¿Mariposas? No! Prefiero tener alacranes en el estómago.

Quien haya dicho que estar enamorado es uno de los mejores estados que pueda tener el ser humano, de seguro, ¡no fui yo!

La mayoría de hombres y mujeres de todas las razas y estratos sociales alguna vez han experimentado esa sensación de revoloteo en sus estómagos, esa cruel y vil sensación como si estuviéramos en caída libre desde la montaña rusa más terrorífica que pueda existir; bueno, no para todos esta experiencia es tan buena ó tan mala como pueda parecer, pero para mí es sinónimo de sufrimiento a futuro, o sea que no es mala, ¡es terrible!

Primera Ley cangrejiana del enamoramiento: sentir que uno se está enamorando de alguien es como tirarse en Bungee Jumping sin saber si el otro extremo de la cuerda está ó no asegurado al puente. 

Si aún no ven la similitud de mi anterior afirmación entonces pasemos de lleno al tema. Cuando uno se enamora el mundo comienza a tornarse en colores pastel, todo es bonito, la persona a la que se ama es perfecta, y no hay poder humano que pueda hacerlo a uno dejar de pensar y pensar en su belleza, personalidad, ó su billetera. Bueno, y es que todo hay que decirlo, hay muchos y muchas que no se enamoran del físico ó la personalidad, sino de la plata que tiene el personaje, yo sé que usted ha conocido algún caso cercano que respalde mi anterior afirmación.

Cuando el amor llega a su vida la estabilidad emocional es algo bello, pero la estabilidad económica comienza a quebrantarse (sobre todo en el caso de los hombres)

Pues si antes usted se daba los gustos de salir a comer ó rumbear solo(a), ahora debe compartir, y ese compartir también incluye compartir su pobreza (ó en pocos casos riqueza) con esa otra persona que llega a su vida. Éste es el primer ‘contra’ de enamorarse, los recursos económicos se deben compartir, y al pagar todo por 2 personas, entonces la plata rinde la mitad. Todo esto debido a que nadie quiere dar la impresión de ser tacaño en las primeras citas, porque no hay nada peor que salir con alguien que está midiendo cada peso que se gasta o deja de gastar. 

Segunda Ley cangrejiana del enamoramiento: si usted es tacaño, las posibilidades de ser correspondido por la persona de la cual se está enamorando son de 1 en 1 millón. (Esta ley va dirigida en un 99% para que la tengan en cuenta los hombres).

Cuando uno se enamora cabe la oportunidad de no ser correspondido

Sí señoras y señores, y es que ¿quién dijo que usted siempre será la media naranja de esa otra media naranja que escoge para enamorarse? Obvio hay casos en los que esta ley ‘frutífera’ sí se da, pero les tengo una muy mala noticia: En muchos, por no decir en la mayoría de casos ¡no es así!

Segunda Ley cangrejiana del enamoramiento: Enamorarse y ser correspondido es como comprar el Baloto y atinar al menos 5 de los números a los que apostamos, ó sea ¡es complicadísimo! 

Yo por ejemplo, que me enamoro cada 2 minutos, soy correspondido cada 2 años; bueno, pero eso es ser ya muy ‘demalas’, y no estoy aquí para contarles mis desgracias, sino para mostrarles los posibles infortunios que pueden llegar en un futuro a sus vidas. Pero, un segundo, lo peor no ha llegado aún.

Y cuando todo termina…

La peor parte de enamorarse es cuando usted ya se enamoró, se cuadró, casó  ó rejuntó y todo termina en el momento en que usted menos lo espera y menos lo quiere. “Dita-vida” (como dice un amigo), aquí todo se complica, las mariposas que antes daban una sensación de bienestar, ahora sólo producen ansiedad y tristeza, todos los buenos recuerdos son puñales que clavan una y otra vez en su cabeza. No profundizo más en este tema porque si sigo escribiendo me vuelve el despecho, y últimamente ando en modo ‘Darío Gómez’. (Además, por si les interesa, ya escribí un artículo que habla de este tema “No soy el Rey del Despecho, pero a príncipe sí llego“).

Por todas las razones expuestas anteriormente es por lo que creo que antes que tener “mariposas en el estómago”, prefiero tener “alacranes en el estómago”, pues al menos sé que éstos en últimas me van a terminar matando más rápido de lo que pienso y no voy a tener que pasar por todo ese calvario llamado ‘Amor’.

Consejo cangrejiano: si usted llega a sentir mariposas en el estómago ¡pida un Baygon urgente! Antes de que esos bichos comiencen a propagarse no sólo por su estómago sino también por su corazón.
Anuncios

Amor de lejos, felices los 4, 6, 8, 12 ó 16

Si usted ha tenido ó ve venir una relación a distancia en su futuro, en esta entrega le voy a contar algunos detalles acerca de cómo sobrellevarla (si es que se puede) y de lo que pasa muchas veces sin que usted se dé cuenta.

Todo comienza la mayoría de las veces por razones de fuerza mayor: estudio, trabajo ó nuevas oportunidades en general, pero es una inevitable separación que hace que la relación entre en un período de letargo emocional y físico. Nadie quiere separarse de su ser amado, ¿pero qué se le va a hacer? ¡Si toca, toca!

Yo sé que es un período difícil pero sólo de ustedes depende hacer que ese tiempo sea mucho más llevadero, porque no se pueden quedar dormidos en los laureles y esperar toda la vida a que esa persona vuelva; así como tampoco se puede caer en una zona de peligro como lo es esa ‘falsa soltería’ que se puede tener  al estar con su pareja a cientos ó miles de kilómetros. Ya saben a qué me refiero, ¿no?

Pasemos de lleno al hecho que usted ya anda solo, pero usted fue el que se quedó. La tristeza lo invade por varios y largos días, y el tiempo se convierte en su peor enemigo; pues todo lo que antes compartía con su pareja, ¡ahora lo tiene que hacer solo!, ¡ouch!, ¡ese tiempo sí que duele! Sobre todo cuando comienza a pasar por el restaurante que les gustaba a ambos ó el parque donde paseaban juntos al perrito, tortuga, gato, pájaro ó cualquier animalejo que hayan adoptado como ‘hijo’, porque pareja que se respete tiene algún ‘avechucho’ o cuadrúpedo bien pero bien cursi como el ‘fruto de su amor’.

Pero no todo termina ahí, con el pasar de los días usted comienza a sentir ciertas necesidades físicas, las cuales ya no puede satisfacer como lo hacía antes, y lo peor es que no es sólo usted quien las siente, su pareja a lo lejos también está sintiendo lo mismo. 

Al principio intentan de todo para mantener la ‘llama del amor’ encendida, entonces comienzan con las ‘llamadas calientes’, ó mejor aún con el ‘CyberSex’, pero al poco tiempo se dan cuenta que ninguna de esas vainas sirve para calmar ese diablo que se lleva adentro, porque ¡se necesita contacto físico!, y eso no se logra ni porque tengan esas benditas cámaras 3D que venden ahora. 

Siendo así, usted y él ó ella a la distancia, comienzan a mirar con otros ojos a las personas que los rodean, y el diablo que llevan dentro comienza a aflorar. Esto es totalmente normal en cualquier ser humano, y a no ser que usted le eche alcanfor al colchón, ¡es inevitable!. Pero, ¿qué hacer en esos casos? Bueno, a no ser que usted sea el menos agraciado del planeta, siempre tendrá algún arrocito en bajo por ahí, y ese arrocito casi siempre aparece cuando sabe que usted ya anda sólo en la ciudad, así que la tentación es irremediable y el diablo sale a flote sin mucho esfuerzo.

¡Pero quieto! Recuerde que a su pareja le está pasando lo mismo, y es él ó ella quien está en un nuevo lugar, y la carne fresca siempre es muy apetecida; aunque a veces pueda no ser uno de los mejores cortes y simplemente sea un ‘bofecito’, la carne fresca siempre tendrá clientela. Así que aquí el que se va es el que tiene todas las de ganar.

Por todo lo anterior, ¿cree usted que mantener ese diablo calmado es muy fácil? Pues si es sensato y sabe que no es así, entonces llegó la hora de dejar las cosas claras con su pareja. Es mejor una relación de lejos sin preocupaciones por andar pensando qué hace ó deja de hacer el otro, a vivir atormentado por lo que seguramente el ó la otra anda haciendo. Es muy difícil que la carne humana deje de ser débil. ¡Recuérdenlo!

Por último, el mejor consejo que les puedo dar es que hagan lo que crean más conveniente (o sea que no les dije nada), pero si ven que su relación en vez de ser una fuente de buenos momentos, se está convirtiendo más bien en una fuente de dolores de cabeza, lo mejor es cortar de raíz el problema, ¡vivir atormentado no es vivir!

Los ‘SmartPhones’ están acabando con mi vida

Con toda esta vaina y alboroto que se generó el mes pasado debido a la caída de la red de de uno de los operadores mundiales más importantes de smartphones, he quedado muy consternado de ver la dependencia que tenemos por esa calculadora con chat que está acabando con nuestra vida social. Por lo anterior, me dedico a escribir unos cuantos párrafos para contarles mi experiencia y algunas decisiones que he tomado respecto a este bendito ‘aparatejo ‘.

Hace aproximadamente unos dos años adquirí mi primer SmartPhone, ha sido el equipo que más me ha durado desde que me mudé a esta nueva tecnología y de hecho creo que me duró tanto porque siempre ha sido la flecha más flecha de toda la gama y no había quien se la robara; pero bueno tenía texto predictivo que me ayudaba a escribir a velocidades impresionantes. En esa época no tenía más de 20 contactos, por lo tanto vida era tranquila sin tanto ruido ni mensajes en cadena desesperándome y quitándome hasta el último suspiro de paciencia.

Luego de un tiempo todos mis amigos comenzaron a adquirir estas vainas y fue creciendo mi lista de contactos hasta llegar al punto de superar los 100, cosa que ahora me abruma y perturba porque estoy a punto de estrellar ese SmartPhone contra el mundo para no volverlo a ver jamás. Bueno, pero retomando el tema, yo creo que he sido el ser humano más desafortunado con éstos equipos, y no precisamente porque se me caiga la red de datos, sino porque tengo algún tipo de maleficio que hace que pierda estos aparatos constantemente ó me los roben. Con decirles que uno de ellos me duró 8 horas desde que lo compré, sí como lo leen, ¡8 horas¡ increíble pero cierto, y así sucesivamente hasta tener ahora una colección de cajas, cargadores y manos libres que muchos envidiarían (sí, cómo no!).

Ya entrando al tema de los datos vi durante el mes pasado un show mediático y también a muchas personas que parecen morir porque a su bendito equipo no le sirve el chat, ni el correo, ni les navega y una infinidad de quejas porque esas calculadoras sólo les están sirviendo como lo que son ¡calculadoras! Y pa’ na’ más! Porque eso sí, ninguno sabe que a un SmartPhone también le salen llamadas, porque nunca los utilizan para eso. Entre otras cosas, lo anterior me parece una actitud un poco perdedora, prefieren lo gratis a tener un acercamiento más personalizado mediante una llamada, ó no tienen minutos, ó simplemente son ‘Prepago’, bueno, pero frescos que no todos somos perfectos. Aunque aquí entre nos eso de tener un equipo en plan ‘Prepago’ es aceptable en la universidad, pero si usted ya está trabajando raya entre la tacañería y la ridiculez.

Creo que hay un dicho como de abuela que encaja muy bien en este caso “Mijito, esos aparatos se hicieron para acortar distancias, no para que sea un pendejo agachado riéndose sólo todo el tiempo”, acepto que la segunda parte me la inventé yo, pero aplica, y no pueden decir que no! Les parece muy bonito andar almorzando con su familia ó amigos y estar más pendiente de los mensajes que le llegan de desconocidos, que estar pendiente de las personas que lo rodean? Pues a mí sí! No es justo que las personas que nos quieren tengan que aguantar ser ignorados todo el tiempo por una partida de zombis que lo único que hacemos es esperar un mensaje de ‘Fulanito’ o ‘Peranito’ para responder con algún emoticón bien pendejo ó leyendo esos chistes en cadena que algunos personajes envían todo el día, porque parece que no trabajaran, se la pasan más pendientes de ‘difundir’ mensajes mientras que se desploman las bolsas, se paran las plantas de producción ó se cae la calidad de los productos a pedazos.

Por favor señoras y señores, recapacitemos, ¿no estamos acabando con nuestra vida social y familiar, teniendo 100 contactos en nuestro chat mientras que en la vida real ni siquiera tenemos un amigo de verdad y nuestras familias se deshacen? (ya muy dramático!). Es hora que dejemos de ser esos que andan con la cabeza agachada, bizcos de leer en esa pantalla tan pequeña, encorvados y de risa estúpida y solitaria (siempre he desconfiado de la gente que se ríe sola). Liberémonos de esos ‘aparatejos’ pendejos, vivamos nuestras vidas sin depender de ellos, mejoremos nuestra vida social y familiar, ¡nuestra relación con el mundo!

Campaña de un cangrejo ¡por una sociedad mejor!

Cangrejo Pérez

En Twitter – @CangrejoPerez

Artículos anteriores:




No soy el Rey del Despecho, ¡pero a Príncipe sí llego!


¿Quién de ustedes no ha sufrido alguna vez de despecho? 

Yo sé que si está acá leyendo esta vaina es porque en algún momento lo ha vivido, y yo estoy aquí para apoyarlos a todos y cada uno de ustedes, mostrándoles a partir de mis vivencias como mortal, al haber conocido ese karma llamado “Amor”.

Todos los seres humanos tendemos a relacionarnos de una forma u otra con nuestros similares, pero la peor forma de relacionarnos es cuando involucramos ese órgano llamado corazón. Todos los que nos hemos enamorado alguna vez, posteriormente pasamos por esa etapa llamada ‘Despecho’, la cual es un estado de aletargamiento mental, emocional y orgánico que nos impide ver la realidad tal cual es.

Esta vez voy a contarles un poco de mis vivencias personales que no son pocas y tampoco han sido fáciles, pero como estamos en un país amarillista, pues jalémosle al chisme. Para ello, vamos a desglosar el despecho en “tipos de tusas” según el período de duración de las mismas, que explicaré desde mi experiencia personal.

Tusa No. 1: “Tusa Eterna” (años)

¿A poco ustedes no han tenido un amigo ó conocido que vive entusado?, son los reyes y reinas del drama, ven cada una de las oportunidades que hay para sacar a relucir su “tusa eterna”, para hacer de cualquier momento un derroche de tristeza, lágrimas y hasta alcohol. Las personas que hemos sufrido de este tipo de tusa hemos pasados largos periodos de tiempo recordando a ese ser amado que nos causa tanto daño con su ausencia, ó que nos desvela haciéndonos pensar acerca del ‘¿Qué habría pasado si todavía estuviéramos juntos?’

La ‘tusa eterna’ es tal vez el peor tipo de tusa, pues uno nunca sabe cuándo va a terminar, pueden pasar meses y años, y todavía seguimos aferrados a ese sentimiento que no es más que una mentira que recorre una vez y otra vez nuestra cabeza. Porque la verdad usted sabe que ya no existe la posibilidad de que esa historia continúe, ¡todo acabó!; pero como nos encanta engañarnos, seguimos pensando que en algún momento todo puede volver a ser como antes, pero, ¡no es así!.

Los ‘tusa eterna’ tienen cierta tendencia a la melancolía, y para aquellos que la hemos sufrido  “recordar es vivir”, aunque en este caso yo diría que “recordar es morir”. No hay nada peor que estar pensando en el helado que no nos vamos a poder comer, y eso pasa en este caso, ¡ese heladito ya no puede ser suyo! Las personas que encajan dentro de este tipo de tusa también tienen cierta tendencia a cometer actos de los cuales se arrepienten posteriormente, especialmente cuando están ingiriendo bebidas alcohólicas. Éstos actos van desde poner mensajes de despecho en sus redes sociales, enviar mensajes de texto a sus ‘ex’, ó peor aún, hacer una llamada borrachos a la madrugada a esa persona y decirle ¡cuánto le ama!, siendo en muchos casos que esa persona ya debe estar ‘entrepiernada’ con su reemplazo. Por esto, vamos a definir la primera ley cangrejiana de la tusa:

“Si usted está entusado ó despechado y va a ingerir bebidas alcohólicas por favor aléjese lo que más pueda de su celular; ó si es más inteligente invéntese una aplicación con alcoholímetro que impida la utilización de estos equipos en estado de ebriedad”.

Tusa No. 2: “Tusa corta pero dolorosa” (semanas ó meses)

Este tipo de tusa se caracteriza principalmente por durar cortos períodos de tiempo pero con un componente de dolor altamente nocivo para la salud mental y física de quienes la padecen.

Regularmente esta tusa es totalmente devastadora a corto plazo, pues durante estos días, semanas ó meses las personas que la padecen tienden a llorar, deprimirse y tener estados de ansiedad crónica que les impide desarrollarse como individuos de la sociedad. Las personas que lo hemos padecido sufrimos en su momento seguramente de pérdida del apetito, tendencia a ingerir bebidas alcohólicas, y tendencias suicidas (mentiras, no tanto pero algo de drama hay que ponerle).

Ésta tusa tiene una gran desventaja respecto a la anterior, y es que el sufrimiento es mucho más crónico, pero a la vez dura mucho menos, por lo que puede matar más fácil (sigue el drama), todo esto por aquel componente de ansiedad que les contaba anteriormente. Pero frescos, les tengo el remedio para esta tusa, no piensen en nada, dedíquense a ustedes mismos y si se pueden conseguir un ‘arrunche temporal’, ¡háganlo!, pues ayuda en gran medida a aliviar más rápido esa herida que dejó el anterior. Por esto, definamos la ley cangrejiana para este punto:

“Un clavo saca otro clavo, es un sabio dicho que viene de tiempo atrás, ¡aplíquelo! No se quede solo en su casa pensando en su tusa. Busque un arrunche temporal que le ayude a pasar ese trago amargo y le haga olvidar sus tristezas”.

Tusa No. 3: “Tusa de 1 día”

Bueno, ni para qué me extiendo en este tipo de tusa. Si a usted una tusa le dura 1 día, pues ¿imagínese lo mucho que estaba enamorado de esa persona?. Si la tusa le duró 1 día es porque su amor no duró ni 2 segundos, así que no se haga el sufrido y más bien vaya y se consigue él ó la próxima que le haga pasar por una tusa que dure un tiempo decente. Este tipo de tusa ni siquiera merece ley cangrejiana.

Por último, y espero que lo tomen como el consejo más sabio que les hayan podido dar jamás, lo mejor que pueden hacer para no pasar por una tusa ó des
pecho es que ¡NO se enamoren!. Siempre he creído que las personas inteligentes no se enamoran, aunque pensándolo bien, si lo anterior es cierto, entonces yo he sido el ser más bruto del planeta en dos oportunidades de mi vida. Siendo así mejor hagan lo que quieran, enamórense y ‘despéchense’, pero les pido un gran favor: ¡dejen el drama en las redes sociales! Que esas se hicieron para conseguir amigos, ¡no para espantar a los que ya tienen! Con esos mensajes queriendo generar lástima, pero que lo único que generan son “Eliminar de mis amigos” y “Unfollow”. Sé que esto último no tiene mucho que ver pero sé que también me agradecerán este consejo.

¡Suerte con la tusa!

¿Soltero, cuadrado, casado ó rejuntado? ¡Qué dilema!

El estado civil en todas las
personas es muy importante, no sólo como referente ante la sociedad sino
también como un modo ó estilo de vida que nos permite tomar un camino u otro en
esta película que protagonizamos a diario. Bueno, ya está bien de ser
ladrilludo y pasemos a lo que nos trajo hasta acá.


Toda la vida la tendremos
que pasar en uno de estos cuatro estados, ya sea porque queremos ó por
obligación. Sí, como lo leen ¡por obligación!.


Todos los hombres y mujeres
del planeta estamos ahora pasando por una de estas circunstancias
existenciales, y aunque no queramos, este título como el de ingeniero ó
profesor hace parte de nuestras credenciales diarias, ó a poco en las hojas de
vida no nos obligan muchas veces a poner nuestro estado civil? ¡Que raye! Pero bueno,
si toca, toca! Lo difícil es saber cuál de estos cuatro estados es el mejor y
más conveniente para cada uno. No se aburran ya viene lo bueno, es que tocaba
hacer un preámbulo.


Comencemos
por el estado que seguramente todos pasamos alguna vez: Soltero.

Aunque hay muchas personas
que pareciera que nacen con el anillo en el dedo porque siempre uno los ve en
algún tipo de relación, por lo menos al momento del parto su estado civil era
soltero.


Los solteros son personas
con un mundo entero para ellos, son los reyes y reinas de su propia vida, no
tienen que dar explicaciones a nadie, eso que: “¿otra vez va a salir con sus
amigos?”, “no se le olvide dejar la plata pa’ la carne” y “lleve a los niños al
colegio”, no existe para ellos. Es una vida libre y llena de toda la diversión
que cada uno desee experimentar, los solteros son eso “almas libres” llenas de
júbilo y energías para hacer de su vida lo que les da la gana sin rendirle
cuentas a ninguna otra persona, bueno algunos o muchos le tendrán que rendir
cuentas a su mamá, pero en cualquier caso nunca estarán con ese grillete que
representa una relación; un segundo, no me tomen a mal, no es que esté en
contra de las relaciones, pero tenemos que aceptar que cuando la vaina es de a
dos ya se complica un poco, aunque no siempre para mal, no siempre!.


Pero no todo en la vida de
un soltero es tan bonito como lo pintan. La comida, por ejemplo es una de las
cuestiones por las que más sufren, eso de andar de acá para allá “comiendo en la
calle” no es tan bueno, y siempre se extraña la “comida de la casa”, las
indigestiones que se padecen y eso de andar enfermo y sin nadie que lo cuide, y
mucho peor, sin nadie que lo arrunche es una cuestión que puede llegar a causar
una depresión profunda; aunque si un soltero quiere arrunche siempre podrá
escoger entre un gran abanico de posibilidades (números de teléfono) que se
encuentra en su celular, cosa que no pueden hacer aquellos que ya tienen la “soga
al cuello”, perdón!, que están en una relación.


Para rematar el tema de los
solteros las principales ventajas que tienen son: pueden manejar la plata y el
tiempo a su antojo, además ¡no tienen suegra!, ¡gran punto para los solteros!;
pero, no tienen ‘arrunche’ seguro, punto en contra.


Segundo
estado: “Cuadrado” (con novia o novio).

En este punto se comienza a
complicar un poco la situación, sumar una persona a la vida puede ser un caos
total, mucho más si aún no sabemos cómo controlar la propia. Eso de tener novia
ó novio no se hizo para todo el mundo, pero para los que lo logran pueden
entrar en un mundo que es un punto medio entre la libertad y la horca, ¡perdón!,
entre la libertad y el compromiso.


Los que andan cuadrados casi
siempre andan como tortolitos, juntos de un lado para otro y haciendo lo que
más les gusta: “contando plata delante de los pobres”, o sea, demostrando su
afecto delante de los solteros que los miran con recelo pensando: “tanta
belleza no puede ser cierta, ¡vaya uno a ver cómo son cuando están solos!”
(envidia). El noviazgo es una etapa muy bonita, pero eso sí, esto es relativo a
la distancia que se mantenga de la suegra, que en últimas es el tercer elemento
de la relación.


Primera
ley ‘cangrejiana’:
la felicidad de tu relación es proporcional a la distancia a la que mantengas a tu suegra. Entre más lejos
esté la suegra, la felicidad es mayor.


Remate del segundo estado: los novios tienen una gran ventaja, pues tienen un compromiso que se
puede disolver en cualquier momento sin tener necesidad de recurrir a un
abogado. ¡Punto para los novios!; pero, aparece la quinta pata del gato: “la
suegra”, ¡gran punto en contra para los 
novios!


Tercer
estado: Casado (ó ‘cazado’)

Es un estado para el cual
nacieron muchos, pero pocos saben ponerlo en práctica.


Segunda
ley ‘cangrejiana’:
son muchos los que se casan, pero son pocos
los que se leen el manual antes de hacerlo.


Por lo anterior es que la
mayoría de personas cuando se casan no saben en qué barco están zarpando, y
como puede ser un crucero en el cual estén seguros, tranquilos y cómodos todo
el tiempo, también puede ser una balsa hecha a punta de estera que flota de
milagro.


Personalmente siempre he creído
en que los matrimonios deben tener una fecha de caducidad, pues nos
ahorraríamos todos los inconvenientes legales y anímicos del divorcio. Pero no
se me alteren, que con esto no quiero decir que todos los matrimonios terminen
en lo mismo. Hay historias de amor que duran hasta que la muerte los separa, no
sé dónde ni sé cómo, pero son como las brujas, “¡de que los hay, los hay!”.


Las personas que se casan
tienen una gran ventaja: “Ya no tienen que buscar más” (aunque hay algunos y
algunas que siguen buscando lo que no se les ha perdido, para entender esto lea
mi anterior artículo “Yo también he sido el mozo!”), pero digamos que en una
situación ideal así es. Los casados ya tienen a su pareja de vida que los
acompaña, los arruncha, les da hijos, los mantiene, y ¡se los aguanta como
son!, que en últimas esa es la mayor ventaja, que a uno ya lo quieran lo
acepten y se lo tengan que aguantar a diario así, ¡tal cual es!. Y es que no es
fácil encontrar a alguien que lo quiera a uno con todos sus defectos y resabios.


Remate
del tercer estado:
los casados ya tienen su ‘grillete’ seguro,
perdón, su pareja segura y no tienen que andar buscando más, ¡punto para los
casados!; pero, ¡la suegra ya es parte de la familia!, y como parte de ella, a
usted ya le toca aguantársela así no quiera, gran punto en contra de los
casados.


Cuarto
estado: Rejuntado (en unión libre).

Este último estado es como
un café con leche, tiene un poquito de todo y a veces tiene y otras no tiene
sabor. Eso de ser rejuntado es una idea muy liberal que tal vez en nuestro país
no está muy bien visto por muchas de las familias tradicionalistas que piensan
que tener un anillo al dedo ó firmar un papel es la única forma que tenemos para
demostrar nuestro compromiso, ¡bah! ¡Pura lata!


Estar rejuntado puede ser la
forma más inteligente que se tenga para llevar una relación en principio antes
de echarse la soga al cuello (casarse), es una forma de convivir y ver los
defectos a priori de nuestra futura “pareja legal”.


Las personas que deciden
estar en unión libre tienen toda la libertad que da un noviazgo junto con todo
el compromiso que da la convivencia, pero la mayor ventaja es que usted puede
conocer como es su pareja en casa. Usted tendrá que aguantar todas sus
flatulencias, desorden y demás “detallitos” que por mínimos a usted lo pueden
llevar a saber si quiere ó no estar el resto de su vida con ese personaje.


Remate
del cuarto estado:
la principal ventaja del ‘rejunte’ es que si quieren
terminar la relación, no necesitan de abogado (aunque en algunos casos sí), y “ventaja
No.2”: la suegra aunque hace parte de la historia, al usted no haber legalizado
nada aún, se puede decir que este personaje tampoco hace parte oficial de su
familia, así que al no ser parientes, usted tiene todo el derecho de elegir si
hace o no parte de su vida, !gran punto para los casados!. Por otro lado, el no
tener un compromiso legal facilita a que su pareja en cualquier momento pueda
buscar “otros horizontes” y se vaya sin dar ninguna explicación; punto en
contra.


Por último, mi consejo es
que en cualquiera de los anteriores estados en los cuales usted se encuentre
actualmente, lo más importante es que sea feliz y se sienta conforme con su
situación; pero entre otras cosas, ¿quién diablos inventó a las suegras? El que
haya sido el que se inventó este personaje lo deberían exiliar del planeta, ó ¿ustedes
qué dicen al respecto?


Cangrejo Pérez

 

En Twitter – www.twitter.com/CangrejoPerez

Yo también he sido el mozo!

(para los extranjeros: “Yo también he sido el amante!”)

Bueno, comienzo mi artículo expresando que estoy gratamente sorprendido del apoyo que le han dado la mayoría de las personas a este tema, pero a la vez me pregunto, si muchos lo apoyaron sólo por curiosidad de saber qué diablos les iba a confesar en este artículo (porque colombiano que se respete es bien amarillista), o si es que la mayoría de nosotros ha pasado por esta desagradable situación de ser ‘el otro’, pero a la vez excitante circunstancia de no sólo desear, sino ‘mandarse al buche’ a la mujer o el hombre de su prójimo.
Para comenzar a hablar del tema debo advertir antes que las personas que sufran de moralismo crónico no deben leer este artículo, porque seguramente va a tocar fibras que harán que se revuelvan sus conciencias.

Si usted anda leyendo esta vaina es porque seguramente ha pasado por esta situación ya sea como víctima o victimario, o también puede estar leyendo esto por chismoso. En cualquiera de las situaciones anteriores es válida su curiosidad, pero no será que esa misma curiosidad los pudo haber llevado en algún momento a ser ‘el mozo’?
‘El Mozo’ ó ‘la moza’: dícese de aquel personaje que se echa al buche, hace la vuelta, motelea, bluyinea, o hace cualquier tipo de porquería sexual con ‘otro personaje’ que tiene pareja (lo de porquería es un término muy personal, porque en realidad todos sabemos que es una delicia). Hasta aquí todo bien, el problema viene cuando a esta definición se le agrega la frase ‘se enamora’! ah! Porque algo sí es muy claro y es que ‘el mozo’ o ‘la moza’ que se enamora tiene un 99% de probabilidades de ‘perder el año’ (fracasar en el intento).
Si usted alguna vez ha sido ‘el mozo’ de alguien sabrá que involucrar sentimientos es la mejor forma de perder los estribos. Es muy difícil que una persona que ya tiene una relación estable vaya a dejar ese ‘seguro’ que tiene con su pareja por irse con usted que es una simple ‘aventurilla pasajera’, y si usted cree que esto va a suceder, entonces: siga soñando!
Cuando ‘el mozo’ o ‘la moza’ se enamoran comienzan a vivir una zozobra existencial, pues como nunca tienen el control de la situación, saben que sólo dependen de lo que su amante disponga: el tiempo, los espacios, los viajes, en fin, usted  pocas veces o nunca tiene poder de decisión en nada, a no ser que sea un(a) manipulador(a) que utiliza el arma de revelar su relación clandestina para llevar los hilos de la situación (que maquiavélico soy!). De antemano le digo que usted sabía en lo que se estaba metiendo y no tiene por qué exigir nada! Oiga bien: NADA!!!
‘Los mozos’ y ‘las mozas’ existen para pasar buenos momentos y hacerlos pasar también a sus amantes, no para acabar relaciones o terminar vueltos ‘naco’ (puré) por andar involucrándose más de lo debido. Los mozos deben ser personajes llenos de erotismo y ficción, porque en últimas eso son y para eso existen, para alegrar los ratos y relajar los momentos.
Por último, los mozos no se hicieron para durar toda la vida, para eso están las esposas, esposos, novias, novios, prometidos y prometidas, esos sí se hicieron para durar mucho tiempo. Si usted ahora es ‘el mozo’ o ‘la moza’ relájese y disfrute, y si se enamora mejor salga corriendo, porque sé que se arrepentirá muy pronto si no sigue mi consejo.

Cangrejo Pérez

En Twitter – www.twitter.com/CangrejoPerez

Aquí está su San Antonio

Mientras que el mundo gira y gira, la cabeza de las mujeres también, y créanme que si son solteras gran parte del tiempo se la pasarán pensando en el “Hombre de sus Sueños” (más si se están aproximando a los 30, y peor si ya están en ellos), pero qué tan real es esto?. He conocido de cerca las historias de muchas de ellas que constantemente tienen cientos de requisitos para encontrar a su galán, pero que siempre terminan demostrando todo lo contrario cuando se meten con el más ‘cafre’ que se les cruzó (según ellas).

Es tan lindo cuando uno al principio uno las ve súper enamoradas, y creen tener el cielo con las manos, ¡porque al principio todo es perfecto! O que alce la mano el que no lo piense igual. Luego de un tiempo comienzan a renegar de los defectos de sus parejas, que tiene las orejas muy grandes, que es muy bocón, que no se despega de ver fútbol, que siempre anda de un lado para otro viendo viejas en la calle ¡Qué irrespeto!, que se rascan sus partes íntimas sin ningún tipo de pudor y ¡en público!, hasta ahí les llega la felicidad.

Como decía antes, cuando la mujer se aproxima a los 30 y ve que todas sus amigas se andan casando o ya tienen hasta hijos, a ellas el reloj biológico y matrimonial comienza a acelerarlas, ¡no puede ser que todas mis amigas se estén casando y yo con este cafre! (piensan ellas, o a veces se lo dicen también a sus amigas, pilas hombres que ellas se cuentan todo); y si está además de todo sola, no se imaginan la tormenta interior que llevan dentro (no todas, pero sí muchas).

Anoche puse un pequeño post acerca de la situación que veía en algunas de mis amigas (no todas, pero sí varias;). En aquel post hablaba acerca de las características comunes que buscan las mujeres en un hombre: que sea rico, guapo, de buenos modales, que sea fiel (ah?), etc. Poco tiempo después varias de mis queridas y hermosas amigas se lanzaron a comentar y alguna hasta llego a reproducir el mensaje.

Ahora me pregunto yo: ¿será que ustedes si quieren todo eso en un man?, la verdad no creo!. He visto el caso de muchas de mis amigas con los novios más adinerados, con clase, buenos modales y hasta fieles (eso dicen), y (ellas) terminan aburriéndose y tarde o temprano se consiguen algún malosín, o llega un ex que las trató mal y ¡ahí caen!.

Y es que ustedes no se han puesto a pensar que lo que es muy perfecto ó muy plano aburre?, qué hacen ustedes con un man que lo único que hace es todo lo que ustedes quieren que haga?. Yo siempre he creído que en los defectos de las personas se encuentran realmente muchos detalles que nos permiten saber si estamos ó no enamorados de ell@s, así que si esa persona no tiene defecto alguno, cómo se darán cuenta que verdaderamente están enamorados?.

Después de tantas preguntas creo que lo más sensato que puedo decirles en este momento es que el “Hombre de sus Sueños” SÍ EXISTE!, pero créanme que será el más humano y defectuoso posible, y en muchos casos probablemente estará lo más alejado de los requisitos que ustedes pretenden.

Por último, para aquellas que están en su búsqueda infructuosa de galán, cómprense un San Antonio, que seguramente tarde ó temprano, o usted se cansa de rogarle ó él se cansa de estar patas arriba.

Cangrejo Pérez

En Twitter – www.twitter.com/CangrejoPerez