasamos en ruedas de negocios con nosotras mismas viendo si sacrificamos inteligencia por sentido del humor, o romanticismo por estabilidad emocional, o buen sexo por buena conversación. 

Pero les aseguro, nunca sacrificamos a un tipo que es bueno simplemente porque lo es. Todo lo contrario, obviamos muchas cosas que no nos gustan porque queremos un tipo bueno y estamos convencidas de merecerlo. Pero como dije antes, después de la adolescencia se supera ese complejo de mártir, y aguantar babosos es muy, pero muy aburridor.

¿Ustedes son tipos buenos y una vieja que los dejó les dijo que era por eso? Les paso un dato: estaba siendo educada. Seguramente no quiso decirles que tienen mal aliento, que son mal polvo, que son sosos, aburridos, bobos o brutos. Les dijo que son buenos porque sabía que no le iban a contestar nada y era la forma más rápida de terminar la conversación.

Si de verdad están convencidos que son muy buenos, yo sugiero amablemente que se dediquen a trabajar sus otras cualidades, que lean, que aprendan a divertirse, a relajarse, que practiquen la caballerosidad, que vayan al gimnasio, que sean buenos con sus familias, que trabajen, que se pongan metas y las cumplan, y por amor al sagrado Corazón, dejen de darse palmaditas en la espalda los unos a los otros compadeciéndose de sí mismos por ser tan buenos. ¡Bobos!

En Twitter: @Solterica

Más artículos de Soltérica en: http://www.alomujeres.com/blogs/vdlrvmm


Cangrejo Pérez en redes sociales y algunos articulitos más.

En Twitter – @CangrejoPerez



Artículos del Cangrejo:

40 formas descabelladas de gastarse el Baloto

Luego de pedir a los lectores de Historias de un Cangrejo que escribieran acerca de la forma más descabellada de gastarse el Baloto en caso que se lo ganaran, se encontraron algunas respuestas muy divertidas y creativas. A continuación una recopilación de las formas más ilógicas de gastarse esa platica.

1. Haría que todos los lunes fueran festivos. – Óscar

2. Haría que me borraran todos los recuerdos de mi ex, buenos y malos sin arrepentimientos para comenzar a disfrutar de la soltería como la primera fortuna antes del dinero. – @jeff_rodriguezm

3. Soy tan solidaria que se los regalo a Victoria Beckham para que se los gaste en zapatos… mientras tanto yo le cuido a su Sr. Esposo. – Vicky

4. En vista de los cambios climáticos mandaría a crear una replica del arca de Noé, adicionándole bar, cancha de baloncesto y una bodega repleta de Vodka para que no me haga falta. – @4nd3rs50n

5. Cuando me gane el baloto (nótese el optimismo) compro la casa estudio y encierro a Uribe a pelear con Manuela y Mateo. Claro que corro el riesgo de que por cada protagonista eliminado me metan a dos uribistas, y sin darme cuenta le cambien el nombre a Protagonistas del Puro Centro Democrático. Oscar Mendoza. – @oscarsub 

6. Le regalaría la Luna a mi Ex para que se largara a vivir allá. – Cangrejo Fritanga

7. Regalaría un curso de ortografía online para mis amigos de Facebook y Twitter. También gran cantidad de lavadoras, a los necesitados. Para lo del lavado de activos. ¡Ah!, y vuelvo a jugar el Baloto. – @FumadorActivo

8. Me haría una súper cirugía, compraría un Porsche rojo convertible y un portafolio lleno de dinero me tomaría una foto y haría una valla con ella frente a la oficina de mi ex con la frase: “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. – @marirec

9. Haría lo siguiente:

a. Beneficio personal: Compraría el Burj Khalifa y pondría en la cima una imagen de Nelson con su clásico HA-HA.
b. Beneficio para las generaciones venideras: Empacaría a Barney, los Teletubies, Bananas en Pijama, [Inserte aquí su inanimado animado que odie] y los enviaría en un cohete a Plutón. – Ivy

10. Compro una isla y la uso solo para ir a rumbear los fines de semana. Condiciones: solo entra gente bonita y ropa prohibida. Contrato a París Hilton y a Lindsay Lohan como meseras. – @CarlosRuge

11. Legalizaría la poligamia sin compromiso alguno. – @jeff_rodriguezm

12. Invertiría todo ese dinero en un antídoto contra la infidelidad y hago que la NASA haga un burdel o casa de citas en otros planetas con mujeres extraterrestres para que los infieles se vayan allá a saciar su sed de placer, totalmente gratis. El fin: todos mueren, esas mujeres son insaciables. – Tatarojas

13. Crearía o compraría una productora de films al mejor estilo hollywoodense y haría una saga de películas de los 60, 70, 80, 90 y actual sobre historias colombianas tipo “Colombian Dreams” y contrataría a los mejores productores y actores, y también haría el mejor reality transnacional como Amazing Race pero porno.  – Orlando

14. Compraría la empresa que hace el sorteo para que nadie más se lo volviera a ganar. – Andrés García.

15. Le daría la vuelta al mundo, antes de que se acabe el 21 de diciembre, pero lo haría al mejor estilo “UP” en una casa elevada por globos de mil colores, con cámara en mano y pilas cargadas de sobra, para regresar dos días antes del momento final mostrar mi hazaña y así morir como el “Último Fotógrafo del Mundo”. He dicho. – Karlos Okampo

16. Me compraría un avión con todos los juguetes para que me lleve a recorrer las siete maravillas del mundo con mis mejores amigos, rematando en las Vegas de despelote. – La negra.

17. Compraría una Isla virgen con todos los lujos o necesidad que puedo tener. Le diría a Hugh Hefner que trajera sus conejitas y hacer maravilla con ellas y en la Isla (rumba, sexo y alcohol) y de paso clonaría a Elvis Presley. – Carlos

18. Pagaría para hacer la mayor investigación y el desarrollo para crear la tele transportación al mejor estilo de “Jumpers” para poder escaparme de las cosas que no me gustan y evitarme después las consecuencias porque volvería cada rato para que me vean y así hacer varias cosas que me gustan a la vez. – @effy

19. Ampliaría las calles y avenidas de Bogotá y evitar los “pequeños” trancones capitalinos. Avanzando un poco crearía o inventaría un carro anti huecos. ¿Cómo? ¿Cuál? ¿Qué? ¡Aún no sé! Lo más complejo, mi tesis de grado la haría sobre la movilidad vehicular capitalina – @carlosandram

20. Crearía una reforma para implantar el derecho a la segunda virginidad. – @FumadorActivo

21. Si me ganara el baloto que no compro, iría a cada feria buena que tiene Colombia tomando mucha cerveza y el guaro de cada región eso si con una buena compañía y como terminaría mucho mas gorda por tanta caloría la lipo si me alcanza. – Lucía

22. Haría una clínica para la Salud Mental en las principales ciudades del país, donde los psicólogos y psiquiatras principalmente deben ser esquizofrénicos o psicóticos. Se llamará: “La locura lo cura”. – Tatarojas

23. Me compraría un submarino de colores, e iría a buscar a Cangrejo Pérez en lo más profundo del mar. – Yuly

24. Pagaría un viaje al espacio exterior y le daría la vuelta alrededor de la Tierra desnudo. – Luis Fer Henao.

25. Haría un edición especial de Coca-Cola con mi foto en su envase. – Luis Fer Henao.

26. Construyo un parque de diversiones Gigantesco en Villamaría Caldas para que por fin figure en el mapa de Google. – Luis Fer Henao.

27. Primero me compro un edificio, le monto helipuerto en la terraza, en un piso le monto a esa vaina jacuzzis, otro que sea prohibido el ingreso de menores de edad, una piscina de bolas con deslizaderos, unos 55 restaurantes internacionales. – JuanDavidSanchez

28. Contrataría a todo el elenco de Jersey shore para que se mezclara con los de Protagonistas de Nuestra Tele en una casa estudio con sin licor, sin gimnasio, sin bronceado tan solo para ver que pasaría. – @jeff_rodriguezm

29. A mi me invade una duda, si me lo ganara este sábado, podría comprar al América de Cali e intentar regresarlo a sus épocas de gloria. O mejor dejo que se siga acumulando unos cuántos meses o años. – Natalia

30. Construyo un zoológico para meter a todos los de Protagonistas de Nuestra Tele. – Cangrejo Fritanga

31. Invierto toda la plata en métodos para secuestrar a Cangrejo Pérez y que jamás lo encuentren. – Eliana

32. Pagaría por tener mi propia Banda de Rock, sí, y así no tenga la voz de Cabas ni la pinta de Juanes también pagaría para que fueran a mis conciertos y contrataría mi propio club de fans. – Coco Life

33. Lo gasto en mensajes para RCN, con tal de que se acabe ya Protagonistas de Nuestra Tele. Yale Cárdenas

34. Pago para tener una cena con Shakira y así enseñarle el himno nacional. – Yale Cárdenas

35. Si me lo gano ayudo a mis amigos pobres, ¡momento son muchos! ¡Mejor le doy la vuelta al mundo! – @marcivanp

36. Compraría la Muralla China y un par de motos, y me iría con mi partner de teatro a hacer piques y carreras. – Yuly  Roid 

37. Hago un reality de verdad verdad para los que odian los realities donde nadie vote y con un jurado de otro país, para que dejen de hablar tanta damier. – tata 

38. Contrataría un Jeque para que me enseñe cómo gastar el dinero y que parezca que estoy haciendo una inversión rentable… – Ivy

39. Compraría todos los medios de comunicación, haría que todo el país me amara y entonces sería Presidente (posiblemente dictador) – @Dannielyyo

40. Desarrollar una maquina del tiempo que me transporte 20 años atrás, presenciar la despedida de “Xuxa” y por supuesto llorar como si no existiera un mañana. – @Pip3Giraldo

Recopilando desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

Si me dejas, me mato

La manipulación y el chantaje son dos armas poderosas pero muy bajas que utilizan ciertas personas para lograr lo que quieren. Dentro del gran conjunto de situaciones en las que se pueden presentar estos dos tipos de maniobras se encuentran las relaciones amorosas, en las que en muchos casos una de las partes (regularmente no muy cuerda), utiliza este tipo de artimañas para retener a su pareja.

Comencemos como debe ser en este caso, por el final. Cuando una relación de pareja está llegando a su fin es muy difícil para las dos personas aceptar esta situación. Casi siempre las pinceladas finales concluyen en constantes peleas, reclamos, agravios, y un sinnúmero de actos poco agradables que hacen que en últimas se tome la decisión de romper definitivamente.

Pero como algunos seres humanos tienen más tornillos sueltos que otros; en casos como este, donde la ruptura es inminente, estos locos sacan algunos ases bajo la manga para impedir que todo se acabe. Estos personajes son aquellos del “todo vale” con tal de mantener o mejor dicho, retener a la otra persona, y como para ellos los límites no existen, entonces recurren a las artimañas más bajas para chantajear a la otra persona y hacer que se mantenga a su lado a toda costa.

Pero no nos digamos mentiras, cuando existe un apego muy fuerte por la otra persona, uno quiere hacer todo lo posible por no separarse de ella, pero hay que tener en cuenta ciertos límites, para no pasar del amor a la locura.

Muchos piensan que amenazar a su pareja con hacer daño (físico o psicológico) a sí mismos o a terceros puede ser una forma efectiva para que las cosas no se acaben; y sí, tienen razón, es una forma muy efectiva, pero por demás muy baja, y sobre todo es baja porque arrastra la dignidad de quien amenaza dejándolo al nivel de un delincuente.

Cuando una relación llega a su fin hay que aceptarlo con decoro, con dolor, con lágrimas, con sufrimiento, pero hay que aceptarlo. Retener a otra persona que simplemente ya no quiere estar con usted solo causará que esa persona  pase del amor al odio en menos de lo que canta un gallo.

No hay nada peor que al final de una relación usted se dé cuenta que su pareja era simplemente la fachada de un loco que llevaba adentro, de una persona totalmente diferente a lo que conoció durante meses o años, que simplemente siempre estuvo con alguien a quien ahora desconoce. 

Es entendible que las relaciones humanas, y sobre todo las amorosas sean complicadas, pero que lo sean no significa que deban ser llevadas a extremos. Los seres humanos somos libres, autónomos e independientes, y cuando se coarta alguna de las anteriores, es ahí cuando todo está perdido.

Moraleja Cangrejiana: El final de cualquier tipo de relación humana debe ser tomado para aprender, no para destruir, es ahí cuando todo falla.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

Amigos con derechos

Las relaciones humanas son tan complicadas como inentendibles, de esta misma forma lo es el concepto de amigos con derechos tan antiguo como difícil de definir. Pero como acá estamos para hacer lo que pocos se atreven, entonces vamos a ver a continuación de qué diablos se trata eso de los amigos con derechos y qué tan bueno o malo puede llegar a ser. 

El concepto de amigos con derechos ha hecho carrera durante años, décadas y seguramente hasta siglos, pero pocos se atreven a reconocer públicamente cuando se encuentran en este estado. Lo anterior tal vez debido a que no es nada fácil aceptar lo que se ve ante los ojos de los demás como una simple amistad puede llegar hasta la cama.

Bueno, pero entremos ya de fondo al tema, el principal problema que tienen los amigos con derechos es el no tener ningún compromiso de por medio, y al no existir este, claramente tampoco existen los cachos. Esta es una gran ventaja a la hora de tener una relación, pues al no existir cachos tampoco existen preocupaciones por fidelidad. 

Aunque tampoco todo es que sea tan fácil, que no exista una relación oficial no significa que no duela. ¿Qué quiero decir con lo anterior? Lo que quiero decir es que si una persona anda teniendo amoríos así sean solo de cama, pues no es tan fácil andar por la vida sin importar si el otro personaje se anda o no besando o acostando con otros seres humanos.

A veces me sorprende ver cómo muchas personas dicen tener relaciones abiertas, sin complicaciones, sin necesidad de fidelidad, pero la verdad no creo que eso sea tan real, o por lo menos no lo es para alguna de las dos partes. He visto llorar a más de una y más de uno porque ese personaje con el que se estaban acostando “sin compromiso”, ahora tenía otra persona con la cual estaba teniendo amoríos. Lo único que atino a decirles a estas personas es: “¿Y acaso usted no que no sentía nada por él(la)?” ¡Patrañas! Es muy difícil que una persona se deje llevar solo por el placer sin enredar sentimientos en el proceso.

De esta forma los amigos con derechos se presentan como una forma fácil de llevar una relación abierta sin necesidad de involucrarse en un compromiso serio, es la posibilidad de obtener los beneficios que le daría tener una relación de pareja sin necesidad de enredarse la vida. 

PERO ¿Qué pasa cuando una persona que se encuentra en un enredo de estos llamados “amigos con derechos” comienza a tomarse más en serio las cosas? Pues obvio: ¡LA CAGA!

Estar en una relación de este tipo y creer que se tienen más derechos de los que existen más allá de la cama es el peor error que se puede cometer, jamás una persona que se encuentre en esta situación tiene ni debe porqué exigir compromiso, fidelidad, tiempo y/o detalles que estén por fuera de las cuatro paredes de la habitación. 

Por otro lado, retener y amordazar los sentimientos es casi imposible para los seres humanos, entonces los amigos con derechos se van convirtiendo en los “casi novios con derechos” a celar, molestar, exigir, y demás situaciones propias de un noviazgo. Pero como este no es el propósito de este tipo de relaciones, entonces aparecen dos roles: el que se enamora (que regularmente es el que pierde) y el que no le importa (que nunca se enamoró ni quiere compromiso).

Moraleja Cangrejiana: llevar una relación de amigos con derechos es como jugar con candela, usted nunca sabrá hasta dónde llegar sin salir herido.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.