El amor engorda

Una fiel lectora de “Historias de un Cangrejo” me envió esta semana un artículo que habla acerca de un estudio que demuestra que estar enamorado engorda, teoría muy interesante. Aunque pienso que no se necesita un estudio para llegar a esa conclusión, pero como siempre hay desocupados para todo… Ahora yo me atrevo a corroborarlo.
 
Los primeros kilitos del amor
 
Siempre he pensado que eso de comer es una cuestión muy social. Cuando uno sale a cenar, almorzar o desayunar con un grupo de personas es porque tienen situaciones que compartir, historias que contar o negocios que cerrar; pero el problema es cuando esa comida es para algo que va más allá, porque el único negocio que se pretende cerrar es ése negocio del amor.
 
La primera vez que uno sale a comer con la persona que le gusta es un punto de partida o de quiebre. Hay cientos de detalles que aunque ustedes no lo crean hacen parte del juicio que está realizando la otra persona de uno, y que va desde la forma en que toma los cubiertos hasta la forma en que paga o no la cuenta.
 
Pero volvamos al tema que nos concierne, la comida. En la primera cita uno ya puede vislumbrar cómo le va a ir en la relación. Si pide un plato caro, aténgase, porque además de engordar lo va a dejar sin plata. Si pide un plato más bien barato, es porque se está haciendo pasar por humilde y quiere dar buena imagen (¡peligro! Puede ser peor que si hubiera pedido un plato caro). Pero lo peor es cuando piden un plato pequeño y al final le pide a usted un poquito del suyo, es lo peor; si quieren comer que pidan lo suficiente para quedar satisfechos(as) pero que no le estén pidiendo del plato de uno, eso sí que saca la rabia (¡aquí sí salgan corriendo!).
 
Casi siempre el amor comienza con una salida a comer, entonces ¿cómo pretenden que el amor no engorde, si lo primero que hacen juntos es tragar?
 
Cuando la barriga pasa a ser sinónimo de ‘buena vida’
 
No sé a quién diablos se le ocurrió eso de decir que la barriga es sinónimo de ser ‘buena vida’, al que se le ocurrió eso de seguro era un gordo bonachón que no tenía otra forma más de justificar su injustificable panza. Si la panza es sinónimo de tener una buena vida es como decir que los infartos son sinónimo de salud, ¡no señores! La panza es sinónimo de tragar mucho y de una vida sedentaria, así que eso está muy lejos de que su vida sea buena. 
 
Pero como las mujeres se inventaron ese lindo refrán que dice “a los hombres se les conquista por la barriga” entonces de esa forma justifican que sus maridos tengan una gran panza que denota lo bien alimentados que los tienen. Pero la verdad es que es una estrategia de ellas para que sus hombres se vuelvan poco apetecibles en el mercado y las otras mujeres no los volteen a mirar. Señores: esto es un complot de las mujeres y todos estamos cayendo en su trampa.
 
No sólo el amor de pareja engorda, el de la mamá también
 
Para cerrar este artículo no podía dejar pasar la oportunidad de mostrarles que no sólo el amor de pareja es el que engorda, el amor de la mamá es el primer amor que ayuda a que crezcan los cachetes y la panza.
 
¿A poco sus mamás no les decían siempre cuando eran niños que debían comer bien porque los veía muy flacos?, pues a mí sí. Particularmente mi mamá me decía “Ay no mijito, cómase todo que vea que ya hasta se le secaron los cachetes”, ¡sí cómo no!, iba uno a ver y ya ni siquiera le cerraba el pantalón del colegio. 
 
Las mamás son felices saturándolo a uno comida, tenga la edad que tenga para ellas siempre vamos a estar muy flacos así estemos a punto de estallar.
 
Moraleja Cangrejiana: no hay que ser un sabio para saber que el amor engorda desde la cuna hasta la sepultura, por lo tanto la única solución para los que quieren mantenerse en línea es más gimnasio y menos amor.
 

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Sígueme en redes sociales

En Facebook: @CangrejoPerez

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Youtube: La Princesa y El Cangrejo

 
Gracias a @AndreArdilaR por el link que inspiró este artículo http://www.santicontreras.com/2012/01/estudio-estar-enamorado-engorda.html
Anuncios

5 personajes que jamás debieron salir de su hábitat natural

Personajes de la vida real y la ciencia ficción que salieron de su hábitat natural para convertirse en objetos de críticas y señalamientos por parte del público. A continuación cinco personajes que a mi parecer pasaron del éxito en sus carreras a estar en el lugar equivocado.

1. Ver al ‘Señor Barriga’ en “El Orfanato” es como ver a ‘La Chilindrina’ en “Saw”

Nada me causó una mayor decepción que ver “El Orfanato”, ustedes no se imaginan cómo me tenía mi familia de ilusionado de ver esa película porque según ellos tenía mucho suspenso además de escenas muy miedosas; bah, puras patrañas. 

Cuando estaba viendo El Orfanato digamos que todo iba muy bien hasta que aparece el señor Édgar Vivar alias “El Señor Barriga” como uno de los personajes en la película, de ahí en adelante todo fue sólo un chiste. ¿Cómo me iban a pedir que le tuviera respeto a una película en la cual aparece uno de los personajes del Chavo? ¡No jodás! Eso no tiene presentación, sería mejor ver a ‘La Chilindrina’ en “Saw”, de seguro hubiera disfrutado más al ver cómo huye de las torturas a las que se ven sometidos todos los personajes de esta película. ¿Se imaginan a ‘La Chili’ con cara de terror? ¡Jajaja, lo máximo!

2. Amparo Grisales como cantante es muy buena actriz

No sé en qué pensaban los directores del programa “Yo me llamo” cuando eligieron a Amparo Grisales como uno de los tres jurados de este programa. Bueno, tal vez sí sé: generar raiting a punta de la controversia por tener un personaje como Amparito con sus críticas tan audaces, llenas de veneno y sobre todo tan subjetivas.

Que Amparo Grisales haya sacado un disco en el año 93 del cual sólo se vendieron 8.000 copias no la hace ni remotamente cercana a ser una autoridad de la música. Pero bueno, como en este país nos gusta tragar entero y el amarillismo está a la orden del día entonces nos parece fantástico que esta señora salga todas las noches en nuestros televisores a decir: “Me ericé”, no faltaba más, aunque vale la pena decir que haberla sacado de su sarcóf… DE SU CASA fue un éxito para el raiting del canal.

3. ¿A quién se le ocurrió que Ashton Kutcher podía reemplazar a Charlie Sheen en “Two and a Half Men”? Están locos.

Durante meses se especuló mucho acerca del reemplazo de Charlie en la serie, hasta que llegó la noticia de que Ashton Kutcher llegaría a ocupar el gran vacío que dejó este personaje. La verdad me gustan las películas de Kutcher, sobre todo porque son muy light y algunas hasta divertidas, además que no es necesario utilizar mucho el cerebro para entenderlas, pero imaginarlo ocupando el espacio de una estrella de la televisión como lo es Sheen, ¡jmmm! Eso es otro cuento.

Fue así como la nueva temporada de “Two and a Half Men” ha tenido una caída vertiginosa en su raiting y ahora hasta empelotaron al pobre ex de Moore para ver si de esa forma lograban recuperar lo irrecuperable, pero se quedaron con los crespos hechos. 

4. Cuando María Isabel Urrutia decidió dedicarse a la política, la Constitución de nuestro país derramó una lágrima

Hoy en día cualquiera se lanza a la política, y es que no hay que tener mucho cerebro para ganarse unos cuantos votos que lo lleven a estar dentro de este grupo poco selecto de personajes que manejan nuestra patria. Pero que María Isabel Urrutia pase de levantar pesas a levantar proyectos de ley, eso sí que está fuera de todo lo que podía esperar de nuestra loca política colombiana.

Ver a esta señora como senadora de la república dando un discurso ha sido de las situaciones más embarazosas que he podido presenciar, pero pues igual no se le puede pedir mucho. Aunque seguramente como senadora impulsó proyectos de ley que han servido para sacar adelante el deporte en nuestro país (ajam). María Isabel Urrutia, ¡por favor vuelve a las pesas!

5. ¿Qué autoridad tiene Kelly Osbourne para ser ‘Crítica de moda’? Pfff!

Tengo que admitir que haber visto a Kelly Osbourne hacer la crítica de moda en los Globos de Oro fue una terrible sorpresa; esa niña con todos sus tatuajes y con su pelo pintado de blanco como si tuviera 150 años ha sido de las situaciones más extrañas que he visto últimamente en la televisión.

¿Cómo pudo pasar esta niña de ser una gordita con gafas, peinado y actitud de Emo a ser ahora una autoridad de la moda en el Showbiz? ¡Bah! Eso no tiene razón de ser: He intentado encontrar alguna explicación a este tema, entre las cuales las que me parecen más viables son: no es Kelly Osbourne sino que es su clon – es Kelly Osbourne pero le hicieron un trasplante de cerebro y de gusto – es un holograma porque Kelly Osbourne jamás podría haber bajado tan radicalmente de peso en tan poco tiempo.

Consejo cangrejiano: por favor nunca intenten ser parte de un ecosistema al que no pertenecen, los seres que se atreven regularmente terminan siendo víctimas de su falta de adaptabilidad a las nuevas condiciones y pronto terminan muriendo en las fauces de la opinión pública. 

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez


En Twitter – @CangrejoPerez

El último error que cometí tiene nombre y apellido

¿Qué sería de la vida sin los errores? ¿De dónde saldría la experiencia si no nos equivocáramos una y otra vez? Errar es de humanos, pero cuando esos errores tienen nombre y apellido, es ahí cuando todo se complica. 

Equivocarse una y otra vez, pareciera que esa es la historia de muchos de los que habitamos este planeta y tenemos esa vaina llamada corazón. A la hora de escoger pareja no hay un manual que nos permita saber qué tan compatibles somos, en cambio sí pueden haber muchas formas con las cuales logremos prevenir que cada una de las personas que se cruzan en nuestro camino pasen de ser “el amor de la vida” a ser otro “error de la vida”.

Regla No. 1: Nunca se enamore a primera vista

Tenga cuidado porque el ‘amor a primera vista’ regularmente puede ser el ‘error a primera vista’. ¿Cómo puede creer que desde el primer momento que vio a esa persona ya está enamorado de ella? Nadie se enamora en 1 segundo, a no ser que sufra de algún problema mental, cosa que es muy común entre todos nosotros los humanos. Que a usted le atraiga físicamente una persona no quiere decir que es amor, es una vaina simplemente hormonal.

Piénselo bien, usted está supuestamente enamorándose de alguien con quien no ha cruzado ni una sola palabra, claramente las posibilidades de que esa persona sea la correcta son de 1 en 1 millón; pero como usted se empeña en creer que es el amor de su vida, entonces mete la cabeza hasta el fondo y lo que termina pasando es que seguramente después de cruzar un par de palabras con su ‘amor’ se da cuenta que en realidad fue otro ‘error a primera vista’. Pero tranquilos, nos ha pasado a todos.

Regla No. 2: No todo lo que brilla es oro

“No todo lo que brilla es oro, ni todo lo que empalaga es amor” ¿Le ha pasado que conoce a una persona que parece ser la indicada? Tiene todo lo que usted busca en su media naranja: belleza, inteligencia, humor, carro, casa, beca, y hasta es una persona aparentemente cuerda, cosa que es bien difícil de conseguir hoy en día. Los primeros meses todo es bello, las conversaciones fluyen, los besos saben a gloria, el sexo es el mejor, en fin, todo marcha a la perfección. 

Pero como le digo, no todo lo que brilla es oro, y cuando hay personas que parecen ser perfectas y con todo lo que usted busca: ¡Dude! La perfección no es precisamente una característica humana, y cuando alguien se muestra con tantas bondades es porque seguramente algo esconde, y si no esconde nada entonces es la persona más aburrida del planeta. Siempre he pensado que en la imperfección está ese factor decisivo que enamora.

Regla No.3: Un error jamás se repite dos veces

Si usted ya metió la pata una vez, ¿por qué diablos quiere meterla de nuevo? ¡No señor! ¿Quién puede ser tan descerebrado para cometer el mismo error una y otra vez? Bueno, nos ha pasado a muchos, así que no se hagan.

Si a usted no le funcionó la relación la primera vez, ¿qué lo hace pensar que la segunda vez sí va a funcionar? ¡No, no, no, no! Las segundas partes no son buenas ni en las películas ni en los novelones que vivimos a diario. Las segundas partes son sólo el perfeccionamiento de los errores de las primeras partes.

Si usted ya sufrió una vez, no se haga ilusiones con eso de pensar que la otra persona va a cambiar, no; ésos son ‘pajazos’ mentales para justificar el intentar una y otra vez reparar lo que por naturaleza es defectuoso. 

Recuerden que errar es de humanos, pero repetir los errores es de descerebrados.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez

Salir con Barbie ó Fiona, Ken ó Shrek, he ahí la cuestión

El ó la que no haya tenido una Fiona ó un Shrek en su pasado amoroso que tire la primera piedra. Seguramente son pocos los que se den el lujo de haber salido siempre con gente agraciada, porque no se puede negar que muchas veces en cuestiones del corazón no son ni Barbie ni Ken los que mejor saben amar.
Vamos a dividir este artículo en dos temas globales, ahí les va el primero:

Saliendo con Barbie ó Ken

Cuando uno sale con una persona que es ‘bien parecida’ regularmente causa revuelo y envidia entre sus más allegados, porque piensan que salir con una persona atractiva tiene un plus, pero ¿cuál es realmente ese plus?

Salir con una persona que es físicamente bonita tiene sus ventajas, porque además de ser la envidia de tus amigos es innegable que el sexo con una persona que tiene una linda cara y un buen cuerpo es tener un manjar para degustar una y otra vez sin tener que compartir con nadie (por lo menos esa es la idea).

Pero de ser bonito a ser buen catre hay mucho trecho, muchas veces las personas que son bonitas sólo se dedican a ser eso: “a ser bonitas”, pero se olvidan de muchas otras cosas tan importantes como tener buen sexo. Como buenos manjares se dejan disfrutar, pero pocas veces aprenden a disfrutar de la otra persona como se debe, y en ese caso una cara bonita se convierte en un mal catre.

Algo similar ocurre en cuanto a la forma de amar, cuando una persona ha sido atractiva toda su vida no ha tenido que hacer mayores esfuerzos para conseguir pareja, muchas veces con su sola presencia es suficiente para tener a sus pies lo que ha querido, a corto plazo está muy bien por ellos, pero a largo plazo la cuestión puede ser diferente; al no haber tenido que hacer ningún esfuerzo, su experiencia a la hora de conquistar y aprender a amar es poca.

Saliendo con Fiona ó Shrek

Enamorarse de una persona poco agraciada puede no ser el ideal de la mayoría de las personas, pero déjenme contarles algunas de las ventajas que pueden tener.

Comencemos por lo no tan bueno, salir con una persona que no sea muy bonita físicamente puede que no cause la envidia de los amigos, puede que se burlen de usted un buen tiempo porque no se levantó la hembra ó el macho que aguante, pero eso sólo dura un tiempo, cuando ya todos se enseñan a tener un Shrek ó una Fiona en su manada hasta le toman cariño ó lo cogen de mascota.

Salir con un Shrek ó una Fiona tiene la gran ventaja de que como ellos han tenido que trabajar duro siempre por conseguir a sus medias naranjas, entonces tienen gran experiencia a la hora de la conquista, porque les ha tocado sufrirla una y otra vez. Además de ser muy entregados a la cuestión del amor, porque para ellos ha sido mucho más complicado este campo.

Los Shrek y las Fionas son más auténticos y mucho más nobles, no tienen egos hinchados ni viven pendientes de su aspecto físico, son tan naturales que hasta parece que hubieran salido de una selva (jajaja, mentiras, es que tenía que meterle un poco de mi humor negro).

Reflexión Final

Barbie sí, porque es hermosa y bien plástica, y los caballeros las prefieren siliconudas. Barbie no, porque es muy superficial y para mantenerla se necesita mucho dinero.

Fiona sí, porque es auténtica, sencilla y hermosa a su manera. Fiona no, porque de pronto la cogen de mascota en tu grupo de amigos.

Ken sí, porque es un hombre guapo con pectorales definidos y una gran sonrisa. Ken no, porque no tiene aparato reproductor.

Shrek sí, porque aunque es un ogro su amor es sincero y no esconde nada. Shrek no, porque es demasiado flatulento y posiblemente no le agrade a tus padres.

Sin tratarme mal que me enamoro

Han sido miles y miles de años en los cuales millones y millones de personas nos hemos enamorado de alguien que nos trata como trapo sucio. Somos masoquistas en cuestiones del amor, entre más duro nos dan, más y más nos enamoramos.

Desde la prehistoria el hombre siempre ha tenido una tendencia hacia el masoquismo, de seguro la realidad para esa época no podía ser muy diferente a lo que nos muestran los dibujos animados de hoy en día: cavernícolas (hembras y machos) con sus grandes mazos pegándole a otros cavernícolas  en la cabeza y llevándoselos(as) para una cueva a vivir felices por siempre, porque jamás volvían a fijarse en otro(a) cavernícola a no ser que tuviera un mazo que pegara más duro que el que tenían en su cueva.

Durante la historia este método de conquista ha ido evolucionando y perfeccionándose, todo con el fin de hacer un poco más sutil y menos dolorosa esa situación del enamoramiento. En pleno siglo XXI el mazo fue sustituido por la indiferencia y en el peor de los casos por el maltrato psicológico y hasta el rechazo.

No crea que acá le voy a dar una cátedra acerca de la psicología del amor, porque primero, no soy psicólogo, y segundo no tengo ninguna autoridad para tocar un tema tan delicado desde el punto de vista de la ciencia. Aquí sólo se abarcan temas desde el punto de vista más subjetivo e irracional posible.

¿Le ha pasado alguna vez que uno de sus amigos ó familiares se ha acercado a usted diciéndole: “Oiga, pero usted es como las pelotas de tenis: entre más duro le dan, más rápido regresa”? muchas personas relacionan este dicho sólo con el sexo femenino, pero es una falsa creencia, a los hombres nos pasa igual y a veces hasta peor que a las mujeres.

¿Le ha pasado que esa persona de la cual usted está enamorado lo trata como si no valiera nada? Pues si así ha sido no se sientan mal, hasta a mí me ha pasado, aunque regularmente yo soy el malo de la película, a mí también me han hecho sufrir. 

Pero es que no hay nada mejor que las tareas imposibles y los amores inalcanzables. Cuando el amor es fácil, aburre, pero cuando a usted le toca sufrirlo, el amor se vuelve valioso.

No hay nada peor que estar esperando una llamada ó una invitación que nunca llega. Cuando usted está esperando que esa persona especial lo llame así sea por saber sólo como está, y se la pasa mirando cada dos segundos el celular, creyendo que cualquier medio sonido que produce es una señal de vida de ese personaje, pero no lo es; y lo peor de todo es cuando va a revisar su teléfono y se da cuenta que sólo era una cadena de BBMSN, eso sí es como para tirar esa vaina por el balcón.

Creo firmemente que para que haya amor, primero ha tenido que haber un poco de resistencia de alguna de las partes, eso hace que las historias se tornen mucho más interesantes y la relación como tal tome algún tipo de valor para la otra persona. El peligro es cuando hay resistencia de ambas partes, porque regularmente cuando dos personas se tratan a las patadas, es porque en el fondo hay una fuerte atracción. 

Por último le dejo el siguiente consejo: cuando el amor es fácil ¡tema! porque el día menos pensado esa persona termina yéndose con otro(a) que realmente le ponga las cosas más difíciles, y tampoco se entregue en bandeja de plata cuando usted sabe que vale mucho como para caer rendido a la primera calentada de oído.